Economista de profesión, Esteban Bernal es uno de los rostros más visibles del movimiento oficialista CREO en la provincia del Azuay y es un político cercano a Guillermo Lasso.  Tiene un máster en economía con mención en finanzas por la Universidad de Cuenca y otro en mercado de valores en la Universidad del Azuay. Pero también tiene un amplio camino trazado en la función pública: hasta ayer, 14 de septiembre,  fue gobernador de Azuay, cargo que ejerció  desde mayo pasado. 

Hoy, 15 de septiembre, el gobierno ecuatoriano anunció que Bernal será la nueva cabeza del Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES). Su predecesora, Mae Montaño, dejó el gobierno y publicó un comunicado en el que aseguró que Iván Correa, alto funcionario del ejecutivo, le pedía renunciar al MIES. 

Bernal se ha dedicado a la docencia, la profesionalización y la función pública. Ha sido profesor universitario en varios campos, como la macroeconomía, análisis del entorno, economía de la globalización, geopolítica económica, historia económica, finanzas públicas y  gerencia financiera avanzada.

En el ámbito público, su actividad comenzó en el 2005 cuando asumió la gerencia general de la Empresa Municipal de Aseo de Cuenca. Allí estuvo cuatro años, hasta febrero de 2009. Luego, en 2014, fue secretario de Gobierno y Administración de la Corporación Municipal de Cuenca y un año después, en febrero de 2015, fue asesor de la Prefectura del Azuay, que en aquellos años estuvo presidida por el excandidato presidencial Paúl Carrasco. En 2017, fue elegido como asambleísta por el movimiento CREO. 

En su período, fue uno de los principales impulsores del juicio político contra Gustavo Jalkh, extitular del Consejo Nacional de la Judicatura (CJ). Él y el ex asambleísta Raúl Tello, quien en ese período legislaba por la Bancada de Integración Nacional, presentaron el  pedido de juicio político en contra de Jalkh, alegando la existencia de evidencia de que, en 2014,  el Consejo eligió a fiscales que no cumplían con el mayor puntaje en el concursos de méritos y oposición. La solicitud fue respaldada por 60 asambleístas y pasó al Consejo de Administración Legislativa. Jalkh y otros cuatro vocales del CJ fueron destituidos en junio de 2018. Jalkh ha intentado recuperar su cargo durante los últimos dos años, sin embargo, una juez ratificó su destitución el 22 de febrero de 2021. 

En abril de 2019, Bernal presentó su candidatura a la Prefectura del Azuay, pero no prosperó. Yaku Pérez lo derrotó. En mayo de este año, Guillermo Lasso decidió nombrar a Bernal como gobernador del Azuay, función que cumplió hasta el 14 de septiembre. 

Noticias Más Recientes

  • ¿Quién es Jacobo Bucaram Pulley?

¿Quién es Jacobo Bucaram Pulley?

Jacobo Bucaram fue detenido junto a supuestos líderes de grupos criminales el 10 de mayo de 2024. El escándalo no abandona al hijo de Abdalá.

Reacciones ante la designación de Bernal 

Luego de que el gobierno confirmara el nuevo cargo de Bernal en el MIES, el presidente Guillermo Lasso dijo que la gestión de la institución debe estar orientada a “servir a los ecuatorianos que más necesitan de la mano del Estado. No podemos pensar, en ningún momento,  que estamos aquí para apuntalar ningún proyecto político”, aludió a las aseveraciones de que Mae Montaño estaba creando un movimiento político desde el MIES. 

Para Bernal, uno de los grandes retos será cumplir con la inversión de 1.400 millones de dólares al año en bonos dirigidos a sectores más vulnerables. Lasso dijo, además, que debe consolidarse una “reingeniería de todo el censo de aquellos  beneficiarios para que lo reciban las personas que realmente lo necesitan”, afirmó.

Sin embargo, Lasso no nombró uno de los problemas que el MIES prometió atender: la desnutrición infantil, uno de los mayores problemas de salud pública en Ecuador, según la Organización de las Naciones Unidas (ONU).  Ecuador es el segundo país con la tasa más alta de este tipo de desnutrición de la región. Afecta al 27,2% de los niños menores de 2 años en el país. La ONU dice que “el país no puede esperar ni un segundo, ni un minuto, ni un día más” para solucionar este problema. 

El pasado 17 de junio, el MIES inauguró el programa Ecuador sin hambre, una de sus iniciativas para combatir la desnutrición. Para su lanzamiento, el sector lechero entregó el equivalente de un millón de vasos de leche. Según el MIES, la leche beneficiará a 12.520 niñas y niños en el país en los primeros cien días del gobierno de Lasso, que se cumplieron el 1 de septiembre. Sin embargo, la entrega ha sido cuestionada por expertos como una medida inefectiva para combatir la desnutrición crónica infantil. 

Bernal tiene una amplia trayectoria académica y política, sin embargo, en su recorrido no suma experiencia vinculada a causas sociales. Para Sara Oviedo, coordinadora de la Coalición Nacional Contra el Abuso Sexual a Niños, Niñas y Adolescentes, su designación es preocupante. “Él nunca ha cumplido ninguna función de trabajo social. Ha ido escalando distintos cargos como político, pero en Ecuador, ser político se ha caracterizado por tener un nivel de demagogia muy grande”, dice.

Oviedo también piensa en el programa Ecuador sin hambre que lideró Mae Montaño. “¿Qué va hacer el MIES para combatir la desnutrición infantil?, ¿qué va a hacer un político en ese cargo? Siempre ha habido una contradicción en ese Ministerio, porque la mayoría de gobiernos piensa que es una puerta de entrada para hacer una acción social, pero nunca le dan la importancia que se merece”, dijo. Sin embargo, el gobierno no ha confirmado si la iniciativa continuará o si se pausará con la salida de Montaño. 

Para Oviedo, la elección de Lasso, en realidad, reflejaría que el presidente “está buscando colaboradores con los que pueda tener muchas más certezas. Aún no se sabe qué tipo de liderazgo tiene Lasso, pero parecería que no quisiera que nadie le haga sombra”, cuestionó.