Hoy, 8 de agosto, se celebra el Día Internacional del Orgasmo Femenino. La celebración es bastante nueva y tiene su origen en 2001 en la ciudad de Espertina, en Brasil. Ahí, el entonces concejal Arimateio Dantes propuso una ley que obliga a los maridos a asegurarse de que sus esposas tengan regularmente orgasmos. Dantas consideraba que el orgasmo es una cuestión de salud pública. “Cuando las personas acumulan frustraciones sexuales acaban estallando en forma de violencia”, dijo Dantes.

El Día del Ogasmo Femenino busca crear conciencia sobre la sexualidad de las mujeres. Para Isabel Benítez, psicóloga y sexóloga, nuestra sociedad “está llena de prejuicios y tabúes en relación al cuerpo de la mujer”. Además, dice que muchas veces a las mujeres les da mucha vergüenza disfrutar o sienten culpa de disfrutar de las relaciones sexuales. Incluso, explica que esos sentimientos de culpa podrían desencadenar en problemas como la anorgasmia (no sentir orgasmos). “Es psicológico. Está muy impregnado con el tema de los prejuicios”, dice Benítez. Un estudio de Planned Parenthood reveló que más del 30% de las mujeres pierden la oportunidad de alcanzar el clímax durante el sexo. Mientras que el 95% de los hombres heterosexuales tienen orgasmos frecuentes durante las relaciones sexuales pero solo 65% de las mujeres heterosexuales.

¿Qué es el orgasmo?

Debes Saber

El orgasmo es lo que sucede cuando se llega a la parte más intensa de la excitación sexual. Isabel Benítez dice que son una serie de cambios “fisiológicos y emocionales que se dan en el cuerpo de la mujer y que produce una situación de éxtasis y liberación”. 

Es normal que antes y después del orgasmo la vagina de las mujeres se ponga muy húmeda. También es posible que antes o durante el orgasmo salga un fluido diferente de tu vulva, conocido muchas veces como eyaculación femenina. Aunque cada persona siente los orgasmos de manera distinta y pueden ser diferentes en cada encuentro sexual.

Noticias Más Recientes

  • que es el opus dei

¿Qué es el Opus Dei?

PUBLICIDAD

La institución ha sido criticada por prácticas como la mortificación corporal y ha estado involucrada en casos de abuso sexual.

Las etapas del orgasmo

Aunque el orgasmo es diferente en cada persona y no es una regla que existan estas fases, hay cuatro etapas que han sido identificadas por los expertos: excitación, meseta, orgasmo real y resolución

La excitación se da cuando aumenta la circulación sanguínea y la presión sobre los tejidos de la vagina, el clítoris y los labios menores, incrementando el tamaño y la lubricación. 

En la fase de meseta se produce la mayor excitación, el clítoris se vuelve muy sensible, las glándulas de Bartolini— que están a los lados de la abertura vaginal. Segregan el fluido que ayuda a lubricar la vagina— aumentan considerablemente la lubricación y las paredes de la vagina se ensanchan. 

Luego viene la fase de orgasmo real, que escuando se produce una serie de contracciones en la vagina, clítoris, útero y el esfínter anal. Estas contracciones siguen un intervalo de 0,8 segundos aproximadamente. La presión sanguínea y la frecuencia cardiorrespiratoria aumentan considerablemente.

Por último, se da la resolución, cuando los músculos se relajan y la presión sanguínea desciende. 

Los juegos previos a los encuentros sexuales pueden ser importantes, pero sobre todo pensar en el bienestar mental de una mujer es un componente clave. Benítez explica que se debe considerar el deseo como etapa previa. Eso incluye “la seducción,  toda una serie de juegos previos que son muy importantes para lograr un orgamos mas pleno”. Además de la libertad mental, siempre y cuando, dice la experta, no haya violencia y exista acuerdo mutuo.

Un estudio publicado por la Universidad de Indiana, Estados Unidos encontró que el 58,8% de las mujeres encuestadas fingieron un orgasmo en algún momento de su vida. Y las razones son varias: el 57,1% quería que su pareja se sintiera exitosa, el 44,6% quería que se terminara el sexo y el 37,7% le gustaba su pareja y no quería que se sintiera mal. 

La disfunción sexual femenina (FDS, por sus siglas en inglés), la incapacidad de una mujer para alcanzar el orgasmo, es una ocurrencia común y real. Aproximadamente el 40% de las mujeres sufren de FSD, algunas de las cuales requieren la ayuda de una terapia tópica de testosterona o medicación oral.

Aunque el 8 de agosto se celebra el Día Internacional del Orgasmo Femenino, las parejas no deben centrarse solo en el orgasmo, sino en eliminar conceptos erróneos sobre el placer sexual femenino. Además de tener conversaciones más abiertas y honestas sobre los deseos y necesidades sexuales de las mujeres. Pero uno de los puntos importantes es que los padres y madres de los adolescentes puedan hablar abiertamente de la sexualidad.