La Secretaría de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación (Senescyt) anunció que aplicará una evaluación de competencias y habilidades para los estudiantes que quieran entrar a las universidades públicas del país. Hoy, 15 de junio de 2021, Alejandro Ribadeneira, titular de la Secretaría, dijo en un video compartido en las redes sociales de la institución, que el objetivo es“transformar y modernizar el sistema educativo”. 

Esto es lo que sabemos de la nueva prueba de admisión a la universidad pública en Ecuador. 

¿Cómo será?

Se llamará Transformar y será una prueba de aptitudes, no de conocimiento. 

¿Cómo será Transformar?

La nueva prueba ya no evaluará los conocimientos en Ciencias Sociales, Ciencias Naturales, Matemáticas, Literatura que tengan los aspirantes a la educación superior sino que sólo se evaluará el razonamiento lógico, numérico, verbal y abstracto. Guillermo Santa María Suárez, experto en educación superior y académico de la Universidad de Guayaquil, dice que el gobierno de Guillermo Lasso parece aún no decidirse sobre qué quiere: “si busca impulsar la calidad de la educación superior o ampliar la cobertura”. 

Alejandro Ribadeneira dijo que los estudiantes también deberán rendir un test de orientación vocacional para tener una idea clara sobre la carrera en la que tendrán un mejor desenvolvimiento académico y laboral. Un test vocacional es “un punto de partida para en el proceso de desarrollo profesional para identificar habilidades, valores, intereses, preferencias”, dice una publicación de la escuela de Salud Pública de Harvard

Noticias Más Recientes

  • ¿Quién es Álvaro Noboa?

¿Quién es Álvaro Noboa?

Quiso ser presidente de Ecuador en cinco ocasiones y fue su hijo quien lo consiguió. Álvaro Noboa es uno de los empresarios más ricos del país.

La Senescyt no ha dado detalles de cuántas preguntas tendrá la nueva prueba Transformar. 

¿Quién tomará la prueba? 

Las universidades volverán a estar a cargo de la admisión de alumnos. Ribadeneira dijo que la Senescyt “de manera ordenada y transparente” pasará el proceso de admisión a las instituciones. El cambio, dijo Ribadeneria, servirá para fomentar la autonomía de las universidades y escuelas politécnicas públicas. Sin embargo, según Santa María, uno de los obstáculos que enfrentarán las universidades para encargarse del proceso de admisión es que “no tienen cupos para más estudiantes”. Santa María dice que las universidades no pueden ofrecer más cupos si no reciben presupuesto suficiente para atender más alumnos. Además, dijo que se están creando más universidades como la de la Policía Nacional, lo que demandará más recursos. 

De esta forma, Ribadeneira confirmó que se eliminará el Examen de Acceso a la Educación Superior (EAES), una de las promesas de campaña del presidente Guillermo Lasso. 

El EAES se comenzó a tomar en el segundo semestre de 2020. Tenía 80 preguntas con respuestas de opción múltiple, 20 por cada área del conocimiento: Lengua y Literatura, Matemáticas, Ciencias Naturales y Ciencias Sociales. Reemplazó al examen Ser Bachiller, que la Senescyt, bajo el gobierno de Lenín Moreno, tomó hasta enero de ese mismo año de forma presencial. El EAES se ha tomado hasta hoy de forma virtual y se creó para evitar los contagios de covid-19 en los laboratorios y coliseos de los colegios y universidades donde los aspirantes rendían el examen. El EAES se tomaba solo con el objetivo de obtener un cupo en la universidad pública, mientras que el Ser Bachiller se tomaba con dos objetivos: graduarse como bachiller y entrar a la universidad pública. 

En un comunicado, la Federación de Estudiantes Universitarios del Ecuador (FEUE) dijo que eliminar el examen “es un triunfo de la juventud pero el libre ingreso a la educación superior aún no está garantizado por parte del gobierno”.  “El problema serio en la educación superior es la calidad del acceso”. Otro de los problemas, explica Santa María, es que la demanda excede la oferta: incluso cuando todo el sistema educativo está ocupado al 100% con estudiantes, aún quedan 40% de aspirantes que no logran acceder. 

¿Desde cuándo se aplicará?

Según Ribadeneira, el proceso de admisión comenzará la cuarta semana de junio.