La Contraloría le pidió al Consejo Nacional Electoral (CNE) que permita que se haga una auditoría informática antes de la segunda vuelta electoral del 11 de abril. En un oficio con fecha de hoy, 20 de febrero, el contralor Pablo Celi pide a los consejeros del CNE que “adopte una resolución que posibilite el inicio de una auditoría informática, por parte de la Contraloría General del Estado”. Hasta el momento, el CNE no ha respondido al pedido de la Contraloría. 

|¿Quieres saber cómo se hizo esta historia? Únete a la membresia GK para estar en contacto directo con el equipo de la redacción.|

Según Celi, el objetivo es analizar el sistema utilizado en las elecciones generales del pasado 7 de febrero. Los resultados de esa auditoría, dice su comunicado, estarían listos en máximo 20 días. El oficio enviado por la Contraloría dice que hace el pedido al CNE “ante varios pedidos ciudadanos” de que se haga un examen especial para garantizar la transparencia, la seguridad jurídica y la legitimidad del proceso electoral. 


DEBES SABER:

Un juez autorizó que la Fiscalía retenga la base de datos del servidor del CNE

La Fiscalía dice que la retención de la base de datos del CNE no interferirá con el proceso electoral

PUBLICIDAD

El PSC advierte con enjuiciar políticamente a la Fiscal General y al Contralor

El TCE rechazó la denuncia de la Alianza UNES en contra de la Fiscalía General


El 11 de febrero, el candidato a la presidencia por Pachakutik, Yaku Pérez, pidió que la Contraloría haga una auditoría del sistema de escrutinios del CNE. Pérez está en tercer lugar, separado de Guillermo Lasso, de CREO, por 32 mil votos. Según Pérez, hay un intento de fraude en su contra y ha dicho que irá a todas las instancias legales nacionales e internacionales para resolverlo. 

El documento enviado hoy dice que otro de los objetivos de la auditoría es “dar seguimiento” a las recomendaciones que hizo la Contraloría en un examen especial de agosto de 2020.

Ese examen se hizo a los procesos y sistemas informáticos usados por el CNE entre el 1 de septiembre de 2018 y el 28 de febrero de 2020. Según el examen del año pasado, la Contraloría analizó los sistemas usados para conformar el registro electoral y depurarlo, para el conteo de votos y resultados, y para la validación de firmas para inscribir, registrar y legalizar las organizaciones políticas. 

El examen de agosto de 2020 concluyó que en las elecciones de marzo de 2019 hubo varios inconvenientes con el Sistema de Transmisión y Publicación de Resultados (STPR). Según el examen, el plan de contingencia técnico de la plataforma, las pruebas de carga y de rendimiento estaban incompletas. Además, concluyó que el protocolo de sellado de la base de datos del sistema no cumplió con su objetivo. 

El informe de agosto de 2020 dice que “la falta de establecimiento de mecanismos automáticos para el control y la supervisión” para todo el proceso que involucra al sistema provocó que no se garanticen los principios de transparencia y seguridad de las elecciones de 2019. Además, dice que faltaba un plan de contingencia para garantizar el funcionamiento de la plataforma del STIPR. Las pruebas de carga de las actas en el sistema y de transmisión de resultados, según la Contraloría, se hicieron sin considerar escenarios similares a los del día de las elecciones. Por eso, ese día, la ciudadanía no pudo acceder al sitio web para consultar los resultados. 

| Si quieres recibir los textos de GK en tu correo, regístrate aquí. |

En el examen del año pasado, la Contraloría hizo varias recomendaciones para que el sistema sea manejado de mejor manera. Incluye que se implementen funciones para controlar y validar el conteo de votos automáticamente. El objetivo, dice el documento, es evitar errores e inconsistencias en las elecciones. Además, recomienda tener un plan de gestión de riesgos tecnológicos y hacer pruebas integrales antes de las elecciones para corregir errores de forma oportuna. 

Otra de las conclusiones del examen de la Contraloría de 2020 es que “no se implementó un sistema informático para la conformación y depuración automática del registro electoral”. La base de datos contiene la lista de personas autorizadas para sufragar. Dice que eso impidió que se incorpore una validación de la información entre varias fuentes de datos para “asegurar la integridad y seguridad de la información de los ciudadanos”. 

|Para saber las últimas actualizaciones sobre las Elecciones de 2021 en Ecuador, haz clic aquí|

La Contraloría concluyó en ese examen que hubo “novedades”. Una de esas fue que en el registro electoral de las elecciones seccionales de 2019 estaban habilitadas para votar 1.699 personas que habían fallecido. En esos comicios se escogieron alcaldes, prefectos, concejales y autoridades del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social. El examen concluyó que eso pasó porque no se “aplicaron controles de validación en el proceso de conformación del registro electoral”, lo que habría permitido detectar inconsistencias. 

PUBLICIDAD

El CNE ya no utiliza el STPR. En octubre de 2020, el pleno del Consejo aprobó el uso del Sistema Electoral de Transmisión y Publicación de Actas y Resultados (SETPAR). Las elecciones del pasado 7 de febrero fueron las primeras en las que se utilizó el nuevo software. En estas elecciones también se usó el Sistema Informático de Escrutinio y Resultados (SIER) y el Sistema Integral de Seguimiento Móvil (SISMOV) y el Sistema Informático para Conteo Rápido.