El Baúl

Si son tan divertidos, ¿por qué jugar videojuegos es malo?

El desorden del juego es una enfermedad reconocida por la Organización Mundial de la Salud. Mientras la industria de los videojuegos suma millones cada año a sus arcas, hay gammers que se están enfermando. Jugar videojuegos es malo para muchos.
  • jugar-videojuegos-malo

    La OMS dice que jugar videojuegos es malo cuando el jugador pierde el control sobre el tiempo que le dedica y lo vuelve una prioridad, sobre otros intereses y actividades diarias. Fotografía de Depositphotos.

El 1 de enero de 2015, un hombre de 38 años murió en Taiwán después de jugar videojuegos sin parar durante 5 días. Otro, de 32 años, murió 18 días después tras una maratón de 3 días de juegos de video. En el hospital dijeron que su corazón falló. Jugar videojuegos los mató.

| Si quieres recibir más textos explicativos como éste en tu correo, regístrate aquí. |

Los videojuegos entretienen pero pueden ser adictivos. La Organización Mundial de la Salud (OMS), en 2018, catalogó en su Clasificación Internacional de Enfermedades al “desorden del juego”. 

La OMS dice que jugar videojuegos es malo cuando el jugador pierde el control sobre el tiempo que le dedica y lo vuelve una prioridad, sobre otros intereses y actividades diarias.  La OMS clasificó esta conducta como una enfermedad para que se reconozca que estas personas necesitan asistencia médica. Además, al clasificarla, los organismos de salud podrán —por primera vez— contabilizar cuántos afectados hay.

El pasatiempo favorito del mundo

Aunque algunos lo consideran un simple hobby, personas de todo el mundo batallan contra la adicción al juego. Es una condición médica que precisa tratamiento, según la OMS. La industria de los videojuegos recibe millonarias ganancias —en varios casos, a costa de esta nueva enfermedad.

En el mundo existen más de 2,3 mil millones de jugadores –gamers– activos, eso es como si 3 de cada 10 personas en todo el mundo fuera un gammer. Si se suman las horas de juego y de observación, los videojuegos son “el pasatiempo favorito del mundo”, según Newzoo, proveedores mundiales de cifras y análisis de juegos y deportes. En el Ecuador, según la encuesta de Salud y Nutrición del Instituto de Estadísticas y Censos (Ensanut) de 2014, 2 de cada 10 niños entre 5 y 10 años dedican más de 2 horas a los videojuegos y a la televisión. Es el mismo tiempo que invierten 3 de cada 10 adolescentes ecuatorianos. En el caso de países latinoamericanos como México y Brasil, los ciudadanos ocupan entre el 11% y 12% de su tiempo libre en videojuegos. Tantas horas frente a la pantalla puede tener un efecto nocivo jugar, haciendo que la preocupación de muchas madres se vuelva realidad: jugar videojuegos puede ser malo.

La razón por la que podrían ser adictivos es porque son muy entretenidos. Según un reportaje de Germán López publicado en Vox, es que los videojuegos poseen características que pueden convertirlos en susceptibles a la adicción, como las habilidades únicas para sumergirse en la historia, el fácil acceso a ellos y las mecánicas similares a las de los juegos de azar que han aparecido en los juegos en los últimos años. Pero ¿cómo jugar videojuegos es malo?

¿Cómo afectan a la salud?

Según investigaciones de la Universidad de Oxford y de la Universidad Internacional de Texas, entre 1 y 3 de cada 100 jugadores están en riesgo de volverse adictos. Hillary Cash, fundadora del Centro de Rehabilitación ReStart de Estados Unidos, en una entrevista para el documental Follow This de Buzzfeed News, dice que algunos efectos de la adicción son la privación severa del sueño, la mala nutrición y la falta de ejercicio.   

María Elena Brito, psicóloga quiteña, dice que el grupo más propenso a convertirse en ludópata es el de los adolescentes, porque al estar en una edad de vulnerabilidad pueden “depender excesivamente a los juegos”. 

La dependencia a los videojuegos funciona como cualquier otra adicción —el alcoholismo, por ejemplo. Además de los daños físicos, psicológicos y psicosociales, también genera gastos. En Estados Unidos, un tratamiento para desintoxicarse de la tecnología —y los juegos de video— puede costar hasta 30 mil dólares anuales, según la fundadora de ReStart.

Al menos un año antes de diagnosticar

Para saber si jugar videojuegos es malo para una persona, hay que ir donde un especialista. Para diagnosticarlo se toma en cuenta si el patrón de comportamiento es severo y si su resultado es un deterioro significativo en las áreas de funcionamiento personal, familiar, social, educativa, ocupacional u otras áreas importantes de la vida ordinaria, según la OMS. Los efectos deben evidenciarse al menos por un año.

¿Son muchos los afectados?

Aunque se pueda pensar en otro tipo de dependencia —las drogas que se consideran altamente adictivas, por ejemplo—, la adicción a los videojuegos puede tener más afectados que otras adicciones. Algunas investigaciones estiman que 8 de cada 10 pacientes que consumen analgésicos opioides se vuelven adictos. Es un dato alarmante, pero la gente que accede a los opioide es mucho menor que los miles de millones que están jugando videojuegos en el mundo. ese 1 o 3 por ciento de afectados, aunque suene pequeño, puede representar a decenas de millones de personas con problemas por jugar videojuegos.

El reconocimiento de esta adicción por la OMS está destinada a encontrar a los afectados y buscar soluciones para este problema. Por ejemplo, los médicos tendrán cómo diagnosticar a los pacientes y las aseguradoras de salud se verán obligadas a pagar el tratamiento.

La adicción genera dinero

Esta forma de entretenimiento y adicción también genera dinero. Los gammers no solo invierten su tiempo en los juegos electrónicos, sino que 4 de cada 10 jugadores en el mundo gastan su dinero en videojuegos. 

Ecuador está en el puesto 65 de los países que más ganancias generan para la industria de los videojuegos. Anualmente, el país genera 75 millones de dólares para esta industria, lo que equivale a que, cada usuario ecuatoriano en internet (10 millones), contribuya con 7,5 dólares. Solo en 2018, las ganancias mundiales por videojuegos sobrepasaron los 70 mil millones de dólares. Con ese dinero, el Ecuador hubiese saldado su deuda pública —51 mil millones de dólares, según el Ministerio de Finanzas—  y le hubiese quedado un alto vuelto a su favor.

El mundo de los gammers no solo está compuesto por los jugadores, sino también por los observadores y los dueños. Los jugadores son aquellos que pueden pasar horas sentados intentando superar un nivel del videojuego. Por su parte, los observadores pueden pasar otras tantas horas viendo a jugadores a través de redes como Youtube o Twitch. Finalmente, están los dueños (conocidos en el mundo gamer por la palaba inglesa owners). Estas personas se dedican a navegar por internet y comprar, a como dé lugar, piezas tecnológicas o de colección relacionadas con los videojuegos.

Yalilé Loaiza
(Ecuador, 1994) Periodista. Es directora de investigación de La Foca. Fue docente universitaria. Estudió una maestría en Comunicación Digital en la Universidad de Los Hemisferios de Ecuador.