Primera base, arquero desde los 30 (solía ser central), explorador sónico, soul brother urdesino con sangre manabita. Hijo de Dora María y Eduardo Alberto Jacinto Xavier.

The thrill will never be gone

Riley B. King —que nunca supo qué significa la inicial de su segundo nombre— fue el máximo embajador que tuvo el Blues. Ningún otro exponente de este género llegó a tantos rincones del mundo con su música como él, el legendario B.B.—iniciales de Blues Boy, un diminutivo de Beale Street Blues Boy, un sobr nombre que lo acompañó desde la época en que pinchaba discos en la emisora WDIA de Memphis—. Desde Kinshasa a Australia y Rusia, de Japón hasta el Vaticano —donde regaló una de sus guitarras a Juan Pablo II— y la Casa Blanca.  Se sentía igual de

|lunes 18 de mayo de 2015 05:01|

The Baddest Motherfucker

Mike Bloomfield, aquel prodigioso guitarrista de blues judío nacido en Chicago –que saltó a la fama con la Paul Butterfield Blues Band y grabó discos seminales como Super Session con Al Kooper y Stephen Stills, además de ser el elegido por Bob Dylan para grabar sus primeros temas eléctricos– daba un concierto junto a Al Kooper en el invierno del sesenta y ocho, en el Fillmore East de Manhattan. En él, introdujo a Johnny Winter al púbico de la costa este de Estados Unidos, presentándolo como “the baddest motherfucker”. Y es que para Bloomfield, Winter era el mejor guitarrista de

|lunes 28 de julio de 2014 15:42|

Al compás del Diablo

  Tu soberbia ha sido arrojada al *Sheol, Junto con el sonido de tus arpas. ¡Duermes entre gusanos, y te cubren las lombrices! ¡Cómo has caído del cielo,  Lucero de la mañana!, Tú, que sometías a las naciones,  has caído por tierra             –Isaías 14:11-12   Bajo la premisa de que Dios es el creador de todo, es responsable, también, de la creación de la música. La Biblia da indicios de que la música existe desde mucho antes que el hombre. El capítulo treinta y ocho del libro de Job, en el Antiguo Testamento, menciona a

|lunes 10 de marzo de 2014 05:00|