Carolina Jaume es una actriz ecuatoriana, presentadora de televisión y figura central de varios escándalos —tanto sobre su vida privada como de investigaciones de interés público. Más recientemente, el historial de su polémica trayectoria sumó a su haber uno de los casos que han sacudido al Ecuador: Metástasis. En ese proceso judicial fue mencionada por Mayra Salazar, ex funcionaria de la Corte Provincial del Guayas y principal implicada —ahora testigo protegida— en la trama de corrupción que involucra a políticos, jueces, fiscales, funcionarios públicos y pseudo empresarios

Jaume fue citada a declarar después de que Salazar la mencionara. Lo hizo, de manera presencial, el 2 de abril de 2024, a las cuatro de la tarde.

➜ Otros Contenidos sobre el caso Metástasis
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores. Hazte miembro de GK

Sus inicios y su paso en la televisión, preludio de una vida privada bajo la lupa pública

Carolina Milena Jaume nació en Guayaquil el 18 de octubre de 1985. Sus padres son el puertorriqueño Rafael Jaume y la ecuatoriana Diana Saporiti, ex productora de televisión. Desde muy joven, Jaume mostró una inclinación por la actuación. 

Debutó en la miniserie Los Sangurimas, que se transmitió en la cadena Ecuavisa en 1993. Once años más tarde, participó en el concurso Reina de Guayaquil 2004, donde recibió el título de “Estrella de Octubre”, uno de los dos puestos que le siguen al primero. Desde entonces, Jaume ha sido una figura casi omnipresente en la televisión, el entretenimiento y la farándula ecuatoriana.

En 2006, protagonizó la telenovela Amores que matan, una producción de Ecuavisa donde compartió con quien se convertiría en su primer esposo, el también actor y presentador de televisión Xavier Pimentel, con quien se casó en 2007 y con quien tuvo una hija.  

En 2008, protagonizó las telenovelas El Secreto de Toño Palomino, La Panadería y El exitoso Lcdo. Cardoso. Pasó de Ecuavisa al extinto Canal UNO, como presentadora de Las tardes son de Carolina, un programa que mezclaba las entrevistas, un reality para quinceañeras, sketches y comentarios de farándula, que ha hecho de ella casi un eje temático exclusivo. 

En esa otra metástasis, cultural y tertuliana, que son los programas de chismes y cotilleo, que se multiplicaron en la televisión ecuatoriana a mediados de la primera década de los 2000, Jaume, que ha pasado por los estudios televisivos de Ecuavisa, Canal Uno y TC Televisión, es casi infaltable. En ellos se ha discutido siempre su vida, desde el fin de su  primer matrimonio y otros aspectos de su vida privada.

Los presentadores y reporteros de farándula han salivado, como sabuesos enloquecidos por el hambre, cada pelea personal, cada exabrupto, cada declaración altisonante, cada desliz en vivo y cada proceso judicial en que ha estado envuelta Jaume.  

Además, han dedicado horas enteras a elucubrar sobre el deterioro de su salud mental, un tema sobre el que ella misma ha hablado públicamente en varias ocasiones.  En una publicación de 2021 en su cuenta de Instagram, donde la siguen más de 2,5 millones de personas, dijo que sufría de “depresión, ansiedad y ataques de pánico (qué me paralizan por completo)”.

En el mismo post, dijo que su salud mental “se ha visto afectada, me he sentido muy mal, es agotador emocional y físicamente, mi capacidad se ha visto reducida en casi todos los aspectos de mi vida. Se me hace difícil contárselo a alguien porque tengo mucho miedo al qué dirán”.

En 2017 se casó con Allan Zenck, un empresario guayaquileño. Vivieron un publicitado y turbulento divorcio en 2021, que ha desembocado en varios procesos judiciales que se han iniciado el uno contra el otro. 

Un año antes, Zenck y su hermano fueron vinculados a la investigación por la compra de insumos médicos con presunto sobreprecio en hospitales del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), durante la pandemia de covid-19. En el gimnasio de Federico Zenck, cuñado de Jaume, encontraron mascarillas y otros insumos. En esa misma investigación, fue allanada la casa del ex presidente de la república Abdalá Bucaram. Allan Zenck no fue vinculado a la investigación. Pero su hermano Federico fue procesado por presunta asociación ilícita y tuvo una orden de prisión preventiva en su contra. Pero fue sobreseído por el juez Ronald Guerrero, hoy detenido por el caso Metástasis.

En ese proceso, la Fiscalía también la llamó a rendir su versión, pero no la vinculó entre los procesados

En el ámbito personal, la escalada judicial entre Zenck y Jaume llegó a ser tal, que Jaume fue detenida en diciembre de 2021 por no cumplir con el régimen de visitas pactado con Zenck. Pasó una noche en una cárcel de Guayaquil. Recuperó su libertad mediante un hábeas corpus en el que la patrocinó como abogado Abdalá “Dalo” Bucaram Pulley, hijo del ex presidente de la República homónimo, y quien también estuvo procesado en varias causas por presunta corrupción durante la pandemia del covid-19, de los que salió absuelto. 

En medio de momentos tragicómicos, como cuando bautizó a uno de los mejores amigos de su ex como cara de tarrinaen una historia de Instagram, Jaume ha hecho también severas admoniciones sobre su vida. “Escuchen bien porque no quiero terminar como Sharon”, dijo en un video que se viralizó en redes sociales. “Si a mí algo me pasa es responsabilidad del señor Allan Zenck, ya que tiene conexiones de las que no voy a decir, por temor a mi integridad”, denunció en 2022, a gritos, Carolina Jaume, antes de una audiencia en uno de los casos judiciales entre ella y su ex esposo. 

Carolina Jaume en el caso Metástasis

Las palabras de Jaume han vuelto a resonar en 2024. Su nombre fue mencionado en el testimonio anticipado de Mayra Salazar, pieza clave de los casos Purga y Metástasis, que investigan las relaciones de líderes narcotraficantes con políticos, jueces de la provincia del Guayas, y pseudo empresarios y periodistas, y la red de corrupción que les permitió seguir impunes, a pesar de las claras evidencias en su contra por lavado de activos, delincuencia organizada, tráfico de influencias, entre otros delitos. 

A cambio, jueces, políticos, abogados, fiscales, funcionarios públicos y otros oscuros personajes habrían recibido jugosas coimas. 

Según Salazar, Carolina Jaume supuestamente le entregó una agenda en la que estarían anotados los nombres de los operadores de Xavier Jordán, otro de los procesados por el caso Metástasis. Esa libreta, según Salazar, estaba en manos de Zenck, ex marido de Jaume. 

Al  pronunciar el nombre de la actriz ecuatoriana, los asistentes a la audiencia, tanto en la sala de la Corte Nacional de Justicia como en la videoconferencia, hicieron una interjección de sorpresa.

Por su mención en el caso, Jaume fue llamada a testificar el 2 de abril, a las cuatro de la tarde. Se rumoró en redes sociales que había dejado el país, pero ella lo desmintió en su cuenta de Instagram, con un video de 31 segundos, en el que dijo que estaba en el país.

Fue la primera declaración pública de Jaume tras ser mencionada por Salazar. “Son las 13:56, estoy atravesando Plaza Lagos, en la vía Samborondón. No, no estoy en el Perú como dijo Carlos Vera”, afirmó Jaume en el video grabado desde un vehículo, que ella misma conducía, señalando al veterano periodista Carlos Vera como quién difundió el rumor de que se había ido del Ecuador. 

“Carlitos, me conoces de toda la vida, desde que nací eres amigo de mis padres, llamas a mi mamá de vez en cuando a chismear”, dijo Jaume en su acostumbrado tono, coloquial y al mismo tiempo desafiante. “Por favor no mal informes”, le dijo Jaume. “Estoy en el país y mañana voy a testificar”, aseveró. 

La mañana del 2 de abril de 2024 publicó una historia en Instagram donde se la ve, de gafas, suéter blanco y sosteniendo lo que parecen ser documentos, en la llegada del aeropuerto internacional Mariscal Sucre de Quito, con la leyenda. “En Quito para rendir mi versión libre y voluntaria. Sin nada que esconder y colaborando con la fiscalía”. 

Su versión en la Fiscalía

Luego de rendir versión en la Fiscalía el 2 de abril de 2024, Carolina Jaume habló con periodistas que la esperaron afuera de la institución. “Yo le entregué la agenda [a Mayra Salazar] con otros fines que no tienen nada que ver con el señor Xavier Jordán. Nunca en mi vida he conocido a Xavier Jordán ni al señor Norero, ni a nadie involucrado en este caso”, dijo como respuesta a la declaración de Salazar, que dijo que Jaume le entregó un cuaderno con los nombres de los operadores de Jordán. 

Carolina Jaume dijo que sí le entregó la agenda a Salazar porque quería que averiguara el patrimonio de su entonces esposo, Allan Zenck, para pedirle un aumento en la pensión alimenticia. “Lo único que hice fue darle la agenda y pedirle ayuda de forma informal a Mayra Salazar diciéndole si me podía ayudar viendo si mi esposo tenía aún esas cuentas [bancarias] vigentes, si esas cuentas tenían dinero. Ya que no sé cuánto tiempo la agenda estuvo en mi casa antes de que yo la encontrara”, dijo. 

Según la presentadora de televisión, en la agenda donde Zenck anotaba lo que tenía que hacer cada día, “no tenía números de teléfono”, estaban anotados los números de cuenta de él y del gimnasio que administraba su entonces pareja.

Repitió que no conoce a Jordán y que no sabe si su ex esposo y ex cuñado lo conocen. 

Al final dijo que cree que haberla mencionado en el caso “desvía la atención de lo que verdaderamente es importante y que tiene que ser realmente investigado, porque no tiene nada que ver con mi vida personal”. 

Gk Logo 2021 150x150
GK
(Ecuador, 2011) Periodismo que importa sobre lo que te importa.
Y tú ¿qué opinas sobre este contenido?
Los comentarios están habilitados para los miembros de GK.
Únete a la GK Membresía y recibe beneficios como comentar en los contenidos y navegar sin anuncios.
Si ya eres miembro inicia sesión haciendo click aquí.
VER MÁS CONTENIDO SIMILAR