Desde la una y media de la tarde de este 3 de octubre de 2022, en el Centro de Rehabilitación Social de Cotopaxi, conocida como la cárcel de Latacunga, hubo pánico.

—“Mataron a [Leandro] Norero. Ya nos dieron orden los policías. Dijeron que nos vayamos. Nos abrieron un hueco, porque querían matar a seis mujeres”, contaba, con la voz agitada, Camila*, que cumple su sentencia en uno de los pabellones de mínima seguridad de aquella cárcel. GK recibió ese audio;  la identidad de Camila es reservada para preservar su seguridad

Camila suplicó, desde su celda, que las autoridades intervengan mientras estallaba la octava masacre carcelaria en Ecuador, que ha dejado, al menos, 16 personas presas asesinadas y de 43 heridos, de acuerdo al último reporte del Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Adultas Privadas de la Libertad y a Adolescentes Infractores (SNAI).

Última Actualización: 17 octubre, 2022
➜ Otras Noticias
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores. Hazte miembro de GK
PUBLICIDAD

A las dos de la tarde, Camila* y familiares de internos de aquella prisión —que es una de las tres megacárceles en Ecuador— sabían ya lo que las autoridades confirmarían seis horas después: entre los fallecidos, estaba Leandro Norero, alias El Patrón, un ecuatoriano procesado por narcotráfico y lavado de activos.

Un parte policial, al que tuvo acceso GK a través de una fuente reservada durante la tarde, confirmó el asesinato de Norero. Jorge Flores, subdirector del Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Adultas Privadas de la Libertad y Adolescentes Infractores (SNAI), terminó confirmándolo también en las inmediaciones de la cárcel.

La desesperación se replicó en el pabellón de mediana seguridad, a las dos de la tarde, treinta minutos después que concluyera el censo penitenciario en esa cárcel. Una familiar de una persona presa recibió el mensaje en audio de un hombre que decía: “¿Pueden venir en una camioneta, por favor? Esto está muy feo”.  Familias dejaron sus trabajos y labores para viajar a Latacunga —donde está asentada la prisión—, desde diferentes ciudades, para asegurarse de que sus seres queridos están bien.

Las madres, hermanas y esposas siguen esperando respuestas de las autoridades. “Nadie nos dice nada, estamos esperando a ver qué nos dicen. Pero no hay ningún control. Aún se dan balas”, dijo una madre a GK. Militares y policías, aseguró el SNAI, permanecerán en la prisión hasta retomar el control.


Noticia en desarrollo 


Una fuente reservada —que pidió su anonimato para esta noticia— comentó que habría habido un quiebre en la alianza entre Norero  y Antonio Benjamín Camacho, alias Ben 10, quien junto a su hermano Israel Camacho, alias Trompudo, y Norero, fundaron a Los Chone Killers

Norero salió del suburbio guayaquileño como parte de la nación Ñeta para pasar a ser uno de los principales financistas de las alianza de bandas narcodelictivas Los Lobos, Los Tiguerones y Los Chone Killers.

Su muerte no fue improvisada: a Norero lo asesinaron el mismo día en el que iba a instalarse la audiencia de formulación de cargos en el marco de las investigaciones penales por presunto delito de narcotráfico. La diligencia se desarrollaría en la Unidad Multicompetente de Samborondón, por la mañana. No ocurrió: el nuevo abogado de alias El Patrón no asistió por motivos de salud.

Según la fuente, Ben 10 se habría aliado, de nuevo, con los actuales líderes de la fragmentada banda delictiva Los Choneros: Adolfo Fito Macías y Junior Roldán. Hasta el 2020, Ben 10 trabajó de cerca con Los Choneros, cuando operaban bajo el liderazgo del fallecido Jorge Luis Zambrano, alias JL o Rasquiña. Luego de su asesinato, en diciembre de ese año, el trabajo conjunto se quebró y Ben 10, junto a sus aliados, se alineó a Los Lobos y Los Tiguerones. 

La dinámica en la cárcel de Latacunga había cambiado en las últimas semanas, sobre todo, con la liberación de Santiago Madrid, a quien conocían como alias Madrid, miembro de Los Lobos. Él comandó a aquella prisión, junto a varios de sus aliados hasta la última semana de septiembre. 

El 21 de septiembre de aquel mes, alias Madrid y su aliado John Navarrete, alias Cuyuyuy, dejaron sus celdas. Desde entonces, el liderazgo de la cárcel entró en un proceso de transición donde sonaron nombres —así se llama a los apodos en el mundo del ‘hampa’— de alias Chino, uno de los presos encargado de la seguridad de Leandro Norero, y alias Cerezo. 

Incidentes el 4 de octubre

PUBLICIDAD

Los enfrentamientos regresaron a la cárcel de Latacunga la mañana del martes 4 de octubre de 2022. Esto mientras se hacía el reconocimiento de los pabellones. De acuerdo a Oswaldo Coronel Páez, gobernador de Cotopaxi, la situación en la cárcel se mantiene controlada «hasta el momento», lo que no significa que las autoridades estén en alerta permanente.

Coronel dijo también que todavía falta de identificar a tres fallecidos que todavía no han sido reconocidos. En horas de la tarde, el SNAI confirmó que solo un cuerpo faltaba de reconocer.

Traslados de presos

Entre el martes 4 y el miércoles 5 de octubre el SNAI informó que está trasladando a 135 personas privadas de la libertad desde la cárcel de Cotopaxi a distintos centros de privación del país.

traslado de presos

El SNAI informó el traslado de presos de la cárcel de Latacunga a otras prisiones del país. Fotografía del SNAI.

Dos años sin solución a la violencia intracarcelaria 

En menos de dieciocho meses, más de 400 personas presas han sido asesinadas en siete masacres carcelarias entre 2021 y 2022 en Ecuador. Hasta ahora no hay aún un responsable directo por aquellas muertes. 

Previo a que las masacres ocurrieran, hubo alertas y pedidos de auxilio de los internos, que no fueron escuchados por las autoridades. La de Yolkin, un joven que intentaba superar una adicción a las drogas  —asesinado el 28 de septiembre de 2021 en la Penitenciaría del Litoral, la cárcel más violenta de Ecuador— es una de las cientos de historias que han demostrado, dice Alexandra Zumárraga, ex directora nacional de Rehabilitación, que el sistema carcelario se ha convertido en un pozo olvidado que hoy solo logra recoger cadáveres.

A las dos de la tarde, Camila* y familiares de internos de aquella prisión —que es una de las tres megacárceles en Ecuador— sabían ya lo que las autoridades confirmarían seis horas después: entre los fallecidos, estaba Leandro Norero, alias El Patrón, un ecuatoriano procesado por narcotráfico y lavado de activos.

Un parte policial, al que tuvo acceso GK a través de una fuente reservada durante la tarde, confirmó el asesinato de Norero. Jorge Flores, subdirector del Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Adultas Privadas de la Libertad y Adolescentes Infractores (SNAI), terminó confirmándolo también en las inmediaciones de la cárcel.

La desesperación se replicó en el pabellón de mediana seguridad, a las dos de la tarde, treinta minutos después que concluyera el censo penitenciario en esa cárcel. Una familiar de una persona presa recibió el mensaje en audio de un hombre que decía: “¿Pueden venir en una camioneta, por favor? Esto está muy feo”.  Familias dejaron sus trabajos y labores para viajar a Latacunga —donde está asentada la prisión—, desde diferentes ciudades, para asegurarse de que sus seres queridos están bien.

Las madres, hermanas y esposas siguen esperando respuestas de las autoridades. “Nadie nos dice nada, estamos esperando a ver qué nos dicen. Pero no hay ningún control. Aún se dan balas”, dijo una madre a GK. Militares y policías, aseguró el SNAI, permanecerán en la prisión hasta retomar el control.


Noticia en desarrollo 


Una fuente reservada —que pidió su anonimato para esta noticia— comentó que habría habido un quiebre en la alianza entre Norero  y Antonio Benjamín Camacho, alias Ben 10, quien junto a su hermano Israel Camacho, alias Trompudo, y Norero, fundaron a Los Chone Killers

Norero salió del suburbio guayaquileño como parte de la nación Ñeta para pasar a ser uno de los principales financistas de las alianza de bandas narcodelictivas Los Lobos, Los Tiguerones y Los Chone Killers.

Su muerte no fue improvisada: a Norero lo asesinaron el mismo día en el que iba a instalarse la audiencia de formulación de cargos en el marco de las investigaciones penales por presunto delito de narcotráfico. La diligencia se desarrollaría en la Unidad Multicompetente de Samborondón, por la mañana. No ocurrió: el nuevo abogado de alias El Patrón no asistió por motivos de salud.

Según la fuente, Ben 10 se habría aliado, de nuevo, con los actuales líderes de la fragmentada banda delictiva Los Choneros: Adolfo Fito Macías y Junior Roldán. Hasta el 2020, Ben 10 trabajó de cerca con Los Choneros, cuando operaban bajo el liderazgo del fallecido Jorge Luis Zambrano, alias JL o Rasquiña. Luego de su asesinato, en diciembre de ese año, el trabajo conjunto se quebró y Ben 10, junto a sus aliados, se alineó a Los Lobos y Los Tiguerones. 

La dinámica en la cárcel de Latacunga había cambiado en las últimas semanas, sobre todo, con la liberación de Santiago Madrid, a quien conocían como alias Madrid, miembro de Los Lobos. Él comandó a aquella prisión, junto a varios de sus aliados hasta la última semana de septiembre. 

El 21 de septiembre de aquel mes, alias Madrid y su aliado John Navarrete, alias Cuyuyuy, dejaron sus celdas. Desde entonces, el liderazgo de la cárcel entró en un proceso de transición donde sonaron nombres —así se llama a los apodos en el mundo del ‘hampa’— de alias Chino, uno de los presos encargado de la seguridad de Leandro Norero, y alias Cerezo. 

Dos años sin solución a la violencia intracarcelaria 

En menos de dieciocho meses, más de 400 personas presas han sido asesinadas en siete masacres carcelarias entre 2021 y 2022 en Ecuador. Hasta ahora no hay aún un responsable directo por aquellas muertes. 

Previo a que las masacres ocurrieran, hubo alertas y pedidos de auxilio de los internos, que no fueron escuchados por las autoridades. La de Yolkin, un joven que intentaba superar una adicción a las drogas  —asesinado el 28 de septiembre de 2021 en la Penitenciaría del Litoral, la cárcel más violenta de Ecuador— es una de las cientos de historias que han demostrado, dice Alexandra Zumárraga, ex directora nacional de Rehabilitación, que el sistema carcelario se ha convertido en un pozo olvidado que hoy solo logra recoger cadáveres.

Gk Logo 2021 150x150
GK
(Ecuador, 2011) Periodismo que importa sobre lo que te importa.
Y tú ¿qué opinas sobre este contenido?
Los comentarios están habilitados para los miembros de GK.
Únete a la GK Membresía y recibe beneficios como comentar en los contenidos y navegar sin anuncios.
Si ya eres miembro inicia sesión haciendo click aquí.
VER MÁS CONTENIDO SIMILAR