La tarde de este miércoles 22 de junio, en el décimo día de paro nacional, las instalaciones de la Fiscalía General del Estado fueron atacadas por un grupo de manifestantes. 

En las imágenes que circulan en redes sociales, tomadas desde lo alto de otro edificio, se puede ver a varios manifestantes encapuchados, con el rostro tapado, entrando y saliendo de la Fiscalía. Además, se ven varios documentos en el piso. 

La Fiscalía reaccionó a través de un comunicado. Dijo que el edificio de planta central de la institución “se encuentra bajo ataque”. Además dijo que a lo largo del día, ha habido varios incidentes en el inmueble, que incluyen impacto de objetos contundentes hacia ventanales y principales ingresos y que, estos, a pesar de haber sido bloqueados, “no lograron contener la violenta irrupción de personas”.

PUBLICIDAD

En las imágenes difundidas por la Fiscalía, se ven ventanales rotos, sillas caídas en el piso, restos de vidrio de lo que parecen puertas de oficinas. También se puede ver a varios miembros de la Policía al interior del edificio lleno de humo y a un grupo de manifestantes intentando ingresar por un costado a través de un ventanal roto.

La Fiscalía también dijo que en el ataque a las instalaciones, “los perpetradores ingresaron a la unidad de tránsito y sustrajeron documentos y equipos”.

Diana Salazar, fiscal general, también publicó en su cuenta de Twitter: “Lo que buscan no está ahí. Estos desmanes no son protesta social, son delitos. Hago un llamado a la paz, a la cordura y sobre todo al respeto a la Ley”, dijo.

Tras el ataque, la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie) negó cualquier vinculación con lo ocurrido en el edificio central de la Fiscalía.

Dijeron, además, que rechazan cualquier “acto de violencia y vandalismo” e insistieron en que “los autores de estos graves hechos no forman parte del Movimiento Indígena”.

Un ataque similar en el paro de 2019

Durante el paro de octubre de 2019, las instalaciones de la Contraloría General del Estado también fueron atacadas por un grupo de personas que se manifestaban. 

El lunes 7 de octubre de 2019, en pleno paro nacional, varias personas ingresaron a los parqueaderos de la Contraloría por la puerta que da a la calle Tarqui. Según la abogada de la Contraloría, María Lorena Figueroa, se robaron “bienes muebles por un valor de 200 mil dólares”. Dos personas fueron enjuiciadas penalmente por ese primer ataque.

Unos días después, el sábado 12, cuando los equipos tácticos de la Policía entraron al edificio tras una llamada de auxilio, encontraron a veintisiete personas. 

Finalmente todos fueron procesados por tres delitos distintos: sabotaje, paralización de un servicio público y destrucción de registros públicos. Algunos de los involucrados fueron amnistiados por la Asamblea Nacional en marzo pasado.

María Sol Borja
Periodista. Ha publicado en New York Times y Washington Post. Fue parte del equipo finalista en los premios Gabo 2019 por Frontera Cautiva y fue finalista en los premios Jorge Mantilla Ortega, en 2021, en categoría Opinión. Tiene experiencia en televisión y prensa escrita. Máster en Comunicación Política e Imagen (UPSA, España) y en Periodismo (UDLA, Ecuador). Es editora asociada y editora política en GK.