Entre los que parecerían los últimos coletazos de la pandemia del covid-19, los anuncios de brotes de casos de enfermedades se han vuelto un foco de preocupación. El más reciente, el de varios casos de viruela del mono en América del Norte y Europa. 

flecha celesteOTRAS NOTICIAS

La viruela del mono es “una enfermedad rara causada por la infección con el virus de la viruela del mono”, explica el Centro para la Prevención y Control de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés)

PUBLICIDAD

“Desde hace muchos años hemos visto que este virus causa enfermedad en humanos”, dice Bernardo Gutiérrez, investigador de la Universidad de Oxford en pandemias zoonóticas (transmitidas de animales a humanos). “Son situaciones bastante raras pero cada ciertos años hay desde reportes de casos aislados hasta pequeños brotes con números bajos de casos en países africanos”, dice Gutiérrez. 

También ha habido casos en otros países. “Inglaterra por ejemplo ha reportado históricamente siete casos de viruela de mono. «Afortunadamente han sido brotes pequeños”, dice Gutiérrez. Cuando hay hay casos en regiones como Europa o Estados Unidos, normalmente se dan “por gente viajando desde y hacia zonas donde el virus circula en animales (como África) o por gente en contacto con animales infectados que a veces vienen de zonas donde el virus está circulando, o que se infectaron de un animal de esas zonas”, dice Gutiérrez. 

Ahora, el brote parece haberse extendido a otros continentes, en un mundo que de a poco ha ido recuperando la profunda interconexión de tiempos prepandémicos. “Sin embargo, hay que solo enfatizar que si bien es información pública que el primer paciente detectado viajó a Nigeria, aún no sabemos si el paciente se infectó allá y no estamos seguros si hay algún vínculo claro entre todos los pacientes infectados hasta ahora”, explica Gutiérrez, que como otros científicos del mundo está ya en modo forense para saber cómo se produjeron estos casos y si están asociados. 

Las pistas empezaron en el Reino Unido. El primer reporte se dio el 7 de mayo de 2022. Fue hecho por la Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido (UKHSA, por sus siglas en inglés). La agencia anunció en un boletín, que se ha ido actualizando constantemente, que el primer paciente identificado era un hombre que había llegado de Nigeria.

En ese momento, las autoridades sanitarias británicas fueron enfáticas en pedir cautela. “La viruela del mono no se propaga fácilmente entre las personas y el riesgo general para el público en general es muy bajo”, dijo Colin Brown, director de Infecciones Clínicas y Emergentes de UKHSA

Aún así, desde entonces, el número de casos en el Reino Unido ha subido a 9 (hasta el reporte del 18 de mayo). También, otros países europeos reportaron la presencia del virus: Portugal, 5 casos y 20 sospechas. En España, hay al menos 23 casos sospechosos, le dijo a Cadena Ser, Elena Andradas, responsable de salud pública de la Comunidad de Madrid, donde se concentra la mayoría de casos. 

Los casos reportados en Reino Unido son de pacientes hombres. La mayoría, eran hombres que que tuvieron sexo con hombres (MSM, por sus siglas en inglés). UKHSA recomendó a las personas, en particular a las que son homosexuales, bisexuales o tienen sexo con hombres, que estén alertas “a cualquier erupción o lesión inusual en cualquier parte del cuerpo, especialmente en los genitales, y que se comuniquen con un servicio de salud sexual si tienen preocupaciones”.

“La viruela del mono no está descrita como una enfermedad de transmisión sexual”, dice Bernanrdo Gutierrez. “No es que el virus se transmita particularmente por la vía sexual porque tiene preferencia por ciertos fluidos o tejidos, pero obviamente el contacto cercano favorece la transmisión entre personas”, explica Gutiérrez. Es una salvedad que ya hizo UKHSA que matizó: “puede transmitirse por contacto directo durante las relaciones sexuales. También se puede transmitir a través de otro contacto cercano con una persona que tiene viruela del mono o el contacto con ropa o ropa de cama usada por una persona que tiene la viruela del mono”.

¿Qué es la viruela del mono?

La viruela del mono es producida por el virus homónimo. Este patógeno pertenece al género Orthopoxvirus de la familia Poxviridae. Orthopoxvirus también incluye al virus variola (que causa la viruela), al vaccinia (utilizado en la vacuna contra la viruela) y al virus de la viruela bovina.

La viruela del mono se descubrió por primera vez en 1958, cuando hubo “dos brotes de una enfermedad similar a la viruela en colonias de monos para investigación —de ahí el nombre viruela del mono”, explica el CDC

El primer caso humano de viruela del mono fue registrado en 1970 en la República Democrática del Congo (RDC). Un estudio del journal académico PLOS Neglected Tropical Diseases, dice que desde entonces se ha extendido a otras regiones de África (principalmente occidental y central). “En los últimos años”, dice el estudio, publicado en febrero de 2022, “han surgido casos fuera de África”.

Ese estudio, titulado La epidemiología cambiante de la viruela del mono humano: ¿una amenaza potencial? Una revisión sistemática dice que el número de “casos humanos de viruela del mono ha ido en aumento desde la década de 1970, y los aumentos más dramáticos se produjeron en la República Democrática del Congo”. Desde 2003, dicen los investigadores, la propagación fuera de África relacionada a la importación y los viajes, “ha provocado ocasionalmente brotes”.

Las interacciones y actividades con animales o individuos infectados son factores de riesgo. “Nuestra revisión muestra una escalada de casos de viruela del mono, especialmente en la República Democrática del Congo altamente endémica, una propagación a otros países y una mediana de edad creciente de niños pequeños a adultos jóvenes”, dice el estudio. Según sus autores, estos hallazgos pueden “estar relacionados con el cese de la vacunación contra la viruela, que proporcionó cierta protección cruzada contra la viruela del mono”.

La viruela entre humanos fue declarada erradicada a inicios de la década de 1980 por la Organización Mundial de la Salud. “Mediante vacunación”, explica Bernardo Gutiérrez.

La aparición de brotes más allá de África, explica, destaca la relevancia mundial de la enfermedad. Mayor vigilancia y detección de casos “son herramientas esenciales para comprender la epidemiología en constante cambio de esta enfermedad resurgente”. Esa resurgencia parece darse ahora, expandiéndose por virtud de la civilización globalizada en que vivimos, hacia otros continentes.

Varias publicaciones científicas explican que el reservorio natural de la viruela del mono es desconocido. Sin embargo, los roedores africanos y los primates no humanos (como los monos) pueden albergar el virus e infectar a las personas.

¿Cuáles son los síntomas de la viruela del mono?

El período de incubación del virus puede tomar varios días. Los primeros síntomas suelen tardar entre 5 y 21 días en aparecer, explica el NHS.  

Los primeros síntomas de la viruela del mono incluyen:

  1. Temperatura elevada
  2. Dolor de cabeza
  3. Dolores musculares
  4. Dolor de espalda
  5. Ganglios linfáticos inflamadas
  6. Escalofríos
  7. Agotamiento

Según el NHS, una erupción suele aparecer de 1 a 5 días después de los primeros síntomas. “La erupción a menudo comienza en la cara y luego se propaga a otras partes del cuerpo”, explica el servicio sanitario britanico. 

A veces, la erupción es confundida con la varicela. Comienza como puntos elevados, que se convierten en pequeñas ampollas llenas de líquido. Estas ampollas eventualmente forman costras que luego se caen.

Los síntomas generalmente desaparecen en 2 a 4 semanas. En África, se ha demostrado que causa la muerte de hasta 1 de cada 10 personas que contraen la enfermedad, dice el CDC estadounidense.

¿Cómo se contagia la viruela del mono? 

Una persona puede infectarse, dice el NHS, por: 

  1. Contacto con un mono infectado
  2. En casos muchos más raros, por contacto estrecho de persona a persona. 

Bernardo Gutiérrez define estos contagios como “compartir un espacio muy cerca y de manera íntima”. Enumera, entre ellos, a personas que viven juntos, duermen juntos. “Pero en contactos más separados, como en un bus, no hay un riesgo de contagio muy alto”, dice Gutiérrez, quien ha trabajado en el estudio genético del covid-19.

¿Qué tasa de letalidad tiene la viruela del mono?

Es un virus con diferentes cepas. “Hay dos que son particularmente importantes”, explica Gutiérrez. 

Una tiene una tasa de letalidad no muy alta, comparable con la de SARS-CoV-2 (que produce el covid-19). La otra, dice Gutiérrez, “sí tiene una tasa más alta, que puede subir al 20% de los infectados, una cifra más parecida al primer virus del Sars”, explica. Los casos identificados hasta ahora pertenecen a la cepa más leve

Una nota del Departamento de Agricultura del estado de New Jersey estimaba la tasa de letalidad de la viruela del mono en África entre el 1% al 15%, con mayor riesgo de muerte en los niños pequeños. La nota cita un estudio a 300 pacientes en la República Democrática del Congo, en el que la tasa de mortalidad general fue del 10 % y la tasa de mortalidad en niños no vacunados fue del 15 al 20 %. 

¿Qué va a pasar ahora?

Según Gutiérrez, es necesario entender si el origen de los casos tiene un escenario en común. “Pero eso va a tomar tiempo”, dice. Habrá que esperar datos sobre rastreo “para ir reconstruyendo cuál fue el origen de los casos y secuenciamiento genético”, explica Gutiérrez. 

El genoma de los virus conocidos como “pox”, al que pertenece la viruela del mono, funciona muy distinto al SARS-CoV-2. “No mutan mucho estos virus ‘pox’, a diferencia de otros, como la influenza”, dice Gutiérrez. Por ello, dice que sería interesante revisar si la vacuna contra la viruela humana puede ofrecer “protección cruzada” y ayudar a prevenir más de estos casos. Sin embargo, Gutiérrez pide cautela y paciencia: “todo es preliminar, hasta ahora; estamos en fases tempranas y tenemos que esperar a más datos”.

GK
(Ecuador, 2011) Periodismo que importa sobre lo que te importa.