La tarde del 1 de marzo de 2022, se desató un incendio en una casa de dos pisos en las calles 17 y la Q, en el suburbio oeste de Guayaquil. Siete hombres jóvenes, de entre 18 y 25 años, murieron  luego de haber quedado atrapados entre las llamas en aquella vivienda, donde funcionaba una clínica de rehabilitación para personas con problemas de adicción a las drogas llamada Súmate a la Vida.

flecha celesteOTRAS NOTICIAS

¿Qué ocurrió? 

La génesis del incendio aún se está investigando. 

PUBLICIDAD

Sin embargo, varios moradores del sector dijeron a medios locales que una de las personas internadas en la clínica habría prendido un colchón, lo que habría generado el incendio, aunque no se sabe por qué lo hizo. Cuando las llamas comenzaron a elevarse, informó el Cuerpo de Bomberos de Guayaquil, los habitantes del sector rompieron las cerraduras para que los otros pacientes pudiesen salir de la clínica Súmate a la Vida, cuyas puertas estaban cerradas con candado. 

Los vecinos escucharon los gritos de socorro de los jóvenes. Mientras llegaban las unidades de rescate, varios vecinos intentaron sofocar las llamas con el agua de piscinas instaladas en las calles, una práctica común en Guayaquil en Carnaval

En videos que circularon en redes sociales, se ve a más de 25 personas, liderados por un hombre que golpea la puerta con un objeto contundente, intentan abrir la clínica. 

De lunes a jueves, las noticias más improtantes en tu bandeja de entrada.
Suscríbete a La Diaria

De lunes a jueves, las noticias más improtantes en tu bandeja de entrada.
Suscríbete a La Diaria

De lunes a jueves, las noticias más improtantes en tu bandeja de entrada.
Suscríbete a La Diaria

Tres unidades contra incendios y dos ambulancias del Cuerpo de Bomberos llegaron hasta el sitio. Al entrar a la clínica, encontraron personas muertas, asfixiadas y quemadas, en dos de las habitaciones de la clínica. 

Las pericias, realizadas por personal de Criminalística de la Policía ecuatoriana, continúan para determinar la identidad de las víctimas, pues fueron ingresados a la morgue como N.N., es decir, sin documentación. Además, se indaga si la clínica tenía todos los permisos legales para funcionar en la ciudad. 

Conforme avanzaban los trabajos de sofocación y extinción del flagelo en la clínica, aumentaba la cifra de muertes. Por la noche, se confirmó que eran siete personas, todas jóvenes, en dos cuartos. Una de ellas fue hallada calcinada, encerrada en un baño. 

Cinco pacientes jóvenes aún se encuentran hospitalizados, aunque se desconoce su estado de salud. 

Esta tragedia no es un hecho aislado, ni el primero registrado en la clínica Súmate a la Vida, que funciona desde el 2015. Según su propia descripción, se dedicaba a la rehabilitación de personas con problemas de adicción en una ciudad donde el microtráfico y la pobreza crecen. Según Teleamazonas, ya se había incendiado en 2021. Entonces, el centro fue clausurado. 

Más personas han muerto calcinadas en centros de rehabilitación. En enero del 2019, por ejemplo, 18 personas fallecieron tras un incendio en una clínica también en el suburbio de Guayaquil. 

Karol E. Noroña
Quito, 1994. Periodista y cronista ecuatoriana. Cuenta historias sobre los derechos de las mujeres, los efectos de las redes de delincuencia organizada en el país, el sistema carcelario y cubre permanentemente la lucha de las familias que buscan sus desaparecidos en el país. Ha escrito en medios tradicionales e independientes, nacionales e internacionales. Segundo lugar del premio Periodistas por tus derechos 2021, de la Unión Europea en Ecuador. Coautora del libro 'Periferias: Crónicas del Ecuador invisible'. Forma parte de la organización Chicas Poderosas Ecuador.