Las farmacéuticas Merck y Ridgeback Biotherapeutics anunciaron que sus pastillas redujeron “significativamente el riesgo de hospitalización o muerte” en pacientes adultos no hospitalizados con covid-19 leve o moderado. El medicamento oral, llamado molnupiravir, redujo el riesgo de hospitalización o muerte en un 50%, según los resultados de un estudio publicado por Merck ayer, 1 de octubre de 2021. 

Merck dijo que el 7,3% de sus pacientes que recibieron la pastilla fueron hospitalizados o murieron, en comparación con el 14,7% de pacientes que tomaron el placebo. “Somos optimistas de que el molnupiravir puede convertirse en un medicamento importante como parte del esfuerzo mundial para combatir la pandemia”, dijo Robert M. Davis, director ejecutivo y presidente de Merck. 

Con esos hallazgos, las farmacéuticas anunciaron que planean enviar solicitudes a los organismos reguladores de medicamentos en el mundo para que aprueben la comercialización de molnupiravir. 

Sin embargo, el tratamiento oral todavía no ha sido aprobado por ninguna de las agencias reguladoras de salud del mundo por lo que su administración no está disponible aún para el público en general. Además, los datos del estudio todavía no han sido publicados en su totalidad ni evaluados por pares, un paso esencial para que los resultados de los estudios científicos sean tomados como concluyentes y las agencias puedan dar su aprobación para que el medicamento sea usado por la población. 

¿Qué dice el estudio del medicamento?

El ensayo MOVe-OUT fue un estudio global de fase 3 (es decir, la última etapa de desarrollo) para comprobar la eficacia del molnupiravir en comparación a un placebo. 

Molnupiravir es un “potente análogo de ribonucleótido” —es decir, un ácido nucleico compuesto por una estructura similar a los ácidos nucleicos como el ADN y el ARN— que interfiere con el proceso de replicación del SARS-CoV-2, el virus que causa el covid-19. 

Los resultados se obtuvieron evaluando el porcentaje de pacientes que eran hospitalizados o morían desde el momento de la aleatorización —cuando recibían una pastilla que podía ser el medicamento o un placebo— hasta el día 29 del estudio. 

El estudio evaluó datos de 775 pacientes que se inscribieron en el ensayo de fase 3 hasta el 5 de agosto de 2021. Los participantes provenían de países como Argentina, Brasil, Canadá, Estados Unidos, Israel, Italia, Sudáfrica y otros de América, Europa y África. 

Según Merck, después de resultados preliminares positivos, el reclutamiento de pacientes para el estudio se detuvo por recomendación de un Comité de Monitoreo de Datos independiente y en consulta con la Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos (FDA) porque la información obtenida era suficiente.

Los criterios de elegibilidad para los participantes eran que: 

  • Tuvieran covid-19 de leve a moderado y que hubiese sido confirmado por un laboratorio.
  • Los síntomas hayan comenzado en los 5 días anteriores a recibir el medicamento el placebo. 
  • Tuvieran al menos un factor de riesgo asociado con una mala evolución de la enfermedad como obesidad, diabetes, enfermedad avanzada, entre otras. 

Noticias Más Recientes

  • caso Celu

El caso Celu, explicado

La Fiscalía investiga presuntas irregularidades en el desvanecimiento de una glosa a la operadora de telefonía Claro.

Según los resultados publicados por Merck ayer, el molnupiravir redujo el riesgo de hospitalización y muerte en todos los subgrupos que participaron. Además, dice que la eficacia no fue afectada por la aparición de los síntomas o por el factor de riesgo. Incluso, dice la publicación, en el 40% de los participantes la medicación demostró “una eficacia constante” contra las variantes Gamma, Delta y Mu del covid-19. 

El diario estadounidense The Washington Post dijo ayer que Merk ya ha comenzado a fabricar las pastillas que deben ser tomadas dos veces al día por 5 días. 

Según la compañía, esperan fabricar 10 millones de tratamientos hasta finales de 2021. Aunque todavía no ha sido aprobado, Estados Unidos hizo una compra anticipada de 1,7 millones de tratamientos —es decir, de paquetes de las 10 pastillas que se necesitan— por 1,2 mil millones de dólares. El precio al público todavía no ha sido revelado.

Robert M. Davis, director ejecutivo y presidente de Merck, dijo ayer que se necesitaban con urgencia “más herramientas y tratamientos para combatir el covid-19” una enfermedad que ha causado la muerte de más 4,55 millones de personas a nivel mundial.