Con la bandera de Ecuador en la espalda sostenida por sus manos, Kiara Rodríguez saltaba de felicidad. Hizo historia y marcó un nuevo récord en Sudamérica. La adolescente afroguayaquileña logró, la noche del jueves 2 de septiembre, la medalla de bronce en salto largo, categoría T47 de discapacidad física, en su debut en los Juegos Paralímpicos de Tokio. 

El triunfo de Kiara se convierte en la tercera medalla para el país, junto a las de oro y bronce conseguidas por las hermanas Poleth Mendes y Anaís Méndez en la capital japonesa que en este 2021 ha visto brillar a varios deportistas ecuatorianos. 

Kiara tiene 18 años y su nombre ya se imprime en la historia.  Logros como el suyo, además, desbrozan el camino para que otras niñas y adolescentes sigan sus pasos. Para lograr la medalla de bronce, la deportista saltó una distancia de 5,63 metros y lo hizo en su primer intento. En la categoría de salto largo, las deportistas tenían seis intentos para lograrlo: la mejor marca determinaba la posición en la clasificación y en la victoria.

El primer salto de Kiara Rodríguez fue decisivo, pues sus siguientes dos intentos no fueron válidos para los jueces, mientras que en el cuarto alcanzó una distancia de 5,20 metros. El quinto y el sexto intento también fueron desestimados por los jueces. 

Kiara fue precisa, determinada y potente. Superó los nervios de la primera jornada de clasificación y logró un diploma olímpico el 31 de agosto, cuando cronometró 12,55 segundos y se ubicó en la sexta posición en la final de los 100 metros planos. 

PUBLICIDAD

Tres días después, Kiara no solo quebró su récord personal, sino también el sudamericano. Antes, en mayo de este año, ganó la medalla de oro en salto largo en el Campeonato Nacional Interclubes de Atletismo sub-20, que se compitió en Quito. El encuentro fue el escenario en el que Kiara alcanzó una distancia de 5,58 metros e impuso la mejor marca nacional y sudamericana paralímpica. 

El de Kiara es un logro cultivado durante años en uno de los barrios más empobrecidos del país: la Isla Trinitaria, en el sur de Guayaquil. 

Allí nació con parálisis braquial, que se produjo durante el parto, de acuerdo con información del Ministerio de Deporte. La reconocida Clínica Mayo define a la condición como la pérdida de movilidad y sensibilidad en un miembro superior como brazos o antebrazos. En el caso de Kiara, redujo la movilidad de su brazo izquierdo. Pero para ella  como para miles de paratletas en el mundo el deporte fue un impulso mayor. 

Kiara Rodríguez ha sido cuatro veces campeona nacional de los Juegos de Deporte Adaptado y en el 2018 debutó internacionalmente en el Gran Prix Mundial en Brasil y logró el oro. Luego, en 2019, ganó también el oro en los Juegos Panamericanos de Lima y en el Mundial de Para-Atletismo en Dubai. El 2021 se convirtió en el año de su consagración en los Juegos Olímpicos de Tokio, a los que viajó junto a otros siete deportistas ecuatorianos.

Noticias Más Recientes

El camino no se labra solo, sino que en el deporte, cada recorrido es colectivo entre deportista y entrenador. Se sufre, se gana. Una de las imágenes más potentes que el Comité Paralímpico de Ecuador ha difundido luego de la victoria es el abrazo entre Kiara y José Bernardo Valdés, su entrenador. 

Hay otras postales igual de conmovedoras: su rostro y su mirada cuando en el podio le entregan la medalla que descansa en su cuello y los saltos cómplices entre ella y sus colegas ganadoras: Anna Grimaldi, de Nueva Zelanda, quien logró la medalla de oro con una distancia de 5,76 metros durante su tercera salida, y la rusa Aleksandra Mogochaia, quien consiguió la presea de plata con un salto largo de 5,67 metros en su segundo intento.