Las Fuerzas Armadas del Ecuador destruyeron plantaciones de coca e instalaciones de procesamiento de drogas la noche de ayer. El operativo militar se hizo en el sector de Santa Rosa en la provincia amazónica de Sucumbios, limítrofe con el Putumayo colombiano. Así lo informaron en su cuenta de Twitter las Fuerzas Armadas del Ecuador. 

|¿Quieres saber cómo se hizo esta historia? Únete a la membresia GK para estar en contacto directo con el equipo de la redacción.|

La operación la coordinó la brigada de selva N 19 Napo con la Policía Nacional y la Fiscalía. Según el comunicado de las Fuerzas Armadas, llegaron a una zona donde se estaría intentando implementar “un laboratorio clandestino”. Ahí, también encontraron una plantación de una hectárea y media de coca con diez mil plantas de “entre 15 y 30 cm de longitud”. Las plantas fueron destruidas.

En el sitio también encontraron estructuras de madera con cubierta de plástico que, según las Fuerzas Armadas, iban a ser utilizadas como un laboratorio clandestino de procesamiento de cocaína, oculto en las orillas del río San Miguel, que nace en el departamento de Nariño en Colombia, avanza por el Putumayo, y sirve de frontera natural con el Ecuador. 


Debes saber: 

→ ¿Cómo funciona un laboratorio clandestino de procesamiento de coca?


PUBLICIDAD

En el lugar, también se encontraron tanques de plástico, bombas de agua, mangueras de plástico. Además de microondas, hornos de presión y sacos de urea. 

La frontera entre Ecuador y Colombia es considerada como una zona estratégica para el cultivo de droga. El informe Monitoreo de territorio afectados por cultivos de coca de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) de 2019 dice que desde 2015, en Colombia, se han identificado siete enclaves productivos a nivel nacional. Uno de ellos en el Putumayo, limítrofe con la provincia de Sucumbíos, en Ecuador.  

En esta zona comunidades indígenas como los siona del Putumayo han denunciado violencia producto del narcotráfico. Según testimonios de indígenas, que prefirieron no revelar su identidad,  en su territorio hay cultivos ilegales de coca y también “cocinaderos” —cocinas artesanales que se usan para el procesamiento de la coca extraída para producir cocaína.

| Si quieres recibir los textos de GK en tu correo, regístrate aquí. |

Según información presentada por el presidente Lenín Moreno en el programa De frente con el Presidente, 2020 fue “un año exitoso” en la incautación de drogas. Según el gobierno, en 2020 Ecuador registró una incautación de 128,2 toneladas de drogas, es decir, 56 % más que en 2019. Además, 197 organizaciones de narcotráfico fueron desarticuladas en 2020, 18 % más que el año previo. 

Sin embargo, la penetración de la industria del narcotráfico en el Ecuador es cada vez más evidente. En la provincia costera de Manabí, muchos pescadores artesanales son reclutados para realizar viajes de entrega de cocaína en alta mar, un recorrido lucrativo y peligroso que se conoce como “la vuelta”. Además, en semanas anteriores un avión que iba a despegar con un cargamento de drogas fue detenido en el aeropuerto de Latacunga, en Cotopaxi. La semana anterior, en Manglaralto, una pequeña parroquia en la provincia marítima de Santa Elena, se decomisó una avioneta que llevaba 400 kilos de cocaína. La crisis carcelaria que ha dejado cerca de 80 muertos por motines en las cárceles del Ecuador tendría como una de sus causas la disputa de poder entre bandas delictivas asociadas al negocio del narcotráfico en el país.

[/fusion_text][/fusion_builder_column][/fusion_builder_row][/fusion_builder_container]