El Instituto Oceanográfico de la Armada del Ecuador (INOCAR) alertó sobre posibles olas de hasta 40 centímetros en la Costa de Ecuador desde mañana, 5 de marzo de 2021. La alerta fue emitida después de que un terremoto de 8,1 grados sacudiera la costa este de Nueva Zelanda a las dos de la tarde (hora de Ecuador) de hoy, 4 de marzo de 2021. Horas antes, en las costas neozelandesas hubo otro sismo de 7,2 grados.

|¿Quieres saber cómo se hizo esta historia? Únete a la membresia GK para estar en contacto directo con el equipo de la redacción|

Tras el primer movimiento telúrico, el INOCAR descartó la posibilidad de un tsunami en las costas ecuatorianas y de Galápagos. Según el análisis de los datos del Centro de Monitoreo Oceánico del Instituto, las “características del sismo no cumplía con las condiciones para generar un tsunami”. Tras el segundo terremoto, que fue más fuerte, el INOCAR solo dijo que la evaluación del Centro de Monitoreo determinó que el evento solo generará “perturbaciones de ondas” que llegarán a las cosas a las 03:30 de la madrugada de mañana, hora del Ecuador continental. 

Cuando se habla de una perturbación de ondas en el mar, se habla de una alteración de las olas. El ingeniero geólogo Jorge Bustillos, docente e investigador de la Universidad Central del Ecuador, explica la perturbación de ondas con un ejemplo: cuando se lanza una piedra en un charco de agua, se producen ondas que van perdiendo energía a medida que avanzan. Eso es lo mismo que sucede en el océano con un sismo: genera onda cuya intensidad decrece a medida que avanzan. En este caso, las las ondas que llegarán a las costas de Perú, Chile, Ecuador, serán con menos energía que las que hubo en las costas del  Pacífico Sur. 


DEBES SABER: 

Un terremoto de 7,5 sacude a México, hay alerta de tsunami en Ecuador


PUBLICIDAD

 En este caso, el INOCAR prevé que haya olas de entre 30 y 40 centímetros de alto en las costas del Ecuador. Bustillos dice que no se puede determinar una medida exacta de las olas porque depende de la marea alta y la marea baja o de cómo está la corriente marina. El promedio de una ola normal podría ser entre 2 y 3 metros, eso es un oleaje normal, dice. “La perturbación de 30 a 40 centímetros solo va a ser registrada por la parte instrumental, no por la percepción humana”, explicó.

Antes del terremoto en Nueva Zelanda, desde el 27 de febrero hasta el 2 de marzo, las costas de Ecuador ya presentaban oleajes —alteraciones en el nivel del mar que hacen que las olas sean más grandes y un mar más picado. Según el INOCAR, los oleajes se debían a otras alteraciones en “lugares distantes del sur del Pacífico”.  Debido a estas condiciones, el INOCAR recomendó tener cuidado en todo el borde costero.

En Nueva Zelanda, tras el último terremoto de 8,1 grados, la Agencia Nacional de Manejo de Emergencias (Nema) emitió una alerta de tsunami y una advertencia nacional. La agencia recomendó que las personas que viven en la costa este de la isla se trasladaran “inmediatamente” al terreno elevado más cercano, o fueran a las zonas de evacuación de tsunami. 

El Sistema de Alerta de Tsunamis de Estados Unidos dijo que el terremoto podría causar olas de tsunami de entre 1 y 3 metros de altura. Las autoridades neozelandesas de defensa civil, no han confirmado la existencia de un tsunami, pero la alerta continuará durante varias horas. Lo que sí se espera que ocurra son inundaciones en las costas, pero no se sabe qué tan graves pueden ser. Hasta ahora, el gobierno de Nueva Zelanda no ha reportado daños graves o víctimas después de los terremotos. Pero la alerta se mantendrá. 

| Si quieres recibir los textos de GK en tu correo, regístrate aquí. |

Tras el terremoto, en Chile, la Oficina Nacional de Emergencia del Ministerio del Interior y Seguridad Pública (ONEMI) declaró un estado de precaución para sus costas. Según la oficina, “existe una posibilidad de un tsunami menor” cuyas olas pueden oscilar entre los 30 centímetros y  1 metro de altura. Se prevé que el evento se produzca alrededor de las 4 de la mañana (hora de Chile).