Esto es lo que sabemos sobre el femicidio a Lisbeth Baquerizo

  • La Fiscalía allanó sus propias oficinas en la provincia del Guayas

    • Fiscalía del Guayas

      Fotografía tomada de la página web de la Fiscalía.

    La noche de hoy, 15 de enero, la Fiscalía General del Estado confirmó que allanó las oficinas de la Dirección de Control Jurídico y Actuación Fiscal de la Fiscalía Provincial de la provincia del Guayas. Las dependencias de la institución están en el edificio La Merced en Guayaquil, capital provincial y segunda ciudad del Ecuador. En la diligencia, se incautaron equipos electrónicos y teléfonos celulares de una funcionaria. Según la institución, está investigando posibles actos de corrupción relacionados con la investigación del femicidio de Lisbeth Baquerizo.

    |¿Quieres saber cómo se hizo esta historia? Únete a la membresía GK para estar en contacto directo con el equipo de la redacción|

    Baquerizo fue asesinada el 21 de diciembre pasado en su casa en Puerto Azul, una exclusiva urbanización en vía a la Costa, en la salida de Guayaquil. El principal sospechoso del crimen es su esposo. Varios familiares del hombre son también investigados, pues se sospecha que le habrían ayudado a intentar encubrir el asesinato. 

    No serían los únicos involucrados en el alegado encubrimiento. El acta de defunción de Baquerizo decía que murió de un infarto. El médico que firmó el acta, únicamente identificado como Marlon E.M por la Fiscalía, fue detenido el 8 de enero después de que la autopsia hecha por los peritos de la Policía Judicial revelara que la causa de muerte era, en realidad, un “traumatismo craneoencefálico” provocado por dos heridas hechas con un objeto contundente —específicamente, un objeto pesado y con filo, según la Fiscalía

    Tras el hallazgo, la Fiscalía dispuso más diligencias investigativas. Entre ellos, extrajo información de las cámaras de seguridad de la urbanización en la que vivía Baquerizo y de las que quedan cerca de su casa. Según la Fiscalía, las cámaras fueron incautadas y puestas bajo custodia de la Policía Judicial. El fiscal de la Unidad de Violencia de Género, Luis Machado, dijo que pidió la detención del médico para “que esclarezca ciertas situaciones del caso respecto a las causas de muerte” de Lisbeth Baquerizo. La detención se dio cuando el doctor rendía su versión en la Fiscalía del edificio La Merced. Después lo trasladaron a la Policía Judicial para que amplíe la versión.

    Jennifer Montaño, jueza de la Unidad Especializada de Violencia contra la Mujer de Guayaquil, le dictó prisión preventiva al día siguiente de su detención. La Fiscalía dijo en un comunicado que lo está investigando y procesando como cómplice del presunto delito de femicidio. Según el Código Orgánico Integral Penal Ecuatoriano (COIP), el delito se castiga con la privación de libertad de 22 a 26 años; quien participa en condición de cómplice recibe un tercio o la mitad de la pena del autor. 

    En la audiencia de formulación de cargos contra el médico, dice un comunicado de la Fiscalía, Machado expuso elementos contra él que incluían la denuncia de los padres de Lisbeth Baquerizo y la versión del asistente de la funeraria, aunque no especificó qué dijo. Machado también presentó ante la jueza el informe de la autopsia y el certificado de defunción con la causa de muerte falseada. 

    PUBLICIDAD

    Además de la prisión preventiva, la jueza Machado dispuso medidas de protección para los padres y la hermana de Baquerizo. Entre ellas, una boleta de auxilio, la prohibición del procesado de acercarse, de realizar “actos de intimidación” y de brindarles atención médica. La instrucción fiscal del caso —la etapa del proceso penal en la que la Fiscalía investiga los hechos después de la indagación previa— durará 90 días. 

    | Si quieres recibir los textos de GK en tu correo, regístrate aquí. | 

    Después de confirmar el allanamiento a las oficinas de La Merced, Diana Salazar, Fiscal General de la Nación, dijo en Twitter, que quienes trabajan en la institución “debemos ser conscientes de la responsabilidad de nuestras acciones”. Salazar aseguró que no permitirá que las malas actuaciones de algunos funcionarios “empañen la labor de toda la institución”. La Fiscal General dijo que seguirán “combatiendo la impunidad”, y sostuvo que reafirmaba su compromiso con las víctimas.

  • Esto es lo que sabemos sobre el femicidio a Lisbeth Baquerizo

    • Lisbeth Baquerizo

      Fotografía tomada de la cuenta de Twitter de la mamá de Lisbeth Baquerizo

    El pasado 21 de diciembre Lisbeth Baquerizo, de 30 años de edad, fue asesinada en Puerto Azul, una urbanización cerrada de alta plusvalía en la vía a la Costa, en la salida de la ciudad costera de Guayaquil, donde la mujer vivía con su marido. El caso ha sido catalogado como un posible femicidio pues el principal sospechoso es su esposo, Luis Javier Hermida, que está prófugo. Además, el asesinato habría sido encubierto por el sospechoso y sus familiares con la presunta ayuda de un médico y de un empleado de una funeraria. 

    |¿Quieres saber cómo se hizo esta historia? Únete a la membresía GK para estar en contacto directo con el equipo de la redacción|

    El día en que Baquerizo fue asesinada, sus padres aseguran que recibieron una llamada de su consuegro (padre del principal sospechoso), quien les avisaba que su hija se había caído y se había muerto. Sin embargo, las crecientes sospechas de su madre —a quien algunas amigas de su hija le dijeron que ella era víctima de violencia de género—, la llevaron a notificar a la Fiscalía, que ordenó una autopsia al cadáver de Lisbeth Baquerizo. 

    El 22 de diciembre, funcionarios del departamento de Medicina Legal llegaron a la sala de velación a retirar el cuerpo de Baquerizo. El sospechoso huyó ese mismo momento, con la ayuda de quien sería su hermano en un carro a toda velocidad y casi atropellando a uno de los policías. Desde entonces se desconoce el paradero de Hermida, pero según el perfil de Twitter abierto por la familia de Baquerizo para informar sobre el caso, él, sus padres y sus hermanos estarían en Bogotá, Colombia.

    En esa la autopsia se determinó que Baquerizo no había muerto de un infarto, como decía el certificado de defunción firmado por un médico, sino por un “traumatismo craneoencefálico” causado por dos heridas hechas con un “objeto contundente”; es decir, un objeto pesado y con filo, según la Fiscalía. Los médicos forenses de la Policía Judicial determinaron, además, que las heridas en la cabeza de Lisbeth Baquerizo habían sido cubiertas por un pegamento con el cabello, dice la madre de Baquerizo, en Twitter. 

    La Fiscalía Provincial del Guayas comenzó la investigación por el presunto delito de femicidio, que durará 90 días. El 8 de enero de 2021, la Fiscalía incautó dispositivos de vigilancia en la urbanización Puerto Azul. Los funcionarios de la Fiscalía analizaron los videos de las cámaras de seguridad para determinar quiénes entraron a la urbanización el día del asesinato a Lisbeth Baquerizo. 

    En la casa de Baquerizo, los agentes de la Dirección Nacional de Delitos Contra la Vida, Muertes Violentas, Desapariciones, Extorsión y Secuestros (Dinased) encontraron huellas de sangre en la cocina, sala y baño. Los agentes también determinaron que la escena de una supuesta caída había sido montada. La Fiscalía pidió al Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC) una copia certificada del acta de defunción de Baquerizo. El 9 de enero, luego de rendir su versión en la Fiscalía en Guayaquil, fue detenido el médico que firmó el acta de defunción con las supuestas causas de muerte natural de Lisbeth Baquerizo.  

    PUBLICIDAD

    El fiscal de la Unidad de Violencia de Género, Luis Machado, solicitó una boleta de detención para que el médico aclare la situación sobre la muerte de Baquerizo.  El médico rindió su versión y luego fue trasladado a la Policía Judicial para que hiciera una ampliación de su versión, pues había afirmaciones confusas en su declaración. 

    El mismo día, Jennifer Montaño, jueza de la Unidad Especializada de Violencia contra la Mujer y Miembros del Núcleo familiar de Guayaquil, dictó prisión preventiva para el médico identificado como Marlon Eras Martínez, quien está siendo procesado por el presunto delito de femicidio, como cómplice. Hasta ahora, es el único detenido en este caso. 

    El personal de una funeraria que habría participado en los trámites mortuorios de Baquerizo también declaró en la Fiscalía. La Fiscalía pidió que se detenga, por el supuesto delito de fraude procesal, al maquillador de la funeraria, identificado solo como Richard A. 

    La familia del sospechoso tampoco ha sido localizada. 

    La jueza Montaño dictó medidas de protección para los padres y la hermana de Baquerizo: una boleta de auxilio, la prohibición de que el médico Marlon Eras Martínez se les acerque o los intimide a ellos o a terceros.  También la jueza dispuso la atención médica y psicológica a los familiares de Lisbeth. 

    Según el Código Orgánico Integral Penal (COIP) el femicidio es cualquier tipo de violencia o la muerte de una mujer por el hecho de serlo. En Ecuador, este delito es castigado con 22 a 26 años de prisión. 

    | Si quieres recibir los textos de GK en tu correo, regístrate aquí. | 

    El 12 de enero, día en que los padres de Lisbeth, Mario Baquerizo y Katty Muñoz, y los padres y los hermanos del sospechoso iban a declarar sobre los hechos, hubo una falsa alarma de bomba en la Fiscalía Provincial del Guayas, por lo que las declaraciones se suspendieron por un momento. Tres días después, la Fiscalía allanó las oficinas de la Dirección de Control Jurídico y Actuación Fiscal de la Fiscalía Provincial de Guayas por sospechas de actos de corrupción en la investigación del caso. En el allanamiento se incautaron equipos electrónicos y teléfonos celulares de una funcionaria que estaría involucrada en los supuestos actos de corrupción.

    Lisbeth Baquerizo Muñoz era ingeniera comercial, trabajaba en una empresa de electrodomésticos hacía 5 años. También era modelo y maquilladora profesional. 

    |Para saber las últimas actualizaciones sobre las Elecciones de 2021 en Ecuador, haz clic aquí|

    Según las cifras de la Alianza para el Monitoreo y Mapeo de los femicidios en Ecuador, cada tres días, una mujer, niña o adolescente es víctima de femicidio en el país. En el 66,3% de los casos, los asesinos eran las parejas o exparejas de las víctimas. Entre marzo y mayo de 2020, el periodo más crítico de la pandemia por el covid-19, la Alianza registró 23 femicidios. En los 15 días de 2021, ha habido ya dos femicidios, según la misma Alianza. 

  • Plantón a favor de Lisbeth Baquerizo

    • Lisbeth Baquerizo

      Fotografía tomada de la cuenta de Twitter de la mamá de Lisbeth Baquerizo

    Familiares y amigos de Lisbeth Baquerizo continúan clamando por justicia. Hoy, martes 19 de enero de 2021, se convocó a un plantón a las 10h00 en la Plaza La Merced, en el centro de la ciudad portuaria de Guayaquil. A través de la cuenta de Twitter, en honor a Lisbeth Baquerizo, se convocó a “un plantón pacífico, para mostrarle al Estado y a sus funcionarios corruptos, que gracias a la unión somos seres despiertos, que no se callan”.

    |¿Quieres saber cómo se hizo esta historia? Únete a la membresía GK para estar en contacto directo con el equipo de la redacción|

    El pasado 21 de diciembre  de 2020, Lisbeth Baquerizo, de 30 años, fue asesinada en la urbanización Puerto Azul, ubicada en la Vía a la Costa, a las afueras de Guayaquil. El caso ha sido catalogado como un posible femicidio pues el principal sospechoso es su esposo, Luis Javier Hermida, que está prófugo hace casi un mes. También estarían involucrados los padres de Luis Javier Hermida como presuntos cómplices. 

    El 15 de enero de 2021, se allanaron oficinas de la Dirección de Control Jurídico y Actuación Fiscal de la Fiscalía Provincial, edificio La Merced por sospechas de que funcionarios de la propia fiscalía habrían cometido irregularidades dentro del proceso de investigación. En su cuenta de Twitter, la Fiscalía informó que en la diligencia se incautaron equipos electrónicos y teléfonos celulares de una funcionaria de la Institución, pues según la fiscalía, se “investiga presuntos actos de corrupción relacionados con la investigación del presunto femicidio de Lisbeth B”

    La Fiscalía Provincial del Guayas comenzó la investigación por el presunto delito de femicidio. Esta etapa dura 90 días. El 9 de enero, luego de rendir su versión en la Fiscalía en Guayaquil, fue detenido el médico que firmó el acta de defunción en la que declaraba la “muerte natural” de Lisbeth Baquerizo.  

    El personal de una funeraria que habría participado en los trámites mortuorios de Baquerizo también declaró en la Fiscalía. La Fiscalía pidió que se detenga, por el supuesto delito de fraude procesal, al maquillador de la funeraria, identificado, por la fiscalía, solo como Richard A. Los padres del sospechoso, y presuntos cómplices del delito, tampoco ha sido localizados.

    | Si quieres recibir los textos de GK en tu correo, regístrate aquí. |

    PUBLICIDAD

    Hasta el momento, no se ha logrado una formulación de cargos contra Luis Javier Hermida, presunto asesino de Lisbeth Baquerizo. Según el artículo 141 del Código Orgánico Integral Penal (COIP) el femicidio es cualquier tipo de violencia o la muerte de una mujer por el hecho de serlo. En Ecuador, este delito es castigado con 22 a 26 años de prisión. 

  • La Fiscalía allanó las oficinas del INEC en Guayaquil por el caso Lisbeth Baquerizo

    • investigación por el femicidio de Lisbeth

      Fotografía tomada de la cuenta de Twitter de la Fiscalía General del Estado.

    La Fiscalía allanó las oficinas del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) en la ciudad costera de Guayaquil como parte  de la investigación por el presunto femicidio de Lisbeth Baquerizo. Según la Fiscalía, el allanamiento se hizo durante el fin de semana, pero fue anunciado hoy. 

    |¿Quieres saber cómo se hizo esta historia? Únete a la membresía GK para estar en contacto directo con el equipo de la redacción|

    Lisbeth  Baquerizo fue asesinada el 21 de diciembre de 2021 en su casa en Guayaquil y el principal sospechoso es su esposo, Luis Javier Hermida. Hermida le dijo a los familiares de Lisbeth, que la joven se cayó por las escaleras y falleció. Pero durante el velorio, un día después de su muerte, amigas de Lisbeth le contaron a su madre, Katty Muñoz,  que ella era víctima de violencia de género. Muñoz notificó el caso a la Fiscalía y esta ordenó que se hiciera una autopsia. 

    El certificado de defunción original de Baquerizo dice que la joven de 30 años falleció debido a un infarto. Sin embargo, la autopsia ordenada por la Fiscalía determinó que la causa de muerte fue un  “traumatismo craneoencefálico” causado por dos heridas hechas con un “objeto contundente”— es decir, un objeto filoso y pesado. En el allanamiento a las oficinas del INEC, la Fiscalía logró obtener el certificado de defunción original y otros documentos —no se indicó cuáles— que servirán para aclarar el caso y continuar con la investigación. 

    | Si quieres recibir los textos de GK en tu correo, regístrate aquí. | 

    El acta de defunción de Baquerizo fue firmada por el médico Marlon Eras Martínez. El 9 de enero, Martínez rindió su versión y luego fue trasladado a la Policía Judicial para que hiciera una ampliación de su versión, pues había afirmaciones confusas en su declaración. El mismo día, la jueza Jennifer Montaño dictó prisión preventiva para el médico por el presunto delito de femicidio, como cómplice. Hasta ahora, es el único detenido en este caso. 

    El asesinato de Lisbeth habría sido encubierto por el sospechoso de femicidio y sus familiares con la presunta ayuda de Eras Martínez, quien firmó el acta de defunción, y Richard Anzoátegui, maquillador de cadáveres de la funeraria. Los médicos forenses de la Policía Judicial determinaron que las heridas en la cabeza de Lisbeth Baquerizo habían sido cubiertas por un pegamento con el cabello. Esto lo habría hecho Anzoátegui en la funeraria. 

    PUBLICIDAD

    Por la muerte de Lisbeth Baquerizo ahora se investigan dos delitos: femicidio y fraude procesal. Por el presunto delito de femicidio se investiga al esposo de Lisbeth, Luis Javier Hermida. De ser declarado culpable, Hermida iría a la cárcel entre 22 y 26 años. 

    Por el delito de fraude procesal —engañar a un juez en un proceso judicial, ocultar pruebas o modificar el estado de las cosas de una investigación— la Fiscalía investiga a la madre, al padre y al hermano de Hermida. Podrían ser sancionados con prisión de 1 a 3 años. Todos están prófugos, pero según una cuenta de Twitter que abrieron los familiares de Baquerizo, todos estarían en Bogotá, Colombia.

    |Para saber las últimas actualizaciones sobre las Elecciones de 2021 en Ecuador, haz clic aquí| 

    Desde enero hasta noviembre de 2020 hubo 101 feminicidios en Ecuador, según cifras de la Alianza para el Monitoreo y Mapeo de los femicidios. En más de la mitad de los casos (66,3%), los feminicidas eran las parejas o exparejas de las víctimas.

  • Fiscal solicitó exhumar cuerpo de Lisbeth Baquerizo, familia lo cuestiona

    • cuerpo de Lisbeth Baquerizo

      Fotografía tomada de la cuenta de Twitter de Lisbeth Baquerizo.

    La investigación por el asesinato de Lisbeth Baquerizo está lejos de terminar. La tarde de hoy, martes 9 de febrero, el fiscal encargado del caso, Luis Machado, solicitó la exhumación (es decir, desenterrar) el cadáver de Lisbeth Baquerizo. La decisión se supo por la cuenta de Twitter que la madre de Baquerizo, Kathy Muñoz, utiliza para informar sobre el avance y tropiezos del caso. La madre de Lisbeth Baquerizo condenó la orden del fiscal. “Que cree que le pueden decir los GUSANOS que ahora devoran el cuerpo de mi hija es ESPELUZNANTE e INHUMANO lo que pretende hacer”, dijo Muñoz en su publicación en la red social. 

    |¿Quieres saber cómo se hizo esta historia? Únete a la membresía GK para estar en contacto directo con el equipo de la redacción.|

    Muñoz adujo que el fiscal Machado pretendería dilatar el proceso de vinculación de cargos contra Luis Javier Hermida, viudo de su hija y principal sospechoso de su su muerte. Muñoz sostuvo, además, que la diligencia era innecesaria pues el departamento de medicina legal de la Policía realizó una autopsia, tras la cual se concluyó que la de su hija fue una “muerte violenta causada por HERIDA CONTUSA CORTANTE”. 

    El 21 de diciembre del año pasado, Lisbeth Baquerizo fue asesinada en la urbanización Puerto Azul en las afueras de la ciudad portuaria de Guayaquil. El principal sospechoso del crimen es su viudo, Luis Javier Hermida, quien está prófugo, tras escapar del velatorio de su esposa, cuando la Fiscalía y la Policía fueron a buscarlo para que rindiera su versión. Los padres de Luis Javier Hermida, un médico y un empleado de una funeraria son investigados por haber presuntamente encubierto el crimen y por posible fraude procesal. 

    El día en que Lisbeth fue asesinada, sus padres recibieron una llamada del padre de Luis Javier Hermida. En la llamada, les habrían dicho que su hija murió después de haberse caído de las escaleras. Pero la autopsia ordenada por la Fiscalía determinó que la causa de muerte fue un  “traumatismo craneoencefálico” causado por dos heridas hechas con un “objeto contundente”. 

    | Si quieres recibir los textos de GK en tu correo, regístrate aquí. |

    El 15 de enero de este año, se allanaron oficinas de la Dirección de Control Jurídico y Actuación Fiscal de la Fiscalía Provincial, edificio La Merced por sospechas de que funcionarios de la propia fiscalía habrían cometido irregularidades dentro del proceso de investigación. 

    PUBLICIDAD

    Hasta el momento, la Fiscalía General del Estado no se ha pronunciado sobre la diligencia. Tampoco lo ha hecho Machado.  

  • La Fiscalía instaló una audiencia de vinculación contra tres implicados en el caso Lisbeth Baquerizo

    • sospechosos del femicidio de Lisbeth

      Fotografía tomada de la cuenta de Twitter de la Fiscalía General del Estado

    El caso por el femicidio de Lisbeth Baquerizo avanza. La mañana de hoy, 11 de febrero de 2021, se instaló la audiencia de vinculación contra Luis Javier Hermida, esposo de Baquerizo; Richard Anzoátegui, trabajador de la funeraria y que, supuestamente, habría ayudado cubrir las heridas y Ronald Pazmiño, cercano a la familia de Hermida. Los tres por su “presunta participación en el femicidio” de Baquerizo. Una audiencia de vinculación es un proceso en el cual la Fiscalía vincula a un sospechoso a un proceso penal.

    |¿Quieres saber cómo se hizo esta historia? Únete a la membresía GK para estar en contacto directo con el equipo de la redacción|

    Tras la audiencia, el juez dictó prisión preventiva para Hermida y  Pazmiño. Anzoátegui tendrá que presentarse periódicamente ante las autoridades para evitar que huya. 

    Hermida era el esposo de Lisbeth Baquerizo y es el principal sospechoso. La joven de 30 años fue asesinada el 21 de diciembre de 2021 en su casa en un conjunto residencial de la ciudad costera de Guayaquil. Hermida le habría dicho a los familiares de Lisbeth, que la joven se cayó por las escaleras y falleció. Pero de inmediato hubo contradicciones en su versión. 

    Amigas de Lisbeth le contaron a su madre, Katty Muñoz, que la joven era víctima de violencia de género. Por lo que Muñoz notificó el caso a la Fiscalía y esta ordenó que se hiciera una autopsia. Esta determinó que la causa de muerte fue un “traumatismo craneoencefálico” causado por dos heridas hechas con un “objeto contundente” —es decir, un objeto pesado. 

    De ser declarado culpable por el femicidio de su esposa, Luis Hermida podría ir a la cárcel entre 22 y 26 años, según lo establecido por el Código Orgánico Integral Penal (COIP). Hermida y su familia están prófugos, pero según una cuenta de Twitter que abrieron los familiares de Baquerizo, todos estarían en Bogotá, Colombia.

    Richard Anzoátegui en cambio es acusado de participar en el encubrimiento del femicidio. Los médicos forenses de la Policía Judicial determinaron que las heridas en la cabeza de Lisbeth Baquerizo habían sido cubiertas por un pegamento con el cabello. Esto lo habría hecho Anzoátegui en la funeraria en la que trabajaba y donde velaron a Lisbeth. 

    PUBLICIDAD

    Ayudar a encubrir un crimen es fraude procesal y es un delito. Según el COIP se sanciona con prisión de 1 a 3 años. Por este delito se investigaba también a la madre, al padre y al hermano de Hermida. Sin embargo, aún no han sido vinculados al proceso. 

    Otro de los sospechosos vinculados por la Fiscalía hoy es Ronald Pazmiño. El abogado de la familia Baquerizo, Silvio Enríquez dijo a GK que no sabe ni entiende por qué lo vinculan. Según Enríquez, Pazmiño es un motociclista que trabaja con la familia Hermida. Se cree que Pazmiño llevó a Luis Hermida a su casa a cometer el crimen. Pero según el abogado Enríquez, Pazmiño no entró a la casa y no vio que Hermida había asesinado a Lisbeth Baquerizo.  

    Otro implicado en el caso era Marlon Eras Martínez.  El supuesto médico había firmado el acta de defunción original de Baquerizo que decía que había fallecido debido a un infarto. El 9 de enero de 2021, Martínez rindió su versión del caso y fue trasladado a la Policía Judicial para que hiciera una ampliación de su versión. El mismo día, la jueza Jennifer Montaño dictó prisión preventiva por el presunto delito de femicidio, como cómplice. 

    | Si quieres recibir los textos de GK en tu correo, regístrate aquí. | 

    Hace dos días, el 9 de febrero, Katty Muñoz, la madre de Lisbeth denunció  en redes sociales que el fiscal Luis Machado quería exhumar el cuerpo de su hija para dilatar el proceso. En la cuenta de Twitter creada por los familiares de Baquerizo, Muñoz tachó de “espeluznante e inhumano” lo que se pretendía hacer. Además dijo que exhumar el cuerpo de su hija era innecesario porque el departamento de medicina legal de la Policía ya determinó la verdadera causa de muerte de la joven. 

  • Detienen a otro involucrado en el femicidio de Lisbeth Baquerizo

    • femicidio de Lisbeth Baquerizo

      Fotografía tomada de la cuenta de Twitter Lisbeth Baquerizo

    Por el femicidio de Lisbeth Baquerizo hay un segundo detenido. En la mañana del 17 de febrero fue detenido Richard Anzoategui, el maquillador y formolizador de la funeraria, quien habría ayudado a cubrir las heridas de Lisbeth Baquerizo. La Fiscalía General del Estado publicó un tuit en el que informa sobre la detención. Anzoátegui fue detenido por el supuesto delito de fraude procesal, que es el intento de entorpecer la investigación judicial. 

    |¿Quieres saber cómo se hizo esta historia? Únete a la membresía GK para estar en contacto directo con el equipo de la redacción|

    El detenido tenía orden de prisión preventiva por el delito de fraude procesal dentro de la investigación del femicidio a Lisbeth Baquerizo. 

    El abogado Silvio Enríquez, abogado de la familia de Lisbeth Baquerizo, dice que por el delito de femicidio, el juez en cambio había dictado medidas sustitutivas para Anzoátegui. El procesado debía presentarse cada 5 días ante el fiscal a cargo. Es decir, contra Anzoategui hay dos acusación: por fraude procesal y femicidio. 

    Según el COIP, el fraude procesal se sanciona con prisión de 1 a 3 años. Mientras que la persona culpable del delito de femicidio puede recibir de 22 a 26 años de cárcel. 

    El 21 de diciembre de 2020, en un conjunto residencial en la vía a la Costa en Guayaquil en el que vivía Lisbeth Baquerizo de 30 años y su esposo, ella fue encontrada muerta, las primeras versiones de la familia del esposo, fue que ella se cayó de las escalares. 

    Según el informe de la autopsia, la muerte fue por un “traumatismo craneoencefálico” causado por dos heridas hechas con un “objeto contundente” —es decir, un objeto pesado.

    PUBLICIDAD

    Luis Javier Hermida, el esposo de Baquerizo, es el principal sospechoso del femicidio y está prófugo. Se supone que está en Bogotá, Colombia, según lo último que informó su abogado. 

    Por el delito de fraude procesal la madre, el padre y el hermano de Hermida tienen una boleta de detención por 24 horas para fines investigativos. Sin embargo, aún no han sido vinculados al proceso. También están prófugos. 

    En la audiencia de vinculación realizada el 11 de febrero también fueron vinculados a la investigación por femicidio: Luis Javier Hermida y Ronald Pazmiño persona cercana a la familia de Hermida, quien habría llevado en una moto a Hermida a su casa. Pero él no había entrado a la casa. Para Hermida, Ronald Pazmiño y Richard Anzoategui hoy detenido, hay una orden de prisión preventiva. 

    El 9 de enero de 2021, el médico Marlon Eras Martínez fue detenido en prisión preventiva. Ese día Eras fue a la Fiscalía a rendir su versión sobre los hechos. 

    | Si quieres recibir los textos de GK en tu correo, regístrate aquí. | 

    Katty Muñoz, madre de Lisbeth Baquerizo, quien exige justicia por la muerte de su hija, dijo “la anhelada justicia por la que tanto grito, por la que el Ecuador ahora me conoce, está llegando a cuenta gotas”. 

    Según la Alianza para el Monitoreo y Mapeo de los femicidios en Ecuador, cada tres días, una mujer, niña o adolescente es víctima de femicidio. Desde 2014 a 2020 hubo 805 femicidios. 

  • Juez dictó prisión preventiva para otro involucrado en el femicidio de Lisbeth Baquerizo

    • prisión preventiva para involucrado

      Fotografía tomada de la cuenta de Twitter de la Fiscalía General del Estado.

    La mañana de hoy, 18 de febrero de 2021, un juez dictó prisión preventiva contra Richard Anzoátegui dentro de la investigación del femicidio de Lisbeth Baquerizo. El pedido de prisión preventiva fue presentado por la fiscal Yoli Pinillo, coordinadora de la Unidad de Violencia de Género de la Fiscalía Provincial del Guayas, por presunto fraude procesal.

    |¿Quieres saber cómo se hizo esta historia? Únete a la membresía GK para estar en contacto directo con el equipo de la redacción|

    Según el Código Orgánico Integral Penal (COIP), el fraude procesal es un delito que se comete cuando se intenta entorpecer una investigación judicial. Se sanciona con prisión de 1 a 3 años. 

    Anzoátegui, era el maquillador y formolizador de la funeraria en la que velaron a Lisbeth después de su muerte. Supuestamente,  Anzoátegui habría ayudado a encubrir el femicidio. Una autopsia ordenada por la Fiscalía determinó que las heridas en la cabeza de Lisbeth Baquerizo, que causaron su muerte, habían sido cubiertas por un pegamento con el cabello. Esto lo habría hecho Anzoátegui en la funeraria.

    Por ayudar a encubrir el asesinato de Baquerizo, la Fiscalía también estaba investigando a la madre, al padre y al hermano de Luis Hermida, esposo de Lisbeth Baquerizo y principal sospechoso. Sin embargo, hasta ahora no han sido vinculados al proceso. Todos ellos están prófugos.

    Anzoátegui fue detenido la mañana de ayer, 17 de febrero, en la provincia de Guayas, por el presunto delito de fraude procesal. Sin embargo, el pasado 11 de febrero de 2021, un juez lo vinculó en el proceso por el femicidio de Baquerizo.

    Por este delito, el juez le dictó medidas cautelares al maquillador. Él tenía que presentarse cada 5 días ante el fiscal a cargo del caso. Por otra parte, para el esposo de Lisbeth Baquerizo, Luis Hermida, el juez dictó prisión preventiva. Sin embargo, no está en la cárcel porque está prófugo desde diciembre de 2020. 

    PUBLICIDAD

    Lisbeth Baquerizo, de 30 años, fue asesinada el 21 de diciembre de 2020 en su casa. La versión inicial de su muerte fue que había caído por las escaleras y falleció. Pero de inmediato se comprobó que no fue así. A pesar de que el acta de defunción de Baquerizo decía que había muerto de un infarto, médicos forenses de la Policía Judicial determinaron que la joven murió a causa de un traumatismo en la cabeza causado por un objeto contundente. 

    Además de Hermida y Anzoátegui, otro implicado en el caso es el médico Marlon Eras Martínez. Eras supuestamente había firmado el acta de defunción de Baquerizo que decía que había fallecido debido a un infarto. El 9 de enero de 2021, la jueza Jennifer Montaño le dictó prisión preventiva como presunto cómplice del delito de femicidio, y ahora está detenido. 

    | Si quieres recibir los textos de GK en tu correo, regístrate aquí. | 

    Ayer, tras la detención de Anzoátegui, Silvio Enríquez, abogado de la familia de Lisbeth, denunció en redes sociales que no había ningún fiscal que impulsara el caso por el presunto fraude procesal. “Pasan las horas y la formulación de cargos es incierta”, dijo Enríquez. 

  • Ir a Arriba