Los interpelantes en el juicio político contra María Paula Romo también intervinieron en el proceso que se lleva a cabo hoy, 24 de noviembre, en el pleno virtual de la Asamblea. Amapola Naranjo, asambleísta por Pichincha, dijo en la sesión que Romo utiliza a la Policía: “la pone detrás de ella como un respaldo”, dijo Naranjo. 

|¿Quieres saber cómo se hizo esta historia? Únete a la membresía GK para estar en contacto directo con el equipo de la redacción|

Amapola Naranjo intervino acompañada por varias personas que fueron heridas en el paro nacional de 2019 y que perdieron uno de sus ojos por el impacto de las bombas lacrimógenas como Yajaira Urresta Guzmán. Naranjo dijo que el juicio político es contra Romo y no contra la Policía: “nosotros reconocemos que la Policía Nacional es una noble institución que tiene que estar junto a la ciudadanía, protegiéndola y garantizando la seguridad ciudadana”, sostuvo la asambleísta. Naranjo dijo que los interpelantes han presentado pruebas para demostrar que la Policía obedeció un plan. Dirigiéndose a Romo, dijo: “un plan, señora Ministra, aprobado, autorizado por usted”. Según Naranjo, la ejecución de ese causó dolor. 

La asambleísta Naranjo dijo que Romo incumplió las funciones que tiene como Ministra. Naranjo dijo que María Paula Romo no emitió políticas públicas para la protección de los derechos ciudadanos. Afirmó que en la gestión de la Ministra no ha habido capacitación a la fuerza pública “para evitar femicidios, por ejemplo”.

Otro de los incumplimientos de funciones que Naranjo alega es el uso indebido de bienes públicos. La asambleísta se refirió al uso de Romo de un helicóptero policial en julio de 2019 para viajar a Esmeraldas. La asambleísta dijo que Romo adaptó el helicóptero para lo que llamó “paseos familiares”. Romo alegó que el uso era justificado porque estaba encargada de preparar la reunión en Salinas del presidente Moreno y Juan Guiadó, presidente interino de Venezuela.  En el helicóptero también viajó Iván Granda, pareja de Romo. La Ministra adujo que no usaron una avioneta o helicóptero privado porque son funcionarios de “alto riesgo del Estado”, y que por eso debían estar protegidos.   

PUBLICIDAD

Lourdes Cuesta, otra de los tres asambleísta interpelantes, dijo que “el juicio no tiene dos causales sino que es una sola: el incumplimiento de funciones”. Cuesta dijo que alrededor de ese incumplimiento está el rechazo del juicio político que hizo la Asamblea en diciembre de 2019. La Comisión de Fiscalización de la Asamblea rechazó el pedido porque no hubo las suficientes pruebas, según sus miembros. Cuesta dijo que Romo ha incumplido sus funciones desde que asumió el ministerio de gobierno hasta hoy. 

El asambleísta por Guayas Roberto Gómez es el tercer interpelante. Gómez, que como Cuesta salió de CREO (aunque a diferencia de ella, mediando una pelea pública con el líder del partido, Guillermo Lasso) dijo que la ministra ha violado la ley y que, por eso, ha sido llamada a juicio. Gómez dijo que Romo debe ser censurada por poner en riesgo la vida de los policías, dándoles implementos en mal estado. Gómez se refirió al uso de bombas lacrimógenas caducadas. Gómez dijo que con materiales en mal estado, la Policía no podía cumplir su misión que es proteger la ciudad y el Ecuador. 

| Si quieres recibir los textos de GK en tu correo, regístrate aquí. |

En su comparecencia, Amapola Naranjo presentó un video en el que apareció Mónica Krauter, doctora en química y docente de la Universidad Simón Bolívar, que dijo “yo no estoy de acuerdo con declaraciones que a mi juicio son irresponsables al afirmar que una bomba lacrimógena después de vencida pierde efectividad”.

Luego de las tres intervenciones, en el pleno los asambleístas comenzaron a debatir sobre la censura y destitución de Romo. El asambleísta Homero Castanier del movimiento CREO, dijo que toda la bancada apoya la destitución de Romo. El asambleísta César Rohón dijo que cada autoridad debe ser responsable de sus actos y los actos de octubre de 2019 deben sancionarse y no quedar en la impunidad.

Hasta las cinco y cuarenta de la tarde, los asambleístas seguían interviniendo.