El 3 de julio de 2019, la asambleísta independiente, María Lourdes Cuesta entregó al contralor Pablo Celi una carta solicitando que la Contraloría investigue el uso de una aeronave y un helicóptero parte del servicio aeropolicial de la Policía Nacional —que se encarga de dar seguridad aérea a dignatarios— por parte de la ministra de Gobierno, María Paula Romo, y el secretario anticorrupción de la Presidencia, Iván Granda, junto a los dos hijos menores de edad de Granda. Cuesta explica, en la carta, que los ministros viajaron de Salinas a Esmeraldas para vacacionar en el Club Casa Blanca y que se usó el avión y el helicóptero del Estado para fines personales y no oficiales.

La ministra Romo hizo pública la carta de Cuesta el 13 de julio de 2019 en Twitter y  justificó el viaje diciendo que: “en la fecha a la que se refiere, estuve encargada de preparar la reunión del presidente Moreno y el presidente Guaidó. Reunión que se dio en Salinas”. El mismo día, Granda publicó en la misma red una “aclaración a la ciudadanía” diciendo que estuvo en Salinas para cumplir un acto oficial. 

Dos semanas después, Granda, en una entrevista en el programa Veraz de Carlos Vera, el 28 de julio de 2019, admitió que viajó con María Paula Romo, ministra de Gobierno, y sus dos hijos desde Salinas a Casa Blanca, en Esmeraldas, luego de asistir al encuentro del presidente del Ecuador, Lenín Moreno, y el presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, el 2 de marzo. Durante la entrevista Granda dijo “no tenemos plata, no somos Correa” cuando Vera le preguntó por qué no contrataron una avioneta privada. Granda recalcó que tanto él como María Paula Romo son dos de los funcionarios de alto riesgo del Estado y que por eso debían estar protegidos. El secretario Granda también calificó a la denuncia de la asambleísta Cuesta como “inescrupulosa, infame e infundada”.  Durante la entrevista con Vera, Granda dijo que “las redes correístas se gastaron 30 mil dólares” en redes sociales para dañar la imagen de él y de Romo. 

En una rueda de prensa en la Asamblea Nacional, el 30 de julio, la ministra Romo dijo que las declaraciones de Granda “no son exactas” y que ella mismo pidió a la Contraloría —apenas se enteró de la denuncia de Cuesta— que se realice un examen especial para que se determine si existió un mal uso de los recursos y bienes del estado y que “no quede ninguna duda”. También Romo dijo que hay otros temas más importantes y que no quiere que hayan “distracciones”.

Dos días después de la entrevista de Granda con Vera, la ministra Romo, en una entrevista en Radio Visión con Diego Oquendo, dijo que los correístas “están tomando como pretexto” un viaje que ella realizó hace seis meses para perjudicarla. Además, Romo explicó que sus condiciones de seguridad la obligan a movilizarse de esa manera porque tiene “protección 24 horas al día, 7 días a la semana y 365 días al año”. Romo dijo que son pocos los funcionarios que tienen ese tipo de protección y que, para tenerla, se realiza un análisis de riesgo y, en su caso, “en ningún momento puede estar sin custodia” y que la misma protección se aplica cuando ella está con su “núcleo familiar”. Cuando el periodista Oquendo le preguntó si el secretario Granda es parte de su núcleo familiar, la ministra Romo respondió que “para todos los fines prácticos” Iván es su marido.

PUBLICIDAD

El vicepresidente Otto Sonhenhozler publicó un tuit explicando que, en el caso de la ministra Romo, “su seguridad y la de su familia es prioridad del Gobierno Nacional”. Richard Martínez, ministro de Finanzas, se solidarizó en Twitter con la ministra Romo. Martínez dijo que “ser oposición no puede ser excusa para la demagogia y mala fe”  y que “¿a quién se le puede ocurrir que la Ministra del Interior no tenga seguridad para ella y su familia?”.  

Luego de la entrevista de Granda, en redes sociales el asambleísta Virgilio Hernández criticó en Twitter el uso del aeropolicial y dijo que “el chiste se cuenta solo” porque, por el mismo motivo, se destituyó al general de la Policía, Enrique Espinoza, que utilizó un helicóptero para fines personales y tuvo un accidente en él. El expresidente Rafael Correa escribió en Twitter que es una “vergüenza” que la Policía Nacional “alcahuetee la sinvergüencería de la ministra del Interior y su novio” y que “no se puede utilizar un helicóptero del Estado para ir de vacaciones”.