El Respiro

Un paso necesario

Estas son las buenas noticias del 9 de julio de 2020: el amor vuelve a triunfar, el arte no se detiene, delfines felices y más.
  • Tailandia aprueba legalización de uniones del mismo sexo, buenas noticias

    Ilustración de Paula de la Cruz.

Este es El Respiro, la dosis diaria de noticias buenas para sonreír y olvidarnos —por un rato, al menos— de la emergencia sanitaria.

Más arte en Nueva York

La pandemia de covid-19 no ha sido una excusa para detener el arte. En Nueva York, la exhibición Art on the Grid presenta  en varias paradas de autobuses de la ciudad obras creadas durante la crisis sanitaria. 

|Como a muchas otras industrias, la emergencia sanitaria está afectando la capacidad de los medios de financiarse. Si nuestro trabajo te ayuda a estar mejor informado, #haztuparte aquí|

El nombre de la exhibición hace referencia a la cuadrícula del mapa de las paradas de autobuses neoyorquinas. Busca exponer a varios artistas que representan los distintos distritos de la ciudad. Entre los 50 artistas, están María Berro, de Colombia, y Lucía Hierro y Firelei Báez, de República Dominicana

Las obras de Báez representan temas sociales como la desaparición de alrededor de 70 mil mujeres negras en Estados Unidos, su identidad caribeña, y la resistencia de la autora afroamericana Octavia Butler.

La exposición fue dividida en dos partes. Las obras de la primera ya fueron hechas públicas. Están en 100 paradas. Las 40 obras restantes serán mostradas al público a partir del 27 de julio. 

Al estar expuestas en las paradas de autobuses, las obras de arte tienen por objetivo recordar el espíritu creativo de una ciudad que no se detiene nunca —ni siquiera con la pandemia. Art on the Grid ha convertido a Nueva York en una inmensa galería de arte al aire libre que no tiene costo alguno. 

Para aquellos que no están en Nueva York y desean disfrutar la muestra, el Public Art Fund, organización encargada de la exhibición, tiene una galería virtual.

Un paso necesario, pero incompleto

El gabinete de Tailandia aprobó hoy dos proyectos de ley que permitirán que las uniones del mismo sexo tengan un estatus legal similar al de los matrimonios heterosexuales.

El gabinete de Tailandia es el órgano principal de la rama ejecutiva de su Estado. Sus miembros son los responsables de la administración y gestión de varias agencias estatales. Pero, además, se encarga de la formulación de políticas y es una de las instituciones autorizadas para presentar proyectos de ley al Parlamento para su consideración. El gabinete tiene tanto poder que incluso es capaz de convocar a un referéndum nacional.

La Ley de Asociación Civil propuesta por el gabinete permitiría a las parejas del mismo sexo registrarse legalmente como pareja si ambos tienen al menos 17 años, y al menos uno es ciudadano tailandés. 

Su unión no sería un matrimonio como tal, pero aún así, concedería muchos derechos similares a los de las parejas heterosexuales casadas como la adopción y la herencia. Sin embargo, las parejas del mismo sexo no tendrán derecho a los mismos beneficios financieros del estado como en un matrimonio heterosexual, por lo que si bien es un buen paso, aún se necesitan más.

|¿Te gustan la portadas de El Respiro? Ahora puedes llevártelas a casa. ¡Visita nuestra tienda y compra las que quieras aquí! |

El gabinete tailandés propuso, además, enmiendas al Código Civil y Comercial que especifican regulaciones adicionales para las uniones civiles. Las reformas prohibirán la participación en más de una relación sentimental a la vez y establecerán que el derecho a la pensión alimenticia se pierde cuando una pareja forma una relación nueva con alguien más.

Kittinun Daramadhaj, presidente de Rainbow Sky de Tailandia, una organización que promueve la diversidad de género, ayudó a redactar el proyecto de ley. Daramadhaj dijo que el borrador aprobado por el gabinete es una mejora con respecto a versiones anteriores. Varios miembros de la comunidad LGBTQ afirman, con razón, que los proyectos no garantizan plenamente la igualdad de derechos. 

Delfines libres 

En Indonesia está el primer santuario de cetáceos del mundo, que devolverá delfines cautivos a su hábitat.

Hace apenas un año, Rambo, un delfín nariz de botella, estaba encerrado en una piscina poco profunda y con cloro en un hotel de la isla de Bali, Indonesia, para entretener a los turistas. Hoy nada libremente después de haber sido  llevado al “primer centro de rehabilitación permanente del mundo” para delfines: el Santuario de delfines de Bali. 

El Dolphin Project es una organización sin fines de lucro dedicada al bienestar y protección de los delfines en todo el mundo. Es la encargada de dirigir el santuario, que también cuenta con la ayuda del gobierno de Bali y de grupos de activistas que protegen los derechos de los animales. 

La salud de los cetáceos y su capacidad para atrapar alimentos e interactuar con otros delfines son clave para que puedan regresar a su hábitat natural y sobrevivir.  Ric O’Barry, un activista de animales y fundador de Dolphin Project, dice que el cautiverio “es más estresante para los delfines que para cualquier otro animal”. En 2019, con la ayuda de las autoridades, los activistas rescataron a cuatro delfines en cautiverio en Indonesia y los llevaron al centro en Bali para que reciban tratamiento.

De acuerdo a un informe de la organización World Animal Protection en 2019, más de 3.000 delfines están en cautiverio en todo el mundo como parte de una industria del entretenimiento que genera hasta 5,5 mil millones de dólares anuales. O’Barry, dice que el Santuario de delfines en Bali es “un modelo que se puede replicar”. Afirma que están tratando de implementar centros parecidos en Italia y Creta. 

Actualmente, cientos de activistas trabajan alrededor del mundo en la protección de delfines. Este centro demuestra los avances que se están haciendo para conseguir el objetivo de acabar con el cautiverio de los cetáceos. 

Murales para no olvidar 

El barrio del Cerro San Cristóbal es uno de los más golpeados por el covid-19 en Lima, Perú. Para no olvidar a los vecinos de su humilde barrio que el virus se ha llevado, el muralista peruano Daniel Manrique los está pintando.

El artista de 35 años también es líder barrial. Hasta el momento ha contabilizado al menos 45 personas fallecidas por covid-19, de los cuales la mayoría eran ancianos. Manrique empezó dibujando retratos de los fallecidos en papel para entregarlos a sus familiares. Sin embargo, decidió que podía hacer algo más con los retratos y comenzó el proyecto Apu Asharu-El Gran Telar,  junto a su esposa, la también artista Carla Magán, para  inmortalizar a sus vecinos fallecidos.

Manrique dice que “nadie muere en vano” y que por eso desea que estas personas permanezcan en el recuerdo. Cree que al ver los rostros inmortalizados en un mural, la comunidad se va a sentir bien. Los fallecidos no serán tan solo números que luego se olvidarán sino personas con las que solían convivir y a las que deben recordar. 

Lima es el epicentro de la pandemia de covid-19 en Perú, y acumula casi 170 mil contagios y alrededor de 5 mil fallecidos.

Uno de los murales que Manrique ha pintado con la ayuda de su esposa, retrata a Tachita, una mujer de 72 años de bajos recursos que el covid-19 se llevó precipitadamente. A esta cariñosa mujer, el artista le reservó un espacio importante  en un pequeño parque del barrio que sirve de mirador. 

El mural de Tachita es especial para la gente del cerro San Cristóbal. Todos la conocían porque vendía cancha (así le dicen al canguil en Perú) en un puesto callejero y porque su sonrisa era imposible de evitar. Así la pintó Manrique.

Un sobrino de Tachita dice que al verla en el mural “da la sensación de que ella los acompañará por mucho más tiempo.” Eso es precisamente lo que pretende el artista limeño: que la comunidad recuerde a aquellos vecinos que perdieron. 

| Si quieres recibir los textos de GK en tu correo, regístrate aquí. | 

Esto fue El Respiro, las buenas noticias del 9 de julio de 2020. Se publica todos los días a las 8:45 de la noche. Es una dosis de buenas noticias para contrarrestar la ansiedad y preocupación que nos causa la emergencia sanitaria generada por el covid-19 en el Ecuador y América Latina.

GK
(Ecuador, 2011) Un cable a tierra en un mundo polarizado.