El Respiro

El combustible del futuro

Estas son las buenas noticias del 1 de junio de 2020
  • buenas noticias del 1 de junio

    Ilustración de Paula de la Cruz para GK

Este es El Respiro, la dosis diaria de noticias buenas para sonreír y olvidarnos —por un rato, al menos— de la emergencia sanitaria.

Todos contra el racismo 

Luego de cinco días de protestas por la muerte de George Floyd, un afroamericano que fue asfixiado por un policía en Minneapolis en Estados Unidos, muchos policías se unieron a los manifestantes con gestos de solidaridad. 

|Como a muchas otras industrias, la emergencia sanitaria está afectando la capacidad de los medios de financiarse. Si nuestro trabajo te ayuda a estar mejor informado, #haztuparte aquí|

En las redes sociales circularon fotografías de oficiales arrodillados con los manifestantes en Nueva York. El sheriff Chris Swanson de Flint, Michigan marchó con las personas a favor de la igualdad racial. En Nueva Jersey, unos policías llevaban un cartel que decía “de pie en solidaridad”. En Dakota del Norte, un agente les extendió la mano a algunos manifestantes. 

En un país profundamente dividido como los Estados Unidos, estos gestos ofrecen un pequeño halo de esperanza. La violencia policial en contra de las comunidades latinas, afroamericanas, de la diversidad sexual, entre otras, ha sido duramente  cuestionada, y la falta de respuesta de los gobiernos federal y estatales ha destapado la actual ola de protestas en decenas de ciudades estadounidenses. 

Al rescate de los linces 

La Unión Europea aprobó financiamiento para el proyecto Lynx Connect para cuidar y favorecer la reproducción del lince ibérico en España. Su objetivo es mejorar la diversidad genética del lince, dijo Jesús Moreno, director general de Sostenibilidad de Extremadura, España, donde se aplicará la iniciativa. 

La idea es que en 2025 existan 750 hembras reproductoras y ocho colonias más de las que ya viven en Extremadura, Andalucía, Castilla La Mancha y ciertas zonas de Portugal. 

La Unión Europea invertirá 1,8 millones de euros —unos dos millones de dólares— en el Lynx Connect. Su primera fase durará tres años.

Un paso más hacia la vacuna contra el covid-19 

En América Latina también se está buscando una vacuna contra el covid-19

La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) está trabajando en la primera fase de investigación de una vacuna contra el Sars-Cov-2 y ya la aplicó en animales. Los investigadores encargados del desarrollo esperan iniciar las pruebas clínicas en humanos en 2021.

Los científicos de la UNAM ya han tenido experiencia en la creación de otras vacunas, contra el zika y el dengue, por eso confían que en sus ensayos logren una vacuna contra el covid-19. 

Aunque otros países produzcan una vacuna antes que ellos, México quiere crear su propia vacuna, dijo Rosaura Ruiz, secretaria de Educación, Ciencia, Tecnología e Innovación de Ciudad de México. 

Al menos 70 proyectos de vacuna contra el covid-19 se están desarrollando en todo el mundo. Pero el acceso a las vacunas para todos los países, de forma igualitaria y oportuna, es ya una de las preocupaciones principales de salubristas y autoridades de todo el mundo. Una vacuna producida en América Latina podría ayudar a cubrir esa brecha. 

El combustible del futuro

Un grupo de científicos del Instituto Catalán de Investigación Química (ICIQ) creó un prototipo de una “hoja” capaz de hacer fotosíntesis artificial que con la energía del sol transforma dióxido de carbono y agua en un combustible. 

Como nos enseñaron a todos en la primaria, la fotosíntesis es el proceso metabólico en el que la energía de la luz solar se convierte en energía química en forma de azúcares y carbono. Como subproducto, las plantas liberan el oxígeno esencial para la vida y, además, almacen energía solar. 

Los científicos del ICIQ son parte de una iniciativa europea llamada A-Leaf, que busca replicar la fotosíntesis con sus hojas artificiales para almacenar la energía del sol —algo que solo se puede hacer con grandes, pesadas y costosas baterías.  

Las “hojas” en realidad son celdas electroquímicas del tamaño de una lata de legumbres que absorberán el dióxido de carono. Tiene dos membranas que generan reacciones químicas cuando les pega la luz solar. Las hojas artificiales pueden almacenar hasta un 10% de esa energía, unas dos o tres veces más que una hoja vegetal.

Según los investigadores catalanes, estas celdas electroquímicas podrán usarse para la producción local de combustible a pequeña escala en lugares remotos, gasolineras o fábricas. Las celdas no capturan dióxido de carbono, como las plantas reales, pues al ser quemado su combustible genera el gas. Sin embargo, dicen los científicos, al ser un proceso circular su huella de carbono es prácticamente nula. 

 | Si quieres recibir los textos de GK en tu correo, regístrate aquí

Esto fue El Respiro, las buenas noticias del 1 de junio de 2020. Se publica todos los días a las 8:45 de la noche. Es una dosis de buenas noticias para contrarrestar la ansiedad y preocupación que nos causa la emergencia sanitaria generada por el covid-19 en el Ecuador y América Latina.

GK
(Ecuador, 2011) Un cable a tierra en un mundo polarizado.