Pablo Romero fue extraditado de España a Ecuador. Romero , exjefe de la extinta Secretaría Nacional de Inteligencia (Senain), creada en el gobierno de Rafael Correa, llegó a Ecuador la tarde del  21 de febrero de 2020. Romero será trasladado a la cárcel de Latacunga, en la provincia andina de Cotopaxi. 

Romero fue detenido tres días antes en las afueras de Madrid, capital española. Romero se presentaba diariamente ante un juez, cumpliendo una orden judicial, mientras batallaba en contra del pedido de extradición que, finalmente, la Audiencia Nacional española (un tribunal que “se ocupa de los delitos de mayor gravedad y relevancia social”) aceptó la solicitud ecuatoriana. 

En noviembre de 2018, la jueza Daniella Camacho llamó a juicio a Pablo Romero, a Rafael Correa y a los exagentes de la Senain Raúl Chicaiza y Diana Falcón, por el presunto delito de secuestro a Fernando Balda, enemigo político del expresidente del Ecuador. Balda sufrió un intento de secuestro en Bogotá, Colombia en 2012, donde vivía autoexiliado.   

Felipe Rodríguez, abogado de Fernando Balda, dijo que una vez que Romero esté en Ecuador, solicitarán a la Corte Nacional de Justicia, máximo estamento judicial del país, que fije día y hora para la instalación de la audiencia de juicio en el proceso penal. El juicio se encontraba suspendido porque no podían ser juzgados en ausencia. Romero residía en España y Correa está domiciliado en Bélgica.

Rodríguez cree que podría ser después de que se juzgue el caso Sobornos y el caso Singue, porque debe estar presente la Fiscal General Diana Salazar, dijo el abogado de Balda.

PUBLICIDAD

El 14 de marzo de 2019, Chicaiza y Falcón recibieron una sentencia de privación de la libertad de 21 meses. Ambos se acogieron a la cooperación eficaz para disminuir su pena, que en un principio era de nueve años. Correa y Romero tienen en su contra una orden de prisión.

Además del presunto secuestro a Fernando Balda, la Fiscalía investiga también el presunto caso de peculado por el uso de gastos especiales de la Senain entre junio a agosto de 2013 en el que estaría involucrado Pablo Romero. El peculado —el abuso o apropiación de bienes y fondos públicos por parte de un funcionario estatal— estaría relacionado con el secuestro a Balda. Al llegar a Ecuador, Romero deberá responder sobre estas investigaciones.  El peculado, según el Código Integral Penal (Coip), es que un servidor público 

En julio de 2018, el portal La Fuente publicó una investigación en la que relataba  que Romero era investigado por cobrar dineros utilizando el nombre de un falso informante identificado como “El Ruso”, dentro de una operación denominada Caminito, en la que la a Senain habría gastado más de 110 mil dólares para, supuestamente, identificar a hackers que “pretendían dañar la infraestructura tecnológica del Estado”. Además, dice el reportaje, la extinta Secretaría de Inteligencia (ahora reemplazada por el Centro de Inteligencia Estratégica) quería identificar los  sitios web que hacían publicaciones en contra de las autoridades estatales. 

Antes de ser deportado, Romero dijo en un video que era “un perseguido político” por haber sido funcionario de Correa. El exjefe de la Senain había pedido asilo político en España, pero no tuvo respuesta.