Exjefe de la Senain es detenido en España por el caso Balda

  • El exjefe de la Senain, Pablo Romero, fue detenido

    • exjefe de la Senain detenido

    Pablo Romero, el exjefe de la extinta Secretaría Nacional de Inteligencia (Senain) fue arrestado en  Torrelodones, un pequeño municipio a 29 kilómetros de Madrid, España, para su extradición al Ecuador. Romero dirigió la Senain durante el gobierno de Rafael Correa, entre 2012 y 2014. En 2018, el gobierno de Lenín Moreno, sucesor, antiguo aliado y ahora enemigo capital de Correa, eliminó a la cuestionada Senain y la reemplazó con el Centro de Inteligencia Estratégica (CIES), que es dirigida por Ricardo Luque. 

    Durante años, la Senain fue acusada de realizar actividades de espionaje política contra los adversarios de Correa. En 2015, GK publicó que la Secretaría se encontraba entre los clientes de Hacking Team, una compañía italiana que comercializaba “su software en países autoritarios y represores”. 

    El martes 18 de febrero de 2018, el exjefe de la Senain fue detenido por órdenes de la Audiencia Nacional, un tribunal español que, según el sitio web del Poder Judicial de España, “se ocupa de los delitos de mayor gravedad y relevancia social” que tiene sede en Madrid.  El arresto de Romero se produce veinte meses después de que un juez español le concediera libertad provisional y lo obligara a comparecer diariamente ante un juez, le prohibiera salir del país y le retirara su pasaporte. Las autoridades ecuatorianas piden la entrega de Romero desde junio de 2018. La Audiencia Nacional ha aceptado la solicitud del Ecuador. Según diario El País de España, Romero ha ingresado a prisión donde permanecerá hasta su entrega. 

    La justicia ecuatoriana lo requiere por su presunta participación en el intento de secuestro al exasambleísta Fernando Balda, que ocurrió, según una sentencia condenatoria colombiana, en  Bogotá en 2012. 

    El exjefe de la Senain habría solicitado asilo político en España pero no tuvo respuesta. La jueza de la Corte Nacional de Justicia, Daniella Camacho considera a Romero como supuesto responsable del operativo por el que agentes secretos ecuatorianos habrían intentado secuestrar al opositor Balda en agosto de 2012 en Colombia. En mayo de 2018, la jueza Camacho ordenó prisión preventiva para Pablo Romero, exjefe de inteligencia, y el general Fausto Tamayo, exdirector de Inteligencia de la Policía. 

    Romero grabó un video que se difundió en Twitter, dijo ser “un perseguido político” por haber sido funcionario de Correa. Dijo que, él y Correa fueron acusados de “una supuesta conspiración” contra Balda en Bogotá cuando él tenía apenas una semana como titular de la Senain. Según Romero, están sufriendo una persecución similar a la que habrían sufrido Cristina Fernández, en Argentina, y Lula da Silva, en Brasil. En el video, Romero pide donaciones para poder, según él, iniciar acciones legales contra el Estado ecuatoriano por la persecución que habrían sufrido varios exfuncionarios del gobierno de Rafael Correa. 

    En declaraciones a la prensa, la Ministra del Interior, María Paula Romo confirmó la detención del exjefe de la Senain, Pablo Romero. Además, dijo que “hay que esperar a las notificaciones oficiales para seguir los trámites como corresponde en estos casos. Corresponde que interpol se comunique entre sí, es un mecanismo de cooperación entre policías. Luego corresponden las notificaciones entre cancillerías y la corte nacional de justicia es quien hace los pedidos”. 

    PUBLICIDAD

    En un video publicado en su cuenta de Twitter, Fernando Balda aseguró que Pablo Romero “estaba preparando su fuga de España en complicidad con la ayuda logística y con el financiamiento del expresidente Rafael Correa”, aunque no aportó evidencia de tal afirmación.

  • ¿Qué pasará con Pablo Romero, ex director de inteligencia, a su regreso Ecuador?

    • extradición de Pablo Romero exjefe de la Senain a Ecuador

      Fotografía de la cuenta de Twitter del Ministerio de Gobierno.

    Pablo Romero fue extraditado de España a Ecuador. Romero , exjefe de la extinta Secretaría Nacional de Inteligencia (Senain), creada en el gobierno de Rafael Correa, llegó a Ecuador la tarde del  21 de febrero de 2020. Romero será trasladado a la cárcel de Latacunga, en la provincia andina de Cotopaxi. 

    Romero fue detenido tres días antes en las afueras de Madrid, capital española. Romero se presentaba diariamente ante un juez, cumpliendo una orden judicial, mientras batallaba en contra del pedido de extradición que, finalmente, la Audiencia Nacional española (un tribunal que “se ocupa de los delitos de mayor gravedad y relevancia social”) aceptó la solicitud ecuatoriana. 

    En noviembre de 2018, la jueza Daniella Camacho llamó a juicio a Pablo Romero, a Rafael Correa y a los exagentes de la Senain Raúl Chicaiza y Diana Falcón, por el presunto delito de secuestro a Fernando Balda, enemigo político del expresidente del Ecuador. Balda sufrió un intento de secuestro en Bogotá, Colombia en 2012, donde vivía autoexiliado.   

    Felipe Rodríguez, abogado de Fernando Balda, dijo que una vez que Romero esté en Ecuador, solicitarán a la Corte Nacional de Justicia, máximo estamento judicial del país, que fije día y hora para la instalación de la audiencia de juicio en el proceso penal. El juicio se encontraba suspendido porque no podían ser juzgados en ausencia. Romero residía en España y Correa está domiciliado en Bélgica.

    Rodríguez cree que podría ser después de que se juzgue el caso Sobornos y el caso Singue, porque debe estar presente la Fiscal General Diana Salazar, dijo el abogado de Balda.

    El 14 de marzo de 2019, Chicaiza y Falcón recibieron una sentencia de privación de la libertad de 21 meses. Ambos se acogieron a la cooperación eficaz para disminuir su pena, que en un principio era de nueve años. Correa y Romero tienen en su contra una orden de prisión.

    Además del presunto secuestro a Fernando Balda, la Fiscalía investiga también el presunto caso de peculado por el uso de gastos especiales de la Senain entre junio a agosto de 2013 en el que estaría involucrado Pablo Romero. El peculado —el abuso o apropiación de bienes y fondos públicos por parte de un funcionario estatal— estaría relacionado con el secuestro a Balda. Al llegar a Ecuador, Romero deberá responder sobre estas investigaciones.  El peculado, según el Código Integral Penal (Coip), es que un servidor público 

    PUBLICIDAD

    En julio de 2018, el portal La Fuente publicó una investigación en la que relataba  que Romero era investigado por cobrar dineros utilizando el nombre de un falso informante identificado como “El Ruso”, dentro de una operación denominada Caminito, en la que la a Senain habría gastado más de 110 mil dólares para, supuestamente, identificar a hackers que “pretendían dañar la infraestructura tecnológica del Estado”. Además, dice el reportaje, la extinta Secretaría de Inteligencia (ahora reemplazada por el Centro de Inteligencia Estratégica) quería identificar los  sitios web que hacían publicaciones en contra de las autoridades estatales. 

    Antes de ser deportado, Romero dijo en un video que era “un perseguido político” por haber sido funcionario de Correa. El exjefe de la Senain había pedido asilo político en España, pero no tuvo respuesta.

  • Corte Nacional dicta nueve años de cárcel para el exsecretario de inteligencia en el caso Balda

    • exjefe de la Senain detenido

    La tarde del 14 de agosto de 2020 la Fiscalía General del Estado informó que la Corte Nacional de Justicia dictó por unanimidad nueve años de privación de libertad para Pablo Romero Quezada, exsecretario de la extinta Secretaría de Inteligencia de Ecuador (Senain). Los jueces Iván León, Dilza Muñoz y David Jacho lo declararon autor del delito de “secuestro agravado”, que consta como delito en los artículos 188 y 189 del Código Orgánico Integral Penal (COIP). 

    |¿Quieres saber cómo se hizo esta historia? Únete a la membresía GK para estar en contacto directo con el equipo de la redacción|

    Según un comunicado, la Fiscalía logró evidenciar que Romero ordenó el secuestro del político ecuatoriano Fernando Balda en 2012, en Colombia. El intento de secuestro -—que fue frustrado porque un taxista vio a los secuestradores de Balda y  alertó a la Policía— fue ejecutado por dos exagentes de la Senain, Raúl Chicaiza y Diana Falcón, quienes fueron sentenciados a 21 meses de prisión en 2019.  Según la Fiscalía  la realización de este delito se financió con  fondos públicos, que provenían de una cuenta de gastos especiales de la Senain.

    Los jueces además dictaron algunas medidas de “reparación simbólica”,  como las disculpas públicas de Pablo Romero Quezada que deberán ser publicadas en un medio de comunicación nacional. Además, en el Centro de Inteligencia Estratégica que reemplazó a la Senain desde que el presidente Lenin Moreno la eliminó en 2018, deberá ponerse una placa que diga “El sistema de inteligencia y contrainteligencia del país jamás puede estar destinado a perseguir ciudadanos sino a protegerlos”.

    Pablo Romero fue extraditado desde España el 21 de febrero de 2020, después de que la justicia española  aceptara el pedido del Ecuador,  para que se lo devuelva al país y  que sea juzgado, ya que en noviembre de 2018, la jueza ecuatoriana Daniella Camacho lo llamó a juicio por el caso Balda. Por este caso, la jueza Camacho también llamó al expresidente  Rafael Correa a quien también acusa de supuestamente haber ordenado este secuestro. El expresidente Correa tiene una orden de prisión por este caso ya que no se presentó a la justicia y al momento su juicio está suspendido, pues Correa vive en Bélgica y el delito de secuestro no puede ser juzgado en ausencia del procesado, según el COIP. 

    | Si quieres recibir los textos de GK en tu correo, regístrate aquí. | 

    La Senain  fue acusada durante varios años de realizar actividades de espionaje político contra los adversarios políticos del entonces presidente Rafael Correa. En 2015, GK publicó que la Senain se encontraba entre los clientes de Hacking Team, una compañía italiana que comercializaba “su software en países autoritarios y represores”. La compañía italiana ayudaba  a sus clientes  a acceder los teléfonos de otras personas en los cuales podían acceder a grabaciones de llamadas realizadas por Skype o Viber,   a los chats de aplicaciones como Whatsapp, Facebook y Telegram, o a  correos electrónicos.

  • Ir a Arriba