El Baúl

El gran negocio de los chulqueros en el Ecuador

Recurrir a un usurero es una práctica muy conocida en nuestro país. Pero estos préstamos pueden ponerte en gravísimos peligros. Te lo explicamos.
  • chulqueros en el Ecuador

    Fotografía de Depositphotos.

Hace algunos años, Laura* firmó una letra de cambio en blanco por un préstamo que le hizo un chulquero. Con esa letra de cambio, cuando no pudo pagar, el prestamista la demandó. En el juicio, Laura y el chulquero llegaron a un acuerdo. Ella pagaría toda la deuda. Para hacerlo Laura recurrió a otro de los chulqueros en el Ecuador: le pidió un nuevo préstamo. Ella dice que es un cuento de nunca acabar.

  • Para recibir nuestra edición semanal en tu correo todos los lunes, regístrate aquí.

Las personas piden prestado dinero a los chulqueros en el Ecuador para salvarse de una emergencia financiera. Sin embargo, en muchos casos, pierden mucho más: sus bienes, sus negocios y hasta la vida. Si entraña tantos riesgos, ¿por qué la gente sigue yendo donde los chulqueros en el Ecuador?

El ‘chulco’ no es otra cosa que la palabra ecuatoriana para usura. Chulco viene del kichwa hulquy, que se traduce como extraer o sacar. Y la usura es el préstamo que hace una persona (o entidad) que no está legalmente autorizada a hacerlo, por lo general dando el crédito a un interés superior al máximo legal permitido. La usura es un delito. El Ministerio de Gobierno —antes, del Interior— dice que la usura es el préstamo de dinero con intereses altos por fuera del sistema financiero. Y a pesar de sus riesgos e ilegalidad, son un boyante negocio. 

Las denuncias a los chulqueros

Entre 2010 y 2019, la Fiscalía General del Estado ha recibido 2560 denuncias contra chulqueros en el Ecuador. De esas, apenas 71 llegaron a juicio. cerca de la mitad, 32, terminó en sentencia condenatoria.  

La Fiscalía pide a los perjudicados que denuncien los casos de usura, pero la gente dice que los procesos no avanzan. Según el abogado David Artieda, eso se da porque muchas veces no existen pruebas para juzgar estos casos, como comprobantes de pago de las cuotas y el interés.

El “boca a boca” entre conocidos que recomiendan a los prestamistas es una forma de llegar a ellos o, según la Policía Nacional, mediante anuncios en periódicos. Una publicación de 2001 en un periódico nacional sirvió como prueba para sentenciar a un usurero. 

Soy el chulquero, vengo por mi dinero

Los chulqueros en el Ecuador buscan a las personas en la casa, les hacen visitas al trabajo para presionarlas por los pagos, dice Laura. Dice que tuvo que entregar electrodomésticos y otras pertenencias de valor para cubrir la deuda, al menos los intereses, pero eso no fue suficiente porque el chulquero tenía la letra de cambio que la llenó con el valor que quiso, y la denunció como deudora, dice Laura.  

Un caso conocido a nivel nacional, es la entrega de intereses que hacía el notario José Cabrera.  Su negocio ilegal duró 15 años —hasta 2005, cuando el notario murió. 

Según revela la investigación Un funcionario correcto corrompe a todo un país, el notario recibió dinero a más de 30 mil personas. Pagaba intereses del 10%, a diferencia de los bancos que daban apenas un 0,4%.  Entre la gente que entregó dinero al notario estaban más de 6 mil militares y 500 policías. La investigación dice que el notario Cabrera era una persona confiable y respetada en Machala. 

La gente hacía largas filas fuera de la notaría para confiarle su dinero con la esperanza de obtener altos intereses. Algunos hicieron préstamos en los bancos para depositarlos con el notario y lograr los intereses que él entregaba. 

¿Quiénes van a los chulqueros?

Los chulqueros prestan dinero a comerciantes o personas con necesidades urgentes, como algunos azuayos que buscan migrar a Estados Unidos. Los prestamistas al no recibir los pagos, intimidan y amenazan de muerte a sus deudores.   

Hasta agosto de 2019, la Fiscalía ha recibido 136 denuncias contra chulqueros en el Ecuador. En la provincia de Pichincha 25. En la  de Guayas, 20. Y en la de Azuay, 14 denuncias. Las tasas de interés que cobran los chulqueros van entre el 3% al 15% mensual según el capital adeudado. 

La gente pide dinero a los chulqueros porque cree que es una forma más rápida, sin hacer trámites como exigen los bancos. Pero, aunque parezca fácil, esta forma de préstamo es ilegal y riesgosa, dice el Ministerio del Interior. 

Chulqueros vs Bancos 

En los simuladores de crédito de bancos y cooperativas se puede calcular las cuotas de un posible crédito. Esos préstamos están regidos por las tasas de interés aprobadas por el Banco Central del Ecuador. 

Hasta junio de 2019, la tasa de interés referencial para créditos de consumo ordinarios era del 16% anual. Pero si esos créditos están destinados a financiar proyectos productivos —como para agricultura o emprendimientos— la tasa de interés referencial al año va de 7% al 11% al año.

Por ejemplo, si una persona quiere un préstamo de 2 mil dólares, a dos años plazo, tendrá una tasa nominal del 15,20%. Se deberá pagar 332 dólares en intereses por los dos años. Lo que no sucede con los préstamos de chulqueros en el Ecuador. Ellos cobran esos porcentajes de intereses cada mes. Con el mismo ejemplo: el prestamista recibirá  7968 dólares solo por los intereses, triplicando el capital entregado.

La necesidad obliga 

El abogado David Artieda dice que la gente acude a los chulqueros en el Ecuador porque quiere cubrir necesidades inmediatas o no tienen trabajo. Según el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC) en el Ecuador, hasta junio de 2019, más de 366 mil personas estaban desempleadas. Artieda dice que si estas personas van a una entidad financiera, no van a poder acceder a un crédito. 

Los chulqueros, en cambio, prestan dinero de forma inmediata. Solo piden firmar una letra de cambio en blanco. Así lo confirma Laura: dice que aunque sabía que no se debía firmar letras de cambio en blanco, la necesidad la hizo decidirse. Laura cuenta que el chulquero que le prestó el dinero no le pidió ningún requisito. Sí le pidió información de su lugar de trabajo y dónde vivía.

*Nombre protegido

Mayuri Castro
Periodista de GK. Parte del equipo de investigación de La Foca.