| Para recibir nuestra edición semanal en tu correo todos los lunes, regístrate aquí |

El segundo 24 de mayo en que Lenín Moreno dio cuenta de su gobierno fue como todos los 24 de mayo que se recuerden: guionados, anodinos, artificiales. Los asistentes fueron entrando según su importancia: por la avenida 6 de diciembre y a partir de las nueve de la mañana, entrarían los de menor rango para ubicarse en las barras altas —entre ellos la barra propia que vino, en gran parte, de Los Ríos para aplaudir al nuevo presidente de la Asamblea, César Litardo. Por la Juan Montalvo, los ministros, secretarios y representantes de las funciones del Estado y la diplomacia. Llegaron, con honores, los ministros de Defensa y de Gobierno; Oswaldo Jarrín y María Paula Romo. No llegó, por ninguna parte, la Fiscal General, Diana Salazar.

Poco antes de las once, hora en la que debía iniciar el informe, llegó el vicepresidente Otto Sonnenholzner, acompañado de su esposa. Al final, como corresponde por su cargo, llegó Lenín Moreno, acompañado de su esposa, Rocío González. Mientras les rendían los honores, Moreno, con los ojos entrecerrados y sonriente, regresó a ver a las cámaras que estaban en una tarima. Ella —vestido blanco con bordados en de Zuleta— se mantenía firme junto a la silla de ruedas de Moreno. Casi sin expresión en su rostro, los labios rectos, la mirada fija al frente, parecía casi ausente.

Entraron y empezó lo que suele empezar. El himno nacional, el breve silencio hasta el segundo acto, la intervención de César Litardo, nuevo Presidente de la Asamblea Nacional que, en un tono mal ensayado, festejó el llamado acuerdo de gobernabilidad entre varias bancadas y partidos políticos e hizo un breve resumen de lo que considera será la agenda legislativa en estos dos años —la lucha contra la corrupción, la generación de empleo, las reformas al Código Orgánico Integral Penal y la seguridad. Cada tanto, sus barras propias lo aplaudían. Él parecía satisfecho.

Luego, entró la infaltable Paulina Aguirre. La cantante de pasillos y albazos, acompañada de niños cantores cantó ante la mirada atenta de  Moreno. Aplausos distraídos, tomas de los asistentes que se reproducían en la pantalla de la sala habilitada para la prensa, comentarios con el invitado de al lado. Hay cosas que nunca cambian.

informe nacion lenin moreno 24 mayo

Fotografía de Valentina Tuchie para GK.

El plato fuerte del día, el discurso del  presidente Moreno, llegó cerca del mediodía. Inició con una línea predecible: el gobierno anterior. Hizo una comparación con un viaje en tren: que imaginemos que nos dicen que iremos en un tren bala que nos llevará al futuro pero que en el camino nos damos cuenta que al tren le faltan asientos, que no tiene energía y que incluso, casi se descarrila.

PUBLICIDAD

— Nos mintieron. Nos dijeron que todo funcionaba a la perfección. Que tenía vida para rato. Pero, en verdad, no era así. Lo que sí tenía vida, eran los roedores que merodeaban en los vagones, dijo, con ese tono, tan característico de la queja presidencial, que casi parece canción.  

Siguió: dijo que la única forma de cambiar el pasado es impedir que influya en el futuro. Una baratija argumental: durante los dos años en los que Lenín Moreno, el exvicepresidente de Rafael Correa lleva gobernando, le ha dedicado varias horas a quejarse de todo aquello que hizo su predecesor.

— En el Día de la Patria afirmo que ese pasado no va más, no va más, vamos a dar la vuelta a la página, por eso digo que vengo a hablar del futuro.

¿Será una promesa velada de que su gobierno finalmente dejará de justificar todas sus debilidades echándole la culpa al gobierno anterior?

§

Moreno continuó su discurso lanzando cifras sin dar fuentes. Dijo, por ejemplo que los femicidios han bajado a la mitad gracias a la Misión Mujer. ¿De dónde sacó esos datos? El portal Ecuador Chequea hizo una verificación en vivo de 19 frases del mandatario, entre ellas la que hacía referencia a los femicidios: “Los datos en torno a #femicidios varían. Sin embargo, coinciden en que entre enero y mayo de 2018 más de 30 mujeres fueron víctimas. La cifra es igual entre enero y mayo de 2019.

— Esposos, novios, enamorados, por favor, la mujer no es de su propiedad. Cuando decide ya no estar, con el dolor del alma, hay que darle la libertad para que se vaya.

Lo dijo Moreno después de anunciar la supuesta reducción de los femicidios. Su preocupación por la violencia de género parece, además, poco genuina o al menos contradictoria —lo que parece ser la marca de su gobierno. En enero de 2019, cuando una mujer fue asesinada en Ibarra por su pareja, el gobierno evitó hablar de la violencia machista y culpó a la nacionalidad del criminal.

Como esa, cinco declaraciones más fueron calificadas como falsas por Ecuador Chequea: 8 falsas, 3 insostenibles, 2 sujetas a interpretación y 6 verdaderas. Según el portal, que cita al Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES), los beneficiaron son apenas 105.851, una cifra muy alejada del medio millón que Moreno citó. Lo mismo ocurrió con los beneficiarios del Bono de Desarrollo Humano: el Presidente dijo que eran 400 mil personas, el portal dice que son apenas 280 mil 535, citando al mismo MIES. Es en las políticas sociales —supuestamente el pilar de Lenín Moreno cuando fue vicepresidente— en donde las cifras no concuerdan.

Pero sus cifras sin aparente sustento no fueron las únicas disonantes. Algunas declaraciones reafirmaron el carácter contradictorio de su gobierno. Dijo, por ejemplo, que recibió un Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social en crisis.Pero cuando llegó a Carondelet, Moreno mantuvo a Richard Espinosa, nombrado por Rafael Correa en marzo de 2015.

La Contraloría General del Estado ratificó una resolución de destitución en contra de Espinosa porque habría eliminado una deuda de más de 2 mil 500 millones de dólares que mantenía el Estado ecuatoriano con el IESS —una de las razones por las cuales hoy, la institución está en la crisis a la que Moreno hace alusión. ¿Por qué, si estaba consciente de que el IESS estaba en crisis, mantuvo a Espinosa al frente de la misma? Quien debía ejecutar la decisión de la Contraloría era Moreno por ser él quien lo nombró. Hasta el final evitó hacerlo y Espinosa se libró con una maniobra poco transparente: renunció antes de que lo destituyan.

informe nacion lenin moreno 24 mayo

Fotografía de Valentina Tuchie para GK.

Sobre el IESS y su visión sobre la institución, hizo otra escandalosa declaración:

— Pensando en la situación de las pequeñas y medianas empresas que son, mayoritariamente proveedoras del Estado, decidimos autorizar que crucen o descuenten el valor de sus impuestos y aporte al IESS, contra las facturas pendientes de pago por parte del Estado.

¿No es eso, volver a utilizar al IESS, como históricamente ha sido utilizado, como caja chica del Estado? Si Moreno está consciente de que hay una crisis en la institución, ¿por qué toma decisiones que podrían debilitarla aún más?

Difícilmente lo sabremos: los espacios para que el Presidente Moreno responda a preguntas de los periodistas nacionales han sido muy pocos.

§

Con breves pausas para dar tiempo a los aplausos, Moreno continuó su discurso sin fuentes. Dijo que seguirán tomando “decisiones responsables” sobre la minería en el país y aseguró que en su período se han revertido 200 concesiones mineras en las que “se identificaron irregularidades”.

Aseguró que en agosto de 2019 se entregará el mapa minero en el que se podrá ver “con exactitud” las zonas en las que se podrá desarrollar minería y en las que no. Allí hizo una breve pausa. Respiro y su rostro se tensó. Dijo que el Estado tiene compromisos adquiridos y que hay voces que sugieren revisarlos y renunciar a ellos, que es indispensable discutir cómo el país asumirá las obligaciones que se deriven de posibles incumplimientos a los compromisos.

— Hago un respetuoso pedido a la Corte Constitucional. Si autoriza cualquier mecanismo que implique un incumplimiento que tarde o temprano nos obligue a pagar una indemnización, le pido que también invite al pueblo a decidir de dónde saldrán los recursos y cuáles serán las fuentes de financiamiento que reemplazarían a los ingresos que debamos renunciar.

No lo dijo pero probablemente se refería a Girón, el cantón de la provincia de Azuay, donde una consulta popular votó en contra de la explotación minera en el páramo de Quimsacocha. La empresa canadiense INV Metals Inc tenía la concesión del proyecto Loma Larga, y ahora, seguramente, esperara ser compensada por el Ecuador.

El “respetuoso pedido” rompe con su discurso permanente del respeto a la independencia de las funciones del Estado.

§

El Presidente no quiso dejar fuera parte de lo que, de alguna manera, ha utilizado como mecanismo de legitimidad frente a los ciudadanos: su bonhomía, su apertura a la crítica, su disposición favorable hacia los periodistas y la prensa.

informe nacion lenin moreno24 mayo

Fotografía de Valentina Tuchie para GK.

Así contrasta con su predecesor. Así se distingue de él.  Así todos nos concentramos en pensar que Lenín es el mal menor, y así, quizás, nos volvemos condescendientes con sus errores.

— En el Ecuador de hoy podemos no estar de acuerdo entre nosotros, pero nos escuchamos, nos respetamos

Dijo, además, que cree en la libertad de prensa y que por eso se reformó la Ley Orgánica de Comunicación, se firmó el tratado de Chapultepec y se creó el Comité de Protección para Periodistas, cuyo rol, objetivos y aplicaciones no pasan del papel.

Allí se detuvo a hablar del derecho a la honra. Que debe protegerse el derecho al buen nombre, dijo, pero que la sanción puede ser otra que la cárcel. Que aunque esa decisión pueda estimular a los calumniadores —de los que él ha sido víctima, dijo— se rehúsa a mantener vigente porque son herramientas del poder autoritario. Que él ejerce el poder de otra manera, dijo. Que no lo va a tolerar.

Aplausos. Sonrisas. Más de una hora hablando pero cuando hay ministros, secretarios y miembros del gabinete, los aplausos siempre avivan la monotonía de las frases prefabricadas.

| Para recibir nuestra edición semanal en tu correo todos los lunes, regístrate aquí |