En los últimos años, la economía ecuatoriana ha tenido un crecimiento bajo. En 2023, se mantiene esa tendencia. Los organismos internacionales y nacionales estiman que el crecimiento de la economía de Ecuador en 2023 será entre 2 y 3% en 2023. Sin embargo, esas proyecciones podrían cambiar dependiendo de lo que pase en los próximos meses —como en 2022 pasó con el paro nacional y la invasión a Ucrania— y sus consecuencias económicas.

➜ Otros Contenidos
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores. Hazte miembro de GK

El crecimiento económico, según el economista Javier Sánchez Galán, es la “evolución positiva de los estándares de vida en un territorio medidos en términos de la capacidad productiva de su economía y de su renta dentro de un periodo de tiempo concreto”. No implica solo el incremento del Producto Interno Bruto (PIB) de un país, también incluye otros indicadores  —como la educación, el acceso a tecnología, entre otros— del bienestar de ese país o región.  

Hay varios organismos como el Fondo Monetario Internacional (FMI) o el Banco Mundial que hacen proyecciones sobre cómo será el crecimiento del país, la región o el mundo. Estas pueden diferir dependiendo de los parámetros y metodologías que utilice cada institución. Las proyecciones se van actualizando trimestral o semestralmente para adaptarse a lo que pasa en un territorio en ese periodo, y su impacto en la economía. 

¿Cuáles son las proyecciones económicas de Ecuador para 2023?

El Fondo Monetario Internacional dice que el país podría crecer un 3% en 2023. Esta es la proyección más reciente del FMI, incluida en la última revisión hecha por el multilateral en diciembre de 2022. Con esa revisión, Ecuador terminó exitosamente el acuerdo con el Fondo por primera vez en más de dos décadas, y recibió un desembolso final de 700 millones de dólares que pertenecían a un crédito de Ecuador con el FMI. 

informe del FMI sobre la economía ecuatoriana

El Fondo Monetario en Estados Unidos. Fotografía tomada de la cuenta de Twitter del FMI.

La proyección hecha en diciembre es ligeramente mayor a la que el Fondo hizo en octubre de 2022, en su reporte de Perspectivas para Las Américas. En ese documento, se esperaba que el país crezca un 2,7% en 2023. El FMI dijo que la proyección se incrementó ligeramente en la revisión de diciembre porque tomó como referencia cómo el país cerró el año anterior: con un crecimiento de 2,7%. 

El FMI dice que en este año hay factores que podrían contribuir al crecimiento de la economía, mientras que hay otros que preocupan y que podrían reducirlo. Entre los factores positivos está un posible incremento de los precios del barril de petróleo que podría incrementar la liquidez y mejorar los prospectos de bienestar económico. Además, algo positivo para el país es que se estima que su inflación se mantenga más baja que la de otros países de la región lo que significa que el costo de los bienes y servicios en el país no han tenido un incremento drástico. La inflación en Ecuador es de 3,6%, pero en otros países como Argentina podría llegar a 99% en 2023. 

En cambio, entre los factores que podrían reducir las proyecciones de crecimiento está la posibilidad de nuevas manifestaciones como las que hubo en junio de 2022. El FMI dice que eso “podría perturbar la economía, perjudicar la confianza, desalentar la inversión y dar lugar a cambios de política”. El paro nacional de 2022 fue uno de los motivos que redujo el crecimiento de ese año de 2,9 a 2,7%, según el Fondo.

riesgo país

La Conaie y el gobierno llegan a un acuerdo tras la firma del acta de paz en el paro nacional de 2022. Las decisiones políticas influyen en el riesgo país. Fotografía de GK

En caso de que Ecuador tenga un “crecimiento más débil de lo previsto”, la última evaluación del FMI dice que eso podría disminuir la demanda de los socios comerciales e incrementar la tensión en las relaciones con ellos. 

Las estimaciones del Banco Mundial para Ecuador son similares a las del FMI. Según el multilateral, Ecuador crecerá 3,1% en 2023. Esta cifra, es la misma que fue proyectada por el Banco Central del Ecuador para este año. 

Desde comienzos del 2022, el Banco Mundial ha dicho que se vería un desaceleramiento del crecimiento económico mundial en 2023. Esto se debe a que, con frecuencia, después de las grandes crisis —como la de 2020 por la pandemia del covid-19—, la recuperación tiende a ser más alta al año siguiente, para después irse estabilizando a valores normales poco a poco. Eso es lo que se estima que pase a nivel mundial desde 2023. 

Además, en su reporte Perspectivas Económicas Mundiales de junio de 2022, el Banco Mundial dice que esa desaceleración será más profunda a consecuencia de la invasión de Rusia a Ucrania y el efecto que eso tuvo en los mercados a nivel mundial, la inflación, entre otros motivos. Eso, dice el reporte del Banco, “podría provocar tensión financiera en algunos mercados emergentes y economías en desarrollo”. Por eso, recomienda que esos países den beneficios —como reducción de impuestos o bonos de apoyo económico— a los grupos más vulnerables para incrementar el dinero que circula en su territorio, así pueden mejorar las posibilidades de crecimiento. 

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) tiene perspectivas menos optimistas para el Ecuador para 2023: estima que la economía ecuatoriana crecerá apenas en un 2%. En general, las proyecciones para la región son bajas. Según la Cepal, en 2023, América Latina y el Caribe crecerá poco más de un tercio de lo que se esperaba para 2022: apenas un 1,3%. 

José Manuel Salazar-Xirinachs, secretario ejecutivo de Cepal, dijo que eso se debe a que las “respuestas de política monetaria adoptadas a nivel mundial en 2022” en un contexto de incremento de la inflación global han incrementado la incertidumbre económica y hará que los países y los multilaterales consideren que existen más riesgos al momento de invertir  en las economías emergentes, como las de América Latina.

El reporte de la Cepal, publicado en diciembre de 2022, dice que en 2023 es fundamental que los países de América Latina y el Caribe dinamicen la inversión y la productividad para que se: 

  1. Atienda las demandas sociales de cada país
  2. Incremente el nivel de empleo pleno
  3. Reduzca la informalidad, desigualdad y la pobreza
  4. Avance a la adaptación y mitigación del cambio climático. 

¿Qué significan esas proyecciones para Ecuador?

Cuando la economía crece en un país, eso significa que hay mayor actividad productiva, por ende, hay más inversión y más trabajo pleno, explicó a GK el economista Pablo Lucio Paredes en junio de 2022. Sin embargo, con los niveles de crecimiento económico que tiene actualmente Ecuador, es difícil que esos otros factores se incrementen. 

Según Lucio Paredes, para que haya un mejor mercado laboral en el país, la economía debería crecer entre el 4,5 y el 5% cada año. “Mientras no crezcamos a ese nivel, siempre vamos a tener un mercado laboral complicado”, dice. No es el único factor que interviene. Lucio Paredes dice que también debe haber una reforma laboral que facilite la contratación, sea más flexible y se adapte más a las condiciones actuales del mercado. 

Sin embargo, Lucio Paredes le dijo a GK que hay que reconocer que “crecer 4,5 o 5% no es fácil, evidentemente” en el mundo actual por la pandemia del covid-19, la invasión de Ucrania, entre otras causas. 

Esa dificultad no es una novedad. Ecuador ha crecido a la mitad del ritmo de lo que ha crecido económicamente el mundo en los últimos 10 años. Entre 2012 y 2022, Ecuador creció en un 1,3% en comparación al mundo que lo hizo en un 2,6%. 

El economista y analista político Andrés Albuja le dijo a GK en agosto de 2022 que eso se debe, en gran parte, a las políticas económicas restrictivas que ha tenido el país por varios años. Eso quiere decir que en momentos de crisis se han tomado decisiones como aumentar los impuestos, lo que limita el dinero que circula en un país. En vez de tener políticas expansivas —como estímulos a nivel tributario o en tasas de interés— para que ese dinero circulante aumente. Eso, dice Albuja, ha limitado la subida del PIB y ha causado que no haya reactivación económica, que haya más migración, entre otros impactos. 

Las proyecciones actuales para Ecuador quieren decir que la población crece a un ritmo mayor que la economía del país, según Albuja. Mientras esta última aumenta entre un 2 y 3% anual, la población crece entre un 5 y 6% en el mismo periodo. “Lo óptimo es que se iguale o que el crecimiento económico sea mayor al de la tasa de crecimiento poblacional”, dice. Sin embargo, es poco probable que eso pase en 2023.

Susana Roa 150x150
Susana Roa Chejín
(Ecuador, 1997) Periodista lojana y jefa de la redacción de GK. Cubre economía, sexualidad y derechos. Le interesan los temas de empleo, educación financiera y salud sexual y reproductiva.
Y tú ¿qué opinas sobre este contenido?
Los comentarios están habilitados para los miembros de GK.
Únete a la GK Membresía y recibe beneficios como comentar en los contenidos y navegar sin anuncios.
Si ya eres miembro inicia sesión haciendo click aquí.