26 trabajos son los que se podrán ver, de manera presencial, en esta cuarta edición de Festival de Cine Feminista del Ecuador, Equis. 

Última Actualización: 8 noviembre, 2022
➜ Otras Noticias
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores. Hazte miembro de GK

Es un encuentro que no busca entrar en las dinámicas de concurso, de un filme mejor que otro; este es un festival distinto y eso se celebra. En Equis no hay concurso como suele haber en la mayoría de festivales de cine.

Serán proyecciones presenciales en salas de cine de Quito y Cuenca, y de manera digital, una selección de 13 filmes, desde cualquier punto de Ecuador.

PUBLICIDAD

Equis es diferente porque busca que se abran espacios de discusión, no solo por darle más presencia a películas hechas por mujeres, sino a trabajos que, algunos realizados por hombres, muestran otra manera de entender lo femenino, las identidades sexuales y las construcciones sociales sobre lo que significa el género.

Equis es importante porque termina siendo un festival que cuestiona. Que hace que quien vea las películas que esta cuarta edición trae se haga preguntas.

Y el 8 de noviembre de 2022 es su punto de arranque, con la proyección del documental Mija, de Isabel Castro. Es en la plaza Gabriela Mistral [Reina Victoria y Diego de Almagro, en la Mariscal, en Quito], a las 7 de la noche.

Esta es una película que no vale la pena perderse. Y sí, la entrega es libre y gratuita para esta proyección.

La música y la pertenencia en Mija

Isabel Castro es una documentalista estadounidense de origen mexicano y ha tenido una carrera importante como realizadora, sobre todo en televisión. En su salto al cine, escoge contar una historia que ella, al sentirla cercana, es capaz de volverla cercana. Ese es uno de los méritos de Mija, sin duda.

Porque al contar la vida de Doris Muñoz, estadounidense e hija de migrantes mexicanos indocumentados, refleja mucho de una especie de idiosincrasia latina que aparece, incluso, cuando el espacio en el que Muñoz se mueve no es precisamente el que esperamos como latinos. Bueno, es como si lo latino se abriera paso en todo lugar.

El mundo de Muñoz es el de las aspiraciones de una generación. Es el de los sueños y el de la música. Mientras es manager de artistas independientes que están peleándola —como Jacks Haupt, la chicana que ella maneja— es también la mujer que carga sobre sí el peso de su familia. Doris ama a su familia, es impresionante esa devoción. Y su familia está algo rota porque años atrás su hermano mayor fue detenido y deportado por no tener documentos. Su familia está partida, de cierta manera.

Entonces Doris parece flotar en este documental que la utiliza como punto de referencia. Su voz es la que cuenta las cosas y permite que todo encaje. Es el ancla del espectador o espectadora, así como ella lo es ante todo lo que la rodea. Incluso cuando por el confinamiento parece todo detenerse y no hay más remedio que reagruparse para retomar la vida. 

Mija es un documental para emocionar y lo consigue. Mucha atención a la banda sonora, compuesta por el músico de origen ecuatoriano Roberto Carlos Lange, más conocido como Helado NegroTodas las versiones masculinas posibles

Otra de las joyas que Equis tiene en esta edición es la película Garçonnières, de la suiza Céline Pernet. 

PUBLICIDAD

Man Caves, que sería su traducción al inglés [algo así como Cuevas masculinas o El Club de Toby, donde no entran mujeres], es un documental que hace reír, pensar, desesperar y emocionar, con una puesta en escena sencilla: Pernet entrevista a 30 hombres con edades promedio de 30 a 45 años y lo que hace es cuestionar sus experiencias y sus ideas como hombres, en una sociedad occidental —lo bien vista como puede ser la sociedad de un país como Suiza—.

Pernet, que es antropóloga, no busca hacer un documental que cambie el rostro del cine. En realidad, este ensayo de la palabra masculina hablada es un conjunto de declaraciones detrás de declaraciones —intercaladas con escenas cotidianas, muy ligadas a la presencia del hombre en el día a día— con una cámara fija que pone al sujeto en primer plano y listo.

Lo que importa es lo que dicen, cómo lo dicen, la forma en que se va abriendo una conciencia masculina.

Ya sea desde las construcciones colectivas de que el hombre no llora, hasta los recuerdos de los primeros amores, la mirada hacia el pasado de las primeras relaciones sexuales, las distintas identidades sexuales, los secretos, lo que se oculta. Garçonnières es, durante gran parte de su metraje, un recuento de la toxicidad con la que el hombre se ve envuelto desde sus primeros años y que algunos incluso nunca abandonan.

Lo interesante de este documental es que, conforme avanza, son los mismos sujetos los que cuestionan todas estas acciones o ideas en las que se ven envueltos. El cuestionamiento quiere llevar todo a niveles poderosos de reflexión. Un por qué profundo que se va construyendo. 

Pernet logra que hombres que han nacido y crecido en los 80 y 90 se abran y se expongan. En el camino se abre algo más. Un espíritu colectivo que sabe que debe sanar. Esa es la maravilla de Man Caves, sin duda.

Man Caves se puede ver en Quito el miércoles 9 de noviembre a las 5 de la tarde en la Cinemateca de la Casa de la Cultura. El costo de la entrada es de 5 dólares.

También se la podrá ver en el Ochoymedio, a las 8 de la noche del 13 de noviembre. La entrada tiene un costo de 7 dólares.

Para ver toda la programación de la cuarta edición del Festival Equis, se puede hacer clic aquí.

Eduardo Varas 100x100
Eduardo Varas
Periodista y escritor. Autor de dos libros de cuentos y de dos novelas. Uno de los 25 secretos mejor guardados de América Latina según la FIL de Guadalajara. En 2021 ganó el premio de novela corta Miguel Donoso Pareja, que entrega la FIL de Guayaquil.
Y tú ¿qué opinas sobre este contenido?
Los comentarios están habilitados para los miembros de GK.
Únete a la GK Membresía y recibe beneficios como comentar en los contenidos y navegar sin anuncios.
Si ya eres miembro inicia sesión haciendo click aquí.
VER MÁS CONTENIDO SIMILAR