Luego del que es quizás el acuerdo económico que más ha costado en la historia de la televisión —en 2017, Amazon pagó 250 millones de dólares a los dueños de los derechos de las historias de John Ronald Reuel Tolkien, autor de la saga de El Señor de los Anillos— llega, por fin, Los Anillos del Poder

Es una serie que funciona como precuela y, al mismo tiempo, como explicación a mucho de lo que se vio en las sagas de películas dirigidas por Peter Jackson.

La producción, de acuerdo al compromiso por el acuerdo de entrega de derechos, deberá cubrir al menos cinco temporadas. Su producción costará aproximadamente mil millones de dólares. A través de ella se contará todo lo que sucedió en la segunda era de la Tierra Media, miles de años antes de los acontecimientos de El Señor de los Anillos.

Eso no es poca cosa.

La de Tolkien ha sido considerada como una obra importante de fantasía. Sin embargo, es mucho más que eso. Si bien hay elfos, enanos, hobbits, orcos, magos, nigromantes, trolles y una clásica batalla entre el bien y el mal, lo de Tolkien es mucho más profundo. 

PUBLICIDAD

Para el autor inglés, sus tres libros eran un solo volumen y eran parte de un universo de entera ficción, pero lecturas contemporáneas —ligadas a una creciente conciencia sobre la salud mental—, han permitido entender nuevas posibilidades dentro de este universo.

Última Actualización: 4 septiembre, 2022
➜ Otras Noticias
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores. Hazte miembro de GK

Algo que será parte de esta mirada hacia el pasado de la Tierra Media.

Estrés postraumático y fantasía

En una carta escrita al profesor L. W. Forster, el 1 de enero de 1960, Tolkien distanció a la ficción de la realidad al asegurar que nada lo que le había pasado a él y al mundo se filtró en su trabajo. “Personalmente no creo que ninguna de las dos guerras (y por supuesto la bomba atómica) hayan influido ni en la trama ni en la forma de desarrollarla”, escribió. 

Pero J. R.R. Tolkien, como buen filólogo, era un hombre de su tiempo. Si bien los estudios críticos a su obra todavía estaban por venir, lo cierto es que para 1960 no existían los términos adecuados para definir al estrés postraumático u otras condiciones mentales que desde hace 20 años se relacionan tanto con El Hobbit —publicada en 1937—, El Señor de los Anillos —que salió entre 1954 y 1955— y los apéndices en El Silmarillion —que apareció póstumamente, en 1977. 

Al no existir la palabra, el fenómeno tampoco existía. Pero todo lo que sucede en la trilogía de El Señor de los Anillos tiene mucho que ver con el dolor y los mecanismos mentales para sobrevivir las tragedias. Hay que decirlo: Tolkien fue parte del ejército británico durante la Primera Guerra Mundial, la llamada Gran Guerra.

Participó en la Batalla del Somme, considerada una de las más sangrientas de esa guerra. En ella, soldados británicos y soviéticos se enfrentaron al ejército alemán. Causó más de un millón de víctimas para ambas partes. 

Tolkien estuvo ahí, cuando, en solo el primer día —el 1 de julio de 1916— los británicos sufrieron más de 57 mil bajas. El 40%, mortales. J. R. R. Tolkien vio morir a amigos y gente cercana en un momento que históricamente ha quedado registrado como la prueba de que la guerra moderna es una acontecimiento macabro y funesto.

Eso debió pesar en Tolkien. Quien, en ese primer día de batalla, perdió a uno de sus mejores amigos: Rob Gilson.

El trauma está ahí.

Ya sea a través del personaje de Frodo, el que está llamado a llevar el anillo del mal hasta Mordor, para destruirlo. O en los Ents, estos árboles que se mueven y que permanecen en silencio, soportando siglos de sufrimiento. Incluso en el propio Gollum, completamente loco por lo que le ha tocado vivir y que le ha hecho perder su esencia. 

También aparece el dolor y la necesidad de sobrellevar la muerte de los amigos en una cruzada contra aquello que está a punto de destruir la precaria armonía que existía. No hay ser en esta historia que no sufra. El Señor de los Anillos es una obra adulta sobre cómo se lidia con lo terrible en medio de la destrucción. Eso no es fantasía para niños.

Una nueva mirada hacia atrás

En Los Anillos de Poder estaremos ante los acontecimientos que permitirán que el señor oscuro, Saurón, amo de Mordor, sea una fuerza del mal y forje el anillo que terminará por mandar sobre otros anillos y que conseguirá corromper a los reyes humanos. Un anillo que concentrará un poder nunca antes conocido. El título de la serie lo deja en claro.

Los responsables de la serie y de la historia son J. D. Payne y Patrick McKay, quienes han tomado elementos de los textos de Tolkien, así como de los prólogos y escritos satélites que se han publicado, para darle forma a esta época, en la que el peligro empieza a acechar. 

La idea no es dar explicaciones sobre lo que pasará luego, pero sí sostener una historia sobre cómo el mal llegó a triunfar en la Tierra Media.

Eso significa que las relaciones entre El Señor de los Anillos y El Silmarillion son profundas. Tanto que algunos personajes que se pudieron ver en la primera trilogía de Peter Jackson, aparecen aquí, en versiones más jóvenes. 

Especialmente los elfos. Entre ellos, Galadriel, que en las películas fue interpretada por Cate Blanchett. Aquí, la actriz de origen galés Morfydd Clark hace de una Galadriel guerrera, convencida de que un gran mal acecha. 

Galadriel

Morfydd Clark interpreta a Galadriel, en Los Anillos del Poder. Fotografía cortesía de Amazon.

El personaje de Elrond —que en la trilogía fue representado por Hugo Weaving— aparecerá también como uno de los personajes principales de Los Anillos del Poder. Esta vez, interpretado por Robert Aramayo, Elrond no será el jefe de Rivendell, pero sí un personaje roto que irá desconfiando de todo a medida que avance la serie, hasta llegar a convertirse en el político que será.

Otro personaje que tendrá presencia en la serie será el de Isildur, el rey de los hombres y uno de los fundadores del reino de Gondor, luego de la caída del reino de Númenor. 

Isildur es importante en la historia porque es quien consigue cortarle los dedos a Sauron y con esto acabar su ataque sobre la Tierra Media. La serie quiere explorar más la tragedia de Isildur, para que se comprenda por qué no quiso destruir el anillo de Sauron, un acto que lo llevó a su muerte y a la pérdida del anillo por cientos de años, antes de que Smeagol/Gollum lo encontrara. Isildur estará interpretado por Maxim Baldry.

Desde luego, habrá más personajes. Desde el rey elfo Gil-galad, interpretado por Benjamin Walker; hasta Durin IV, el rey de los enanos en el reino de Khazad-dûm, más conocido como Moria. Ese reino que se ve en ruinas y abandonado en La Comunidad del Anillo, la primera película de la saga. Lo más interesante de todo esto es que, durante la segunda era de la Tierra Media, no existían los hobbits. Pero eso no significa que no veremos a seres parecidos.

Los harfoots tendrán presencia en la serie. En la historia creada por Tolkien, son antecesores de los hobbits —muy parecidos, sobre todo en su estatura, pero con una particularidad: son nómadas. Una de los harfoots más importantes será Nory Brandyfoot, interpretada por Markella Kavenagh.

Nory Brandyfoot

El personaje de Nory Brandyfoot, interpretado por Markella Kavenagh. Fotografía cortesía de Amazon.

Esta serie es el resultado de una transacción económica importante y de la búsqueda de qué historias contar —sin que traicionen los escritos de Tolkien—, para respetar el convenio, que especifica no alterar el ADN de este universo. 

Para construir la historia central, los responsables pudieron usar personajes e historias secundarias que se cuentan o se nombran en El Señor de los Anillos y en El Hobbit, con la libertad de crear personajes nuevos. 

Desde el 2 de septiembre de 2022 se podrá ver la serie por Amazon Prime, que busca dar las pistas para entender ese trauma que se extendió por toda la Tierra Media y que habla mucho de las tragedias que, como espectadores, hemos aprendido a sobrellevar.

Eduardo Varas 100x100
Eduardo Varas
Periodista y escritor. Autor de dos libros de cuentos y de dos novelas. Uno de los 25 secretos mejor guardados de América Latina según la FIL de Guadalajara. En 2021 ganó el premio de novela corta Miguel Donoso Pareja, que entrega la FIL de Guayaquil.
Y tú ¿qué opinas sobre este contenido?
Los comentarios están habilitados para los miembros de GK.
Únete a la GK Membresía y recibe beneficios como comentar en los contenidos y navegar sin anuncios.
Si ya eres miembro inicia sesión haciendo click aquí.
VER MÁS CONTENIDO SIMILAR