Hablar de las canciones del Mundial de Fútbol es hablar de los cambios que se han puesto en evidencia en la música que, cada cuatro años, suena como si nada más pudiera sonar desde los televisores, cuando todo el planeta está conectado alrededor de ese deporte.

➜ Otras Noticias

Aunque el primer mundial fue en 1930 en Uruguay, fue recién en 1962 cuando apareció El rock del Mundial, interpretado por Los Ramblers, considerada la primera canción que se hizo para un Mundial de Fútbol. Fue específicamente para el de Chile, la sede de la séptima edición del encuentro de las selecciones de fútbol de varios países.

El concepto tradicional de la canción del Mundial buscaba mostrar algo más del país sede. Pero con el tiempo se han sumado canciones que poco hablan de fútbol o tienen poco que ver con el país donde es la copa más importante de este deporte. El mundo, mientras más simple, aparentemente, es mejor.

PUBLICIDAD

Y por eso, hay muy poco en común entre El Mundial, el tema que cantó Plácido Domingo para el Mundial de España de 1982, y Hayya Hayya (Better together) que la estadounidense Trinidad Cardona, el nigeriano Davido y la catarí Aisha interpretan para el actual Mundial de Catar, que se desarrollará entre noviembre y diciembre próximos.

En la canción de Plácido Domingo se siente la onda flamenca en la música, mientras que los arreglos son propios del pop español de esa época: cuerdas en extremo dramáticas y un estribillo con coros y una armonía en acordes mayores, para que todo sea fácil de recordar. Y sí, la letra está estrictamente relacionada con el encuentro futbolístico.

Pero 40 años después, el mundo ya no camina por ahí.

La canción que interpretan Trinidad Cardona, Davido y Aisha tiene una base de reggae que se mantiene casi en toda su duración. El estribillo —resulta interesante que, en un primer momento, los instrumentos de percusión dejan de sonar en esta parte— se ha construido con frases casi onomatopéyicas, que permiten que cualquier persona de cualquier país lo pueda cantar, sin siquiera saber o entender el idioma. 

Este tema habla sobre caminar, ir juntos, sobre el amor y sobre divertirse en discotecas. ¿Y el fútbol? Aparece en las imágenes de futbolistas que se ven en el video musical oficial.

Sin embargo, entre ambas canciones han existido hitos que, incluso ahora, siguen siendo recordados e importantes. Aquí una lista de las cinco canciones más relevantes de los mundiales.

Un’estate italiana, de Edoardo Benato y Gianna Nannin

La canción del Mundial de Italia 90 es simplemente una joya de música pop que mezcla la voz que resulta amigable de Edoardo Benato y la increíble y rasposa voz de Gianna Nannin. Si bien responde a los sonidos y estructuras armónicas de los años 80, este tema —que se centra en la celebración desde la perspectiva del fanático del fútbol— se puede escuchar hoy y sigue emocionando.

Algo que hay que tomar en cuenta sobre esta canción: el gran Giorgo Moroder compuso la música de Un’estate italiana (Un verano italiano).

We are one, de Pitbull, Jennifer Lopez y Claudia Leitte

Para el 2014, para el Mundial que se jugó en Brasil se apostó por una canción oficial que, en su versión definitiva fue lo más aproximado a una fiesta en versión música. No hay nada que no funciones en We are one, un tema que se asienta sobre la idea de la unidad en el mundo, en tiempo de los partidos, así como en la yuxtaposición de estilos y sonidos. Sí, es bailable, pero un tipo de baile que mete a la samba y hip hop dando vueltas por ahí, como esos balones que entran en el área chica para meter un gol, sin que nadie lo espere.

Live it up, de Nicky Jam, Era Istrefi y Will Smith

Probablemente lo único realmente “ruso” en la canción oficial del Mundial de Rusia de 2018, sean los arreglos de vientos y de voces al inicio. De ahí, nada más. ¿Eso significa que sea una mala canción? Para nada, en realidad en medio de la tendencia de los últimos años —de que las canciones sean bailables y de que si dicen algo sobre fútbol, pues estamos ante un milagro, Live it up sobresale porque con una base reggae y ska, con sonidos actualizados y con un bombo dance, se convierte en una canción un tanto más existencialista que otras. En la que importa vivir ese preciso momento y nada más.

Waka Waka, de Shakira y Freshlyground

Ya son palabras mayores. La canción de Shakira para el Mundial de África de 2010 es tan buena onda y eleva el ánimo que no se puede hacer más que sonreír. El tema es muy cercano a los experimentos sonoros de Paul Simon en la época del Graceland y gracias a esa capacidad de no solo tomar ritmos africanos —¿qué beat latino no es africano?— sino de reunir los sonidos más característicos y hermosos de ese continente, Waka Waka triunfa. ¿El punto sad? Gerard Piqué sale en el video.

La copa de la vida, de Ricky Martin

Lo único francés en esta canción es el “Allez” que suena varias veces. Así que hay asumir que esta canción fue escogida para ser el tema oficial del Mundial de Francia 98 cuando ya estaba grabada. De ahí, este tema tiene más de latino que otra cosa y eso no es un problema. En realidad eso es lo que hace valiosa a esta canción que fue compuesta por Ian Blake, Desmond Child y Robi Draco Rosa, que tiene un arranque que remite a España.

Luego llega el piano que parece salir de un son y los vientos sintetizados con un beat de fondo y todo funciona en una canción que habla sobre luchar por lo que se cree. Esto, acompañado de un video musical en el que le toman 10 fotografías a Ricky Martin.

Eduardo Varas
Periodista y escritor. Autor de dos libros de cuentos y de dos novelas. Uno de los 25 secretos mejor guardados de América Latina según la FIL de Guadalajara. En 2021 ganó el premio de novela corta Miguel Donoso Pareja, que entrega la FIL de Guayaquil.
Y tú, ¿Quieres darnos tu opinión?
Unete a la familia GK.
Convierte en miembro haciendo click aquí.
Si ya eres miembro inicia sesión haciendo click aquí.

VER MÁS CONTENIDO SIMILAR