Leandro Norero, alias ‘El Patrón’, el presunto narcotraficante ecuatoriano que habría tejido una red delictiva de lavado de activos y financiamiento a bandas narcodelictivas, está a un paso de recuperar su libertad. El 15 de julio de 2022, la jueza Glenda Morejón, de la Unidad Judicial de Samborondón, en la provincia del Guayas, revocó la orden de prisión preventiva contra Norero en el proceso por tenencia de armas que se sigue en su contra.

flecha celesteOTRAS NOTICIAS

Pero no saldrá de prisión. Él también cumple una orden de prisión preventiva por presunto lavado de activos en la cárcel de Latacunga. Aunque Norero apeló a esa medida cautelar, el recurso aún no se resolverá, sino hasta el próximo martes 19 de julio. Ese día, un juez de la Unidad Judicial Albán Borja, en Guayaquil, decidirá si finalmente Norero sale o no de prisión. 

PUBLICIDAD

De acuerdo a una fuente de la Corte Provincial de Guayas, que habló a GK, durante la audiencia de apelación a la prisión preventiva, la Fiscalía solicitó el cambio de tipo penal. Norero había sido acusado de tráfico de armas, un delito que, según el Código Orgánico Integral Penal (COIP) se sanciona con una sentencia de entre cinco y siete años de cárcel. Sin embargo, la institución pidió que se modificara a tenencia de armas, un delito menor que se sanciona con una pena de seis meses a un año de prisión.

Una audiencia pendiente

La audiencia de apelación a la prisión preventiva contra Norero y sus hermanos Israel y Johanna, en el proceso por presunto lavado de activos, fue reprogramada al menos dos veces. 

La diligencia debía comenzar a las cuatro y veinte de la tarde del 5 de julio de 2022; sin embargo, el 6 de julio, la Corte confirmó a GK que esta no se realizó debido a que uno de los jueces estaba en otra audiencia, tramitando una acción de protección. Aún no hay una nueva fecha para la diligencia judicial.

Lo mismo ocurrió el pasado 21 de junio, la primera fecha fijada para la audiencia. Esa vez tampoco se instaló porque el expediente habría llegado fragmentado, incompleto. 

Pero el recurso debe tramitarse. Desde el 28 de mayo último, los tres hermanos enfrentan el proceso penal en su contra en la cárcel de Latacunga. Ahora, quieren hacerlo en libertad. 

En la diligencia, además, el tribunal emitirá una resolución sobre el recurso de apelación presentado por la Fiscalía para revertir las medidas cautelares que permitieron que Lina Romero, pareja de Leandro Norero, fuera procesada en libertad. El 28 de mayo, el juez Ubaldo Macías, de la Unidad de Garantías Penales, dispuso que tanto Romero, como otros tres acusados, se presentaran de forma obligatoria todos los jueves ante la fiscal que lleva la causa, además de ser monitoreados con un dispositivo de vigilancia electrónica. 

Una decisión castigada dentro del caso 

Cuatro días antes, el 17 de junio, el juez Ángel Lindao Vera, de la Unidad Multicompetente de La Concordia, una ciudad de la provincia Santo Domingo de los Tsáchilas, otorgó una acción de protección a alias “El Patrón”, con la que ordenó que la Secretaría Técnica de Gestión Inmobiliaria (Inmobiliar) devolviera la casa lujosa —ubicada en la vía Samborondón— en la que el presunto narcotraficante fue detenido. La casa fue devuelta a la empresa Lionff Realty INC, vinculada a Norero, al abogado Kevin Prendes, quien es ahora el administrador de la compañía. 

En su fallo, el juez Ubaldo argumentó que Inmobiliar había vulnerado el derecho a la propiedad de Lionff Realty INC. La razón: Inmobiliar, según el magistrado, decomisó el inmueble, pese a que las incautaciones fijadas dentro del caso de presunto lavado de activos que pesa sobre Norero, no incluía la casa, en la urbanización Riberas del Batán, en el cantón Samborondón. 

Esa vivienda, cuyo valor ascendería a 2,5 millones de dólares, también fue propiedad de Xavier Jordán, prófugo de la justicia ecuatoriana, quien formaría parte de la red delictiva de Norero. Jordán también sería uno de los principales sospechosos de la trama de corrupción por venta de insumos médicos en el Hospital Teodoro Maldonado Carbo, del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), en el sur de Guayaquil.  

La decisión del juez Ubaldo tuvo sus consecuencias: el 19 de junio, el pleno del Consejo de la Judicatura resolvió suspenderlo por presunta infracción gravísima, denunciada por la Fiscalía. De acuerdo con el Consejo, el magistrado habría incurrido en una infracción tipificada en el artículo 109, numeral 7, del Código Orgánico de la Función Judicial que sanciona el “intervenir en las causas que debe actuar, como Juez, fiscal o defensor público, con dolo, manifiesta negligencia o error inexcusable”. 

La vivienda en Samborondón, incautada durante la detención de Norero, ha sido el centro también de la polémica.

El 23 de junio, mientras Ecuador vivía el décimo día de paro nacional, 11 funcionarios de Inmobiliar fueron detenidos. La Fiscalía detalló que los encontró sacando al menos 80 botellas de licor, ropa, y un equipo de sonido. La institución dijo que los involucrados serían procesados por presunta alteración de evidencias y elementos de prueba. 

Inmobiliar, por su parte, defendió a sus funcionarios y dijo que ellos estaban en la casa de Norero en pleno “cumplimiento de funciones” para garantizar la seguridad de los bienes, después de que ocurriera una “irrupción arbitraria” de la vivienda. 

¿Quién es Leandro Norero Tigua? 

Leandro Norero se ha convertido en uno de los rostros del narcotráfico en Ecuador, con un amplio historial delictivo. Tiene 35 años y su vida —como la de muchas personas vinculadas a bandas narco delictivas— estuvo vinculada a la pobreza desde niño en Guayaquil. Sin embargo, cuando fue detenido se conoció que es  propietario de empresas, relojes de alta gama, joyas lujosas, mecánicas y lavadoras en Daule, donde controló sus operaciones durante más de una década. 

Su actividad delictiva se remonta al 2005. Un año después, tuvo su primer revés judicial: en 2006 fue detenido por tenencia ilegal de armas. Luego, en 2012, según consta en los registros legales de la función judicial, enfrentó un proceso por robo agravado. 

Más tarde, en 2018, afrontó otro juicio por tráfico de drogas a gran escala [narcotráfico]. Sin embargo, ninguna de las causas avanzó, ni logró confinar a Norero en una prisión ecuatoriana. 

Norero tiene un amplio historial delictivo y su liderazgo empezó en Los Ñetas. Más tarde fundó Los Chone Killers junto a alias Trompudo. 

Pactó incluso con uno de los nombres que resuena aún en el mundo carcelario: Jorge Luis Zambrano, alias JL, asesinado en diciembre de 2020. Aunque es conocido que en esa época JL centralizó el negocio del tráfico de drogas, con su muerte, la alianza con Norero también se extinguió. Ese año fue clave para Norero: su operación delictiva creció desde que fingió su muerte en un supuesto atentado, a inicios de la pandemia del covid-19, en el 2020. 

Entonces, Norero optó por conectar con las bandas disidentes Los Tiguerones, Los Lobos y Los Lagartos, ahora enemigas de los dos que buscan el poder en las cárceles, Adolfo Macías, alias Fito, y Junior Roldán, alias JR. 

Aunque su nombre es bastante conocido en el mundo criminal, para la ciudadanía, aún era un misterio. La primera vez que se escuchó sobre él, en medio de la violencia en las cárceles, fue en un video que Los Fantasmas, otra de las sub células creadas por alias Fito, difundieron el 14 de octubre de 2021.

“Aquí Los Fantasmas van a comenzar a hacer limpieza de Tiguerones, Lobos y Lagartos, con los Samir [un empresario narcotraficante] y Ben 10, sabemos que son un brazo armado de ti, Leandro, que te quieres montar de que no haces nada, pero está financiado para que hagan destrozos dentro y fuera de las cárceles”, dijo uno de los voceros encapuchados en el video. 

Pero el video que incluía su nombre no habría sido el detonante para investigarlo. Las investigaciones habrían empezado antes. El ministro del Interior, Patricio Carrillo, dijo luego de los operativos, ejecutados el 26 de mayo, que habían pasado 18 meses de investigaciones para dar con el paradero de Norera Tigua y sus colaboradores, sobre todo, por el rastro económico que dejó. 

Karol E. Noroña
Quito, 1994. Periodista y cronista ecuatoriana. Cuenta historias sobre los derechos de las mujeres, los efectos de las redes de delincuencia organizada en el país, el sistema carcelario y cubre permanentemente la lucha de las familias que buscan sus desaparecidos en el país. Ha escrito en medios tradicionales e independientes, nacionales e internacionales. Segundo lugar del premio Periodistas por tus derechos 2021, de la Unión Europea en Ecuador. Coautora del libro 'Periferias: Crónicas del Ecuador invisible'. Forma parte de la organización Chicas Poderosas Ecuador.

VER MÁS CONTENIDO SIMILAR