En 16 días de paro nacional, la provincia del Azuay, ubicada al sur del país, y en especial su capital Cuenca ha sido fuertemente afectada por el paro nacional convocado por la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie).

La periodista local, Jakie Beltrán, explica que todas las vías que conectan a la provincia austral con el resto del Ecuador están bloqueadas, por lo que hay desabastecimiento de gas, alimentos y oxígeno médico. El domingo 26 de junio de 2022, un convoy humanitario que llevaba medicinas, alimentos y oxígeno fue atacado en la parroquia rural de Molleturo por los manifestantes, según la Policía. El Ministerio de Salud dijo ese mismo día que la falta de insumos está afectando en particular al Hospital Vicente Corral Moscoso, ubicado en Cuenca, que tiene hospitalizados a 231 pacientes y que la capacidad de oxígeno que hay —1.480 kilogramos— “alcanzaría únicamente hasta el día martes”es decir hasta el 28 de junio. 

A las 3 y 50 de ese día, el Ministerio de Salud publicó un comunicado en el que se anuncia que la situación del Hospital Vicente Corral Moscoso es crítica por la falta de oxígeno médico que es utilizado en pacientes en estado grave. Y que la capacidad de oxígeno pasó de 1.000 kilogramos del día lunes a 500 kilogramos el martes, lo que significaba que el hospital se estaba quedando sin  oxígeno para los pacientes. 

PUBLICIDAD

El Ministerio asegura que “estamos elaborando un plan de contingencia para trabajar con tanques de oxígeno individuales y poder abastecernos hasta el día miércoles, aunque esa no es la solución”. Y recalcó que “es fundamental que los ciudadanos respeten el derecho a la salud y se den facilidades para el paso libre del oxígeno medicinal, porque está en juego la vida de niños, adultos y adultos mayores”.

El presidente Guillermo Lasso había anticipado esta crisis en su cuenta de Twitter. El 26 de junio mencionó que la falta de oxígeno es crítica y que el convoy que llevaba este producto fue atacado con explosivos. 

Un convoy llega a Cuenca

La mañana del 29 de junio, el alcalde de Cuenca, Pedro Palacios, anunció que en la madrugada llegó a la ciudad un convoy de cinco camiones con oxígeno medicinal. 

Palacios dijo en su cuenta de Twitter que la llegada del convoy se logró gracias a una “oportuna apertura de un paso humanitario”, que fue coordinado por la Cruz Roja de Azuay.  “Unidos hacemos que las cosas buenas sucedan”, escribió el alcalde. 

En su cuenta de Twitter, la Cruz Roja de Azuay, explicó cómo fue la llegada del convoy. Christian Astudillo, presidente de la Cruz Roja Ecuatoriana Junta Provincial de Azuay, dijo que a la 1 de la mañana entregaron oxígeno en el hospital Vicente Corral Moscoso. Según Astudillo, con eso se “podrá mitigar en algo en estos días a las personas que más lo necesitan”. 

Además, a las 3 de la mañana, otro convoy llegó al Hospital del IESS José Carrasco Arteaga. Christian Astudillo mostró en un video cómo se estaba cargando oxígeno en las instalaciones del hospital. “Mostramos a la ciudadanía que el objetivo es humanitario y nosotros lo que hacemos es salvar vidas”, dijo Astudillo. 

Pero aunque el convoy llegó a tiempo para evitar una crisis por el desabastecimiento de oxígeno, el alcalde cuencano Pedro Palacios dijo que tomará acciones: dijo que ya han empezado un proceso de sanción “a 21 operadoras de transporte y a sus más de 500 unidades, que obstaculizaron calles y avenidas”. 

Transporte

Al paro convocado por la Conaie, en Azuay, se han sumado varias ramas del transporte como el gremio de taxis, busetas escolares, transporte pesado, buses urbanos y transporte mixto, que han paralizado el servicio y han cerrado aproximadamente 100 puntos en la ciudad de Cuenca, dijo Beltrán. Por lo que las principales calles y avenidas de Cuenca: Avenida de las Américas —que atraviesa Cuenca de norte a sur—, Solano, Loja, Don Bosco, González Suárez, Paseo de los Cañaris, están cerradas, lo que ha afectado no sólo al tránsito, sino al comercio ya que sobre ellas se encuentra el centro comercial de la ciudad. La periodista explica que estos sectores aseguran que se han sumado al paro porque apoyan el pedido de la Conaie de reducir el precio de los combustibles.

Beltrán cuenta a GK que hoy la ciudad luce vacía y que pocos vehículos han salido, aunque la mayor parte de empresas privadas están trabajando. “Los trabajadores van caminando o en bicicletas y motos. Mientras que las instituciones públicas están, principalmente, en teletrabajo”, dijo Beltrán.

La crisis se extiende

Sin embargo, muchos sectores no se pueden trabajar de manera telemática, como el comercio de alimentos en los mercados, que actualmente se encuentran cerrados porque están desabastecidos. 

De la misma manera, el gas licuado de petróleo (GLP)  está agotado, pero se espera que hoy día lleguen los camiones que transportan este producto gracias al “corredor humanitario”, que aprobó Leonidas Iza, el 25 de junio.  

La reportera local asegura que durante los días del paro, las protestas han sido en su mayoría pacíficas, aunque ayer se presentaron disturbios en el centro, motivados por un grupo de manifestantes que lanzaron piedras a la Gobernación del Azuay, dice En este incidente, había confusión porque mientras algunos manifestantes lanzaban piedras, otros pedían que no lo hagan. Uno de estos salió herido, dice Beltrán. En los exteriores de la Universidad de Cuenca también se han registrado enfrentamientos entre policías y estudiantes, de los cuales, dos jóvenes fueron detenidos. 

En Cuenca también se han denunciado “infiltrados” en las marchas que han provocado la violencia afuera de la Gobernación y en el Proyecto Nero, que es el sistema comunitario de agua potable, donde se manifestaba de forma pacífica hasta que llegaron los agitadores. 

Frente a esta crisis los sectores productivos del Azuay han publicado un comunicado de prensa en el que solicitan al gobierno de Guillermo Lasso se decrete un Estado de Excepción en esta provincia. A través de esta petición, el sector productivo azuayo busca abrir las carreteras de manera inmediata con el apoyo de las Fuerzas Armadas para abastecer de alimentos, medicinas, combustibles y materias primas a toda la provincia.

Liz Briceño Pazmiño
(Ecuador, 1989). Periodista. Ha cubierto temas de economía y consumo en la Unión Europea. Cubre temas de menores migrantes no acompañados y de desplazados en Ecuador.

VER MÁS CONTENIDO SIMILAR