Un convoy humanitario que llevaba medicinas, alimentos y oxígeno a la ciudad de Cuenca, en el austro ecuatoriano, habría sido atacado en la parroquia rural de Molleturo. El ataque habría ocurrido la mañana del domingo 26 de junio, en el día 14 de paro nacional, según información de la Policía Nacional. 

La Policía y el gobierno central aseguran que el convoy fue atacado con explosivos, y condenaron la agresión. Sin embargo, organizaciones sociales aseguran que los comuneros del lugar fueron reprimidos por la policía. 

Esto es lo que sabemos de los hechos. 

La versión del gobierno

PUBLICIDAD

A las 9 de la mañana, la Policía dijo en su cuenta de Twitter que estaba habilitando la vía Cuenca-Molleturo-El Empalme, a la altura de la parroquia rural de Sayausí por allí debía ir el convoy hacia la capital azuaya—. Según la institución, la vía estaba bloqueada por escombros. 

La publicación está acompañada de fotografías en las que se ve a unos 20 policías de pie sobre la avenida y a autos y bicicletas circular con aparente normalidad. 

Dos horas después, la Policía hizo otra publicación, esta vez muy distinta. En el tuit, la institución dijo que mientras estaban habilitando la vía hubo presuntos “actos violentos contra servidores policiales”. En un video que publicó la Policía en su cuenta de Twitter se ve a cientos de policías con escudos caminando entre el humo de lo que serían bombas lacrimógenas. El video es de baja calidad y no se puede ver a quién enfrentan, pero aparenta ser un grupo de más de 20 personas. 

El video se corta en el segundo 16 y muestra a un policía que está sangrando a la altura de la cabeza. “Tómale foto”, dicen varias veces sus compañeros mientras otro policía se pone unos guantes para ayudarlo. Allí termina el video. 

Horas después, el presidente del COE Nacional, Juan Zapata, y el Ministro de Producción, Julio José Prado dijeron en una rueda de prensa que el presunto ataque a los policías estaba relacionado con el ataque a un convoy humanitario. 

Prado dijo que en las “últimas 48 horas, varias vías que estaban causando un desabastecimiento han sido liberadas”. Pero dijo que había un problema Cuenca. “Hemos tenido que paralizar un convoy humanitario que sufrió un atentado”, dijo Prado. 

Luego, Juan Zapata, dio más detalles. El presidente del COE Nacional dijo que el convoy estaba yendo a Cuenca acompañado de las Fuerzas Armadas y la Policía hasta que llegó a Molleturo. Allí, dijo Zapata, “los manifestantes están sumamente violentos, producto de esto hay incluso 1 policía retenido y 3 miembros de la fuerza pública heridos”. 

Según Zapata, “es imposible el paso por ese punto” y llamó a “los dirigentes” que por favor permitan el paso de este convoy. El ministro Prado dijo que el convoy era importante porque llevaban “medicina, alimentos y oxígeno” para Cuenca.

En un tuit, horas después del incidente, el presidente Guillermo Lasso dijo que “el convoy humanitario que iba a Cuenca fue atacado con explosivos. Vándalos!!”. Lasso no explicó de dónde obtuvo la información de que el ataque había sido con explosivos. Sin embargo, dijo que el ataque ponía en “riesgo la vida de los ciudadanos” y llamó a la paz.

La versión de las organizaciones

La Alianza de Organizaciones por los Derechos Humanos dijo que “comuneros que se encuentran en la vía Molleturo-Empalme fueron reprimidos por la Policía”. 

La organización acompañó la publicación con un video en el que se ve a decenas de comuneros correr mientras bombas lacrimógenas caen dejando nubes blancas de gas a su alrededor. Se escuchan gritos y el sonido de las bombas caer. En el video se escucha cómo alguien grita “boten el gas, boten el gas” y la gente corre.  

La Conaie re publicó el tuit de la Alianza con el mismo mensaje de que los comuneros “fueron reprimidos por la policía”. Ninguna de las organizaciones ha respondido las acusaciones del presidente Lasso sobre el presunto uso de explosivos para atacar el convoy. 

¿Por qué era importante el convoy que habría sido atacado?

El presidente del COE Nacional, Juan Zapata, dijo que el convoy humanitario que fue atacado en Molleturo era importante porque llevaba oxígeno para la ciudad de Cuenca. Zapata dijo que la ciudad azuaya estaba en “máxima alerta” porque hay un desabastecimiento de oxígeno en los centros de salud y hospitales. 

El Ministerio de Salud dijo que la falta de insumos está afectando en particular al Hospital Vicente Corral Moscoso, que tiene hospitalizados a 231 pacientes. El Ministerio dijo que calcula que la capacidad de oxígeno que hay —1.480 kilogramos— “alcanzaría únicamente hasta el día martes”.

Doménica Montaño
(Quito) Reportera de GK. Cubre medioambiente y derechos humanos.

VER MÁS CONTENIDO SIMILAR