A raíz del paro nacional de 2022, ha dejado de sonar la canción que anuncia que el camión repartidor de tanques de gas doméstico está cerca. El cierre de carreteras y de vías a nivel nacional por el paro nacional que convocó la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), que ha durado once días, ha provocado escasez de gas doméstico en Quito. También falta el gas industrial.

En videos de redes sociales, ciudadanos denuncian que están haciendo largas filas en las distribuidoras de gas para poder comprar al menos un tanque de este producto, utilizado para cocinar y bañarse, en el caso de las casas que utilizan calefones a gas.  

Una persona que vive en Cotocollao —al norte de Quito—, cuenta a GK que ha intentado sin éxito comprar gas por dos días en la zona. Asegura que los camiones de gas que suelen pasar por su barrio no han pasado y “cuando mi abuela le llamo al señor del gas le dijo que no tenía”. “Por suerte tenemos un tanque extra y con eso estamos pasando los días”, dice. Silvana Pazmiño, del sector de Ponceano, cuenta que tampoco ha logrado conseguir gas y que las personas que le solían llevar este producto hasta su casa “ya ni contestan el teléfono, antes siempre estaban pendientes de las llamadas,” asegura Pazmiño.

PUBLICIDAD

La situación no varía mucho con la comercialización de gas industrial. Álex Narváez, dueño de la Distribuidora de Gas Quito, ubicada en el sector de Carapungo, en una llamada telefónica cuenta a  GK que desde hace una semana hay “una escasez terrible de gas industrial y doméstico”. Él solo vende gas industrial. Narváez asegura que en la última semana ha perdido alrededor del 60% de sus ventas. 

Según Narváez, su distribuidora está racionando la cantidad de cilindros que vende a sus clientes y en vez de entregar pedidos completos les da la mitad o lo que necesiten para subsistir un par de días, para así no dejar a otros sin el producto. “Estoy vendiendo estrictamente lo que necesitan”, dice Narváez.

Este distribuidor también cuenta que el problema de la escasez de gas es porque las vías están cerradas y es imposible llegar a las plantas envasadoras de Gas Licuado de Petróleo (GLP) de las empresas Eni Ecuador y Duragas que están en la parroquia de Pifo, en el extremo nororiental del Distrito Metropolitano de Quito. 

Además, dice que el último día que pudo acceder a la planta fue el lunes 20 de junio de 2022. “También intenté ir el martes, el miércoles y hoy jueves, hace un momento logramos llegar a la planta”. Dice con preocupación que si el paro sigue no sabe cuándo será la próxima vez que logre abastecerse. “He intentado algunas veces ir por la Ruta Viva y otras por Carapungo, pero normalmente ambas tienen cortes en la vías”, afirma Narváez. 

¿Qué más ha pasado?

Ayer, 22 de junio, la Agencia de Regulación y Control de Energía (ARC) publicó un comunicado que aclara que no existe desabastecimiento de gas de uso doméstico, y que el problema es que los tanques no han podido salir de los puntos de distribución y llegar a los sitios de comercialización.  

La agencia reconoció que los consumidores de gas han reportado la escasez de este producto. Se da porque las distribuidoras están cerradas o porque los camiones no han podido realizar sus recorridos porque los cierres en las vías que conducen a las plantas de gas que abastecen a la capital.

El 22 de junio circularon videos en la que los manifestantes exigían que los trabajadores de las plantas de gas se unan a la protesta, a las puertas de las plantas de gas.

Liz Briceño Pazmiño
(Ecuador, 1989). Periodista. Ha cubierto temas de economía y consumo en la Unión Europea. Cubre temas de menores migrantes no acompañados y de desplazados en Ecuador.