Tras nueve días de caos y destrucción por el paro nacional, con un saldo de dos personas fallecidas, 100 heridos y 79 detenidos, finalmente la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie) respondió con exigencias a la petición de diálogo que ha hecho el gobierno de Lasso, 11 universidades y más de 300 organizaciones sociales, la noche de este 21 de junio de 2022. Aunque, el presidente de la Conaie, Leonidas Iza, no se cerró al diálogo, puso dos condiciones para sentarse a conversar y terminar con  el miedo y la zozobra que viven los ecuatorianos.

➜ Otras Noticias

En la rueda de prensa virtual —que comenzó dos horas más tarde de lo planificado— estuvieron Iza y los presidentes de la Confederación Nacional de Organizaciones Campesinas, Indígenas y Negras (Fenocin) y de la Federación Ecuatoriana de Indígenas Evangélicos (Feine).

El representante de la Fenocin, Gary Espinoza, explicó que las necesidades en el campo no han sido atendidas durante 42 años de gobiernos y que “no les ha importado el empobrecimiento sistemático de los ecuatorianos, sin que sean capaces de mirar su realidad”. También, aclaró que las peticiones fueron redactadas en consenso con varias organizaciones nacionales. 

El bienestar no es privilegio de los ricos, de los banqueros, de los dominantes que vienen gobernando con las transnacionales”, dijo Espinoza. Y aseguró que el extractivismo ha dejado “contaminación y miseria al pueblo. Queremos que las riquezas de la minería, del petróleo y del espectro radioeléctrico lleguen hacia los pobres”.

Eustaquio Tuala, representante de la Feine, también habló. En su intervención dijo que “No somos vándalos, no nos califiquen como delincuentes, no nos discriminen, porque eso trae el odio y la venganza”. Además, el dirigente rechazó el vandalismo que existe en las marchas por parte de infiltrados y se quejó del racismo que hay en la población de las ciudades, que sostiene que el indígena viene a ensuciar la urbe, por lo que “hemos creado comisiones para dejar limpia la capital”. 

Para finalizar, Iza exigió al gobierno nacional que retirara a la fuerza pública de los lugares donde las comunidades indígenas están asentados en Quito: el parque el Arbolito, la Casa de la Cultura, la Universidad Politécnica Salesiana y la Universidad Central, para que puedan sostener sus asambleas y tomar decisiones.

Iza también insistió en que el gobierno debe dar una solución a los 10 puntos que fueron presentados en septiembre de 2020 y retomados para esta marcha. Uno de estos puntos, que volvió a exponer en la rueda de prensa, es  que el Estado se debe alejar del Fondo Monetario Internacional, porque lleva pobreza a los pueblos. 

Leonidas Iza también increpó a Guillermo Lasso: “no es posible dialogar cuando [te] ponen un arma en la cabeza», dijo. Además, mencionó que las organizaciones sociales no acudirán al llamado de “actores con nula legitimidad”, sin dar nombres. 

Antes de cortar la transmisión, el líder de la Conaie invitó a varios sectores de la sociedad civil a una gran asamblea en la que se definirá la respuesta que se dará al gobierno y dijo que si “no hay condiciones” para reunirse y tomar decisiones, que son colectivas, no solo de él [Lasso], no será posible el diálogo.

Iza también pidió que la Iglesia Católica abra las iglesias para que mujeres y niños puedan descansar, ya que están siendo vejados y sometidos a dormir en la intemperie. 

Captura De Pantalla 2021 04 08 A Las 18.43.57 E1663876942101 150x150
Liz Briceño Pazmiño
(Ecuador, 1989). Periodista. Ha cubierto temas de economía y consumo en la Unión Europea. Cubre temas de menores migrantes no acompañados y de desplazados en Ecuador.

VER MÁS CONTENIDO SIMILAR