La Fiscalía investiga un posible delito contra el agua en Ambato, que motivó que la Empresa Municipal de Agua Potable y Alcantarillado (Emapa) suspenda el servicio de agua potable en la ciudad. De acuerdo a un comunicado del Ministerio del Interior, la planta de Tilulum fue contaminada, supuestamente, por un grupo de manifestantes. 

➜ Otras Noticias

Ellos habrían vertido hasta tres tachos de aceite quemado, en un punto de captación a dos kilómetros de la planta. “Los hospitales del IESS y Regional, y los moradores de Ficoa y Atocha no tienen servicio”, dijo la Policía.

Para la Fiscalía, el delito se habría cometido en horas de la madrugada del 21 de junio, ya que “varios sectores presentaron inconvenientes en sus hogares al amanecer”. La Fiscalía dijo también que varios de sus funcionarios, acompañados por personal de la policía “levantaron los primeros indicios y practicaron las diligencias” necesarias para esclarecer los hechos. 

PUBLICIDAD

El expediente con los indicios y diligencias fue remitido a la recién creada Unidad de Delitos Ambientales de la Fiscalía para que continúe con la investigación.

Emapa informó que trabajaba en la limpieza de “toda la red de distribución y tanques de reserva” para restablecer el servicio pronto. El viernes 24 de junio, el alcalde de Ambato, Javier Altamirano, dijo que el servicio ya fue restablecido y garantizó que el agua es apta para el consumo. Según el alcalde, para volver a abastecer de agua a la ciudad, se hicieron los “estudios y la depuración” necesarias. 

El Ministerio del Interior ha calificado a este posible acto como uno que se distancia de la protesta social. En el comunicado que publicó esta tarde, dice que la población se habría convertido en el objetivo de manifestantes: “provocan escasez, cierran vías, atacan ambulancias y, ahora, contaminan su agua”.

El pasado 16 de junio, el cuarto día del paro nacional, el Ministerio del Ambiente dijo en un tuit que el acceso al agua es un derecho humano y que “quien atente en su contra comete un delito”. Lo dijo en el marco del paro nacional y de reportes de probables cortes que habrían sucedido hace cinco días en la Sierra central.

No habrían sido los manifestantes

El 24 de junio, tres días después del incidente, el alcalde de Ambato, Javier Altamirano, desmintió las primeras versiones que decían que quienes derramaron el aceite fueron manifestantes. En una entrevista en una radio local, Altamirano dijo que “según las primeras indagaciones, no se puede vincular a personas relacionadas con las manifestaciones”. 

Ese mismo día, en una asamblea ciudadana, Altamirano aseguró que las personas que cometieron este acto, al que llamó “terrorista”, fueron personas que conocían cómo funciona la planta de tratamiento. 

Según el alcalde ambateño, quienes botaron el aceite quemado en la vertiente eran personas que “sabían cómo acceder a este espacio, y la efectividad de contaminación que provocaría”. Por eso, dijo Altamirano, se presume que los autores “podrían ser funcionarios o exfuncionarios” que habrían delegado a otros para cometer el delito. No se conocen las razones. 

La Fiscalía está investigando los hechos para determinar responsabilidades. 

Por ahora, dijo el alcalde, las plantas de tratamiento de agua están siendo custodiadas por la Policía y las Fuerzas Armadas para evitar otro posible atentado. 

Otros incidentes en el resto del país, en los 9 días de paro

Desde el inicio del paro nacional, el 13 de junio, varias ciudades del país han sentido la presencia de manifestantes, muchas veces motivada por la violencia que ha afectado a ciudadanos y empresas.

El miércoles 15 de junio, la Asociación Nacional de Productores y Exportadores de Flores del Ecuador (Expoflores), denunció que los manifestantes estaban obligando a trabajadores de las fincas florícolas a salir a la marcha. Además, a través de un tuit, Expoflores dijo que exportadoras también eran extorsionadas porque se les vendía “salvoconductos” para que los camiones que transportaban sus flores pudieran transitar por las carreteras.

Mientras que el sábado 18 de junio, representantes del sector comercial, turístico y hotelero de Latacunga denunciaron actos de vandalismo y agresión a locales y a ciudadanía por parte de los manifestantes. En una rueda de prensa, dijeron que recurrirán a instancias legales porque tienen pruebas fotográficas y en video, así como las placas de los vehículos en que se trasladaban los manifestantes durante los hechos violentos.

Este 21 de junio, un camión que transportaba plátano verde fue detenido y saqueado, en la vía El Guabo – Machala, a la altura del puente sobre el río Jubones. “No hay que respetar nada, a nosotros quién nos respeta” dijo una de las personas que participó en el saqueo, mientras decenas de cajas eran tomadas del camión y lanzadas a la carretera. Este no sería el único saqueo, ya que en la zona hay un bloqueo que lleva ya varias horas y los manifestantes incluso estarían pidiendo dinero a cambio de dar paso a los vehículos con productos.

Eduardo Varas
Periodista y escritor. Autor de dos libros de cuentos y de dos novelas. Uno de los 25 secretos mejor guardados de América Latina según la FIL de Guadalajara. En 2021 ganó el premio de novela corta Miguel Donoso Pareja, que entrega la FIL de Guayaquil.