Un nuevo amotinamiento comenzó a gestarse en el Centro de Rehabilitación Social de Bellavista, en Santo Domingo, desde las diez de la mañana de hoy, 11 de mayo del 2022, según lo confirmaron dos personas presas a GK. 

flecha celesteOTRAS NOTICIAS

Esto sabemos sobre los incidentes

Pasado el mediodía de hoy, el Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Adultas Privadas de la Libertad y Adolescentes Infractores (SNAI) dijo que militares y policías evitaron un amotinamiento”. Un fuerte contingente de uniformados ingresó hoy a la cárcel, donde viven confinados más de 1.700 presos, aunque aún 20 continúan en las calles, después de haberse fugado durante la masacre. 

PUBLICIDAD

Decenas de personas presas se subieron a los muros de los pabellones en imágenes a las que GK tuvo acceso.Desde allí clamaban que analicen los traslados de varios presos, especialmente de los relacionados a las bandas delictivas que están en esta cárcel. “Saquen a Los Lobos”, “Trasladen a Los Lobos”, “Pipo Esteban mata [una alusión a los líderes de esa organización delictiva]”, escribieron varios internos en uno de los pabellones de la cárcel de Santo Domingo.

Lo hacen como un pedido de auxilio porque temen que miembros de la banda narcodelictiva, que estaría involucrada en las masacres carcelarias de 2021 y 2022, los asesinen. 

Hasta la una de la tarde, los disturbios continuaron, según lo reportó S.O.S Cárceles, un colectivo que trabaja por la defensa de los derechos de las personas presas. 

La sexta masacre carcelaria, explicada

Apenas dos días antes, el 9 de mayo, en la prisión de Santo Domingo fueron asesinadas 44 personas, en la sexta masacre carcelaria documentada en Ecuador. Con armas blancas y fusiles, fueron asesinadas decenas de personas que convierten a Ecuador en un país con al menos 372 muertos por la violencia carcelaria. Además, las autoridades encontraron granadas y explosivos. 

Aunque el ministro del Interior, Patricio Carrillo, señaló al traslado de Freddy Anchundia, líder delictivo de la subcélula R7, como motivo principal de la masacre, ninguna autoridad ha respondido cómo siguen ingresando armas de largo alcance y granadas de uso militar a la prisión. 

El general Pablo Ramírez, director del SNAI, por su parte, atribuyó la falta de control de los centros carcelarios a “las decisiones judiciales no permiten tener gobernanza en los centros de reclusión”. Ramírez aseguró  que jueces habían concedido al menos 224 hábeas corpus a presos de la prisión de Turi, en Cuenca, donde el 3 de abril murieron al menos 20 internos. El general dijo que 124 de ellos habían sido trasladados a la cárcel de Santo Domingo. 

Sin embargo, la Corte Provincial de Justicia del Azuay aseguró que la única institución responsable de la crisis carcelaria es el SNAI. “Los jueces y las juezas no dictamos leyes, las aplicamos. No garantizamos la seguridad al interior de los centros de rehabilitación, ni controlamos el ingreso de armas”, dijo en un comunicado. 

Hoy, luego de que se conociera sobre los nuevos incidentes en la cárcel de Santo Domingo, la Corte Provincial de Justicia de Santo Domingo exhortó públicamente al SNAI a “que cumpla su obligación de proteger la vida y la integridad física de las personas privadas de la libertad”. 

Asimismo, en un corto comunicado, la Corte instó al gobernador de la provincia, Víctor Orlando Castillo, para que active el Comité de Crisis para “adoptar medidas articuladas”. Y le recuerdan al SNAI que “no es responsabilidad de ningún operador de justicia el control y la seguridad que debe existir al interior de los recintos carcelarios”. 

Nuevos traslados en la cárcel de Santo Domingo 

Hoy, luego del amotinamiento en la prisión de Santo Domingo de los Tsáchilas, 76 personas presas fueron trasladadas al centro de detención provisional de esa provincia, que queda a menos de 15 minutos de la cárcel donde ocurrió la masacre. Desde allí serán trasladados a otros centros de privación de libertad, aunque aún no se conoce a cuáles. 

El 10 de mayo, seis líderes delictivos fueron trasladados desde esa misma cárcel hacia el complejo penitenciario del Guayas. Cinco llegaron a la cárcel de máxima seguridad, conocida como La Roca, y otro fue llevado a la Penitenciaría. 

Karol E. Noroña
Quito, 1994. Periodista y cronista ecuatoriana. Cuenta historias sobre los derechos de las mujeres, los efectos de las redes de delincuencia organizada en el país, el sistema carcelario y cubre permanentemente la lucha de las familias que buscan sus desaparecidos en el país. Ha escrito en medios tradicionales e independientes, nacionales e internacionales. Segundo lugar del premio Periodistas por tus derechos 2021, de la Unión Europea en Ecuador. Coautora del libro 'Periferias: Crónicas del Ecuador invisible'. Forma parte de la organización Chicas Poderosas Ecuador.