Quito vuelve a alerta roja epidemiológica por el incremento de casos de covid-19 en la capital ecuatoriana. La decisión estará vigente desde el 18 al 25 de enero de 2022.

flecha celesteOTRAS NOTICIAS

El 18 de enero de 2022 hubo una sesión virtual del Comité de Operaciones de Emergencia (COE) Metropolitano. Ahí, las autoridades decidieron declarar “el umbral de alerta roja”, según un comunicado del Municipio de Quito. 

PUBLICIDAD

Este nivel de alerta es el más alto de la escala que se aplica en la ciudad.  Estas son las decisiones que tomó el COE Municipal para la alerta roja:

  • Las escuelas y colegios municipales mantendrán clases virtuales hasta el fin del quimestre. Es decir, hasta el 4  de febrero de 2022. 
  • El COE local exhortó al Ministerio de Trabajo a reducir el trabajo presencial
  • El transporte público en Quito tendrá:
    • Un aforo del 50% en las horas pico que son entre las 6 y las 9:30 de la mañana y desde las 4 de la tarde hasta las 9 de la noche. 
    • El resto del tiempo el aforo será del 75%
    • Se reforzará el cumplimiento de la ventilación cruzada, la presentación de carné de vacunación contra covid y la limpieza permanente de los buses. 
    • Se harán controles aleatorios en las unidades de transporte urbano para verificar el uso correcto de la mascarilla. 

El COE exhortó al Ministerio de Salud Pública a que se hagan campañas de vacunación contra el covid-19 en los sectores periféricos y rurales del Distrito Metropolitano de Quito.

De lunes a jueves, las noticias más improtantes en tu bandeja de entrada.
Suscríbete a La Diaria

De lunes a jueves, las noticias más improtantes en tu bandeja de entrada.
Suscríbete a La Diaria

De lunes a jueves, las noticias más improtantes en tu bandeja de entrada.
Suscríbete a La Diaria

El 25 de enero el COE metropolitano volverá a sesionar para revisar la medida y decidir si se ratifica. Lo hará después de revisar el informe epidemiológico de la Secretaría de Salud sobre los contagios de covid-19 en la ciudad. 

¿Por qué se declara alerta roja?

El Municipio dijo en un comunicado publicado ayer que la alerta roja se estableció porque los casos de covid-19 han aumentado en un 187% desde la penúltima semana de diciembre y la primera de enero. “Se espera que la tendencia siga a la alza”, dice el comunicado. 

En la primera semana de 2022, en Quito se reportaron 5.836 casos nuevos de covid-19. Según el Municipio, esta cifra es comparable a “los momentos más complejos de olas anteriores” como los picos de enero, abril y mayo de 2021. Además, el municipio dijo que hay un “aumento importante” en los contagios entre adolescentes de 10 a 19 años de edad. 

Para establecer la vigencia de cada uno de estos niveles de alerta, se crearon criterios sanitarios.  Para decretarlos, la Secretaría de Salud del Municipio realiza informes quincenales sobre la situación epidemiológica de la capital. 

Para estar en alerta roja, la ciudad debe tener:

  1. Un porcentaje de diagnósticos positivos al 20% en los últimos 14 días, 
  2. Una tasa mayor a 250 por cada 100.000 habitantes diagnosticados en ese mismo período,
  3. Un exceso de mortalidad mayor a 46 personas fallecidas en exceso, comparada con los promedios de años anteriores a la pandemia, 
  4. Una ocupación de camas de unidades de cuidados intensivos (UCI) por pacientes de covid-19 mayor al 75% de la capacidad hospitalaria de la ciudad,
  5. Que menos del 30% de la población mayor de 16 de la ciudad esté vacunada.

Paúl Cárdenas, investigador del Instituto de Microbiologíainvestigador de la Universidad San Francisco de Quito, dice que la ciudad cumple con varios de esos parámetros

Por ejemplo, dice que el porcentaje de diagnósticos positivos en dos semanas es de entre el 40 y el 60% actualmente. Aclara que siempre se debe considerar que hay entre 5 y 10 veces más contagios que los reportados porque se hacen pocas pruebas y hay muchos casos asintomáticos. 

Además, dice que sí se cumple el nivel de ocupación de camas UCI y el porcentaje de vacunación de la población de menos de 16 años. Sin embargo, dice que no se puede conocer el nivel de muertes en exceso porque esa información sale después de varias semanas. 

Cárdenas dice que aunque son elevadas, varias de las cifras no han llegado a los niveles de olas anteriores. “Esto se debe a la alta proporción de gente vacunada y que la variante Ómicron es menos agresiva”, dice Cárdenas. Sin embargo, añade que la variante Delta sigue circulando y que ha aumentado su transmisión, aunque Ómicron la está desplazando.

Para Cárdenas, la decisión del COE Municipal de declarar la alerta roja es “justificada y apropiada, pero como siempre es tardía”. Explica que desde diciembre había un crecimiento exponencial de los casos. Sin embargo, dice, “se esperó hasta que se sature sistema sanitario” para tomar la decisión. Esteban Ortiz, médico investigador y experto en salud pública, dice que “como siempre es la medida reactiva y no la prevenitva”. 

Además, Cárdenas dice que le preocupa el control de las decisiones del COE. Cárdenas dice que no solo hace falta imponer medidas como la alerta roja, sino tener un riguroso control de los aforos en el transporte público y otros espacios. 

En una publicación en su cuenta de Twitter, el alcalde Santiago Guarderas dijo que se reforzarán los controles para el cumplimiento de las medidas de bioseguridad y los aforos, pero no dio más detalles de quiénes serían los responsables de esa labor. 

En la misma publicación, Guarderas dijo que “la vacunación es prioridad para la ciudad hasta alcanzar el 100 % de la inmunidad”. Cárdenas dice que conseguir el 100% de inmunidad con la vacunación es difícil porque hay personas que no desean vacunarse. 

Además, dice que no se podrá tener inmunidad de rebaño para las variantes Delta y Ómicron porque por su elevado nivel de transmisión es preciso que más del 95% de la población esté vacunada. Para conseguir inmunidad completa contra esas variantes, se necesita que salga una nueva versión de la vacuna que proteja a las personas contra estas y otras variaciones del virus. 

Susana Roa Chejín
(Ecuador, 1997) Periodista lojana y jefa de la redacción de GK. Cubre economía, sexualidad y derechos. Le interesan los temas de empleo, educación financiera y salud sexual y reproductiva.