Faltan 5 días para que la mayoría abandonemos nuestros propósitos del Año Nuevo. Un estudio demostró que el 19 de enero la mayoría de personas olvida lo que se prometió y para la segunda semana de febrero, el 80% de los empeñosos prometedores ya han abandonado sus promesas para el año entrante. Pero si vamos a escoger un tema al que no deberíamos renunciar en 2022 es saber cómo cuidar la salud mental.

flecha celesteOTRAS NOTICIAS

Hablé con María José León, especialista en psicología de la salud, que me dio 10 consejos sobre cómo cuidar la salud mental:

Escucha al cuerpo y a las emociones

PUBLICIDAD

No reprimas los sentimientos, ni trates de evadirlos, porque eso acumulará la carga emocional. Es preferible identificarlos, escuchar nuestras emociones y expresarlas. ¿Cómo? 

Escuchar tu cuerpo es poder sentir y percibir sus señales internas, como tensión muscular, niveles de cansancio, respiración, entre otras, y saber interpretarlas correctamente.

De lunes a jueves, las noticias más improtantes en tu bandeja de entrada.
Suscríbete a La Diaria

De lunes a jueves, las noticias más improtantes en tu bandeja de entrada.
Suscríbete a La Diaria

De lunes a jueves, las noticias más improtantes en tu bandeja de entrada.
Suscríbete a La Diaria

No te sientas agobiado por las situaciones que no puedes controlar

A veces las cosas no salen como deseamos, pero es importante reconocer que no podemos tener el control de absolutamente todo. 

¿Qué hacer? Resolver lo que esté en nuestras manos y soltar las que no. Cuando te sientas agobiado o te vengan noticias de manera inesperada, trata de respirar durante al menos un minuto y tener la cabeza totalmente vacía. 

Recarga la energía constantemente

No precisamente como un celular, pero, ¿qué es lo que más te hace feliz? 

Aprovecha el tiempo libre y realiza una actividad que nos guste, que nos divierta y que nos genere tranquilidad o cualquier emoción positiva ayudará a elevar nuestra energía. Puede ser cantar, bailar, hacer deporte, pintar, entre otras. 

Elige una técnica de relajación o meditación que se acomode contigo

Es importante que incorporemos el hábito de relajarnos como cualquier otra práctica diaria.

Tomarnos un minuto de calma y hacer meditación durante unos 10 a 20 minutos al día. Esto ayudará mucho a manejar la cotidianidad y actividades diarias con más tranquilidad.

Puedes elegir cualquier actividad de atención plena que se acomode a ti. Meditación, ejercicios, yoga. Son cosas que, incluso, no toman más de 5 minutos, si se logra tomar conciencia de los patrones automáticos, detenerlos y elegir una nueva respuesta. 

Lo ideal es, por un momento, dejar todo de lado, buscar una posición cómoda, una postura relajada y respirar profundamente, concentrándose en ello.

Rodéate con personas que contagian emociones positivas 

Trata de estar en sintonía con las personas que proyectan y comparten aspectos positivos en el día a día es vital. 

¿Por qué? La forma en cómo ven nuestros amigos, familiares e, incluso, compañeros de trabajo la vida influye en nuestro estado de ánimo y podrían hacernos ver el mundo como un lugar hostil por otro lado feliz.

Deja el pasado atrás

Trata de no enfocarte en lo que hubieses hecho, y ubícate en el aquí y en el ahora: en el momento presente. 

Muchas veces el agobio viene porque tenemos demasiados pensamientos en la cabeza. Trata de ordenarlos, buscar una solución para cada problema o incluso, puedes escribir todo esto en una libreta para así visualizar mejor qué tienes que hacer.

Pasa tiempo contigo mismo

En este agitado mundo de hoy, resulta bastante difícil organizar nuestro tiempo. 

Por eso es importante reconocer lo que necesitamos, cuáles son nuestras prioridades y proyectos, y en base a eso establecer metas a corto, mediano y largo plazo, que nos permitan conocernos y saber qué es lo que queremos alcanzar.

Agradece siempre

El agradecimiento nos da la posibilidad de ver más allá y ayuda a mantenernos en perspectiva, tanto en lo bueno que nos sirve para continuar,  como lo malo que generan aprendizajes.

Brinda tu apoyo a quien lo necesite

Apoyar y ser esa mano amiga siempre será algo bueno —estableciendo límites sin que nos afecte a nivel físico, mental o emocional— y brindar nuestro apoyo sabiendo hasta dónde podemos, para mantener un equilibrio con nuestro eterno.

Sé empático

Desconocemos las situaciones por las que pueden estar pasando el resto de personas. 

Por eso hay que estar conscientes de que cuando estemos en una situación difícil (como un día de trabajo pesado, o un problema personal), es importante la empatía y tolerancia con nuestro entorno. 

Si no hemos prestado atención a nuestra salud mental, es momento de hacerlo. 

Escuchar a nuestro cuerpo y emociones nos ayuda a identificar cuándo determinada situación, conducta o relación con alguien ponen en riesgo nuestro bienestar y afecta a nuestras actividades cotidianas. 

Si algo sobrepasa nuestros límites y genera complicaciones, es importante buscar apoyo de manera inmediata, bien sea con un amigo pero sobre todo con un experto.

Ana Cristina Rea
Ecuador (1994) Periodista y Gestora de Audiencias de GK.