La crisis carcelaria en el Ecuador parece no tener fin. En la madrugada de hoy, 13 de septiembre, hubo nuevos incidentes violentos en el Centro de Privación de Libertad Zona 8, más conocido como la Penitenciaría del Litoral. Según las primeras versiones, denuncias de los vecinos de las urbanizaciones aledañas al centro penitenciario, a las 3:15 de la madrugada se escuchó una primera detonación en la prisión. Un cuarto de hora después hubo otra explosión. Cinco minutos después, los vecinos volvieron a escuchar otra y, además, disparos.

A las 9:15 la Policía confirmó la versión de los vecinos. Dijo que su personal de criminalística y balística realiza un barrido en la cárcel para encontrar indicios que demuestran que los drones soltaron los explosivos.

Según un tuit del Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Adultas Privadas de la Libertad y a Adolescentes Infractores (SNAI), la Penitenciaría fue atacada con drones desde el aire y que causaron daños en el techo de la prisión. “El ataque estaría dirigido a los cabecillas de las bandas. Es grave, estamos en medio de una guerra entre “carteles internacionales”, dice el mensaje del SNAI. 

Las explosiones se registraron en los pabellones de máxima seguridad, donde se encuentran recluidos los líderes de bandas peligrosas que operan en el país. Estos grupos delictivos están asociados con casos de sicariatos, robos y envío de drogas al exterior.

Los grupos tácticos de la Policía Nacional y miembros de las Fuerzas Armadas llegaron al centro de reclusión pocos minutos después de las primeras detonaciones para intentar controlar la situación. Pasadas las 6:30 de la mañana, la Policía realizaba operativos dentro de la Penitenciaría y no se permitía el ingreso de ninguna persona, incluida el personal que trabaja en esa prisión.

PUBLICIDAD

2021: el año más violento en las cárceles

Noticias Más Recientes

El 22 de agosto pasado también hubo enfrentamientos en la Penitenciaría del Litoral. La violencia dejó un muerto. También hubo violencia en la cárcel de Cotopaxi, en las afueras de la ciudad andina de Latacunga.  En un comunicado, el Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Adultas Privadas de Libertad y Adolescentes Infractores del Ecuador (SNAI) informó que en la Penitenciaría hubo enfrentamientos entre privados de la libertad del pabellón 6. El reo falleció por un disparo. 

En aquella ocasión,tras los enfrentamientos, el Grupo de Intervención y Rescate (GIR), una de las unidades de élite de la Policía Nacional, y el Grupo Especial de Acción Penitenciaria (GEAP) del SNAI intervinieron para intentar controlar los incidentes. En su cuenta de Twitter, la Policía dijo que sus unidades tácticas están “ejecutan operativos de control y seguridad al interior”. 

A más de 300 kilómetros, también hubo incidentes en la cárcel de Cotopaxi. En un comunicado en su cuenta de Twitter, el SNAI dijo que se realizó una intervención en la cárcel de Cotopaxi “para trasladar a 20 privados de la libertad con conductas violentas y de difícil adaptación”. Los reos fueron llevados  a diferentes centros penitenciarios de máxima seguridad.

Los dos enfrentamientos de hoy no son hechos aislados, se suman a larga lista de amotinamientos del 2021, que hasta se ha convertido en un annus horribilis en las cárceles del país. En estos 9 meses, suman más de 121 fallecidos en los distintos centros de reclusión del Ecuador. En 2019 hubo 35 muertes violentas, y la cifra aumentó en 2020 a 51.

Un mes antes de aquellos hechos, en las cárceles de Cotopaxi y la Penitenciaría del Litoral, hubo más muertes y caos. Las disputas comenzaron entre los pabellones 7 y 8 de la Penitenciaría del Litoral. También hubo un amotinamiento en la cárcel de Cotopaxi, en Latacunga. Los enfrentamientos dejaron 21 presos fallecidos y 35 resultaron heridos. También hubo 9 policías heridos.

Además, una policía fue violada. La mujer había entrado al centro carcelario, junto con sus otros compañeros, para intentar controlar el motín y quedó atrapada junto a otros cuatro policías, en el pabellón de máxima seguridad. 

Pero el enfrentamiento más violento fue el 28 de febrero, que dejó 79 muertos en cuatro cárceles del país. Donde hubo mayor número de fallecidos fue en la cárcel de Turi, en Cuenca, con 34 personas, le siguió el Centro de Privación de Libertad N 4 en Guayas con 31 muertos, la Penitenciaría del Litoral con 6 fallecidos, y la de Cotopaxi con 8.