Decenas de personas de la Nacionalidad Sápara del Ecuador (NASE) —organización que agrupa a indígenas de esta nacionalidad— salieron a las calles de la ciudad amazónica de Puyo, en Pastaza, para presentar una acción de protección contra el Ministerio de Agricultura y Ganadería. La acción se presentó ante el Consejo de la Judicatura de la ciudad porque el Ministerio habría entregado el 70% de su territorio ancestral a la Asociación Ancestral Sapara de Pastaza Naruka —otra organización que agrupa a indígenas de la nacionalidad sápara— sin que los representantes de la NASE fueran consultados. Nema Grefa, presidenta de la NASE, dice que está confiada que la respuesta será positiva, que les darán la acción, que eso hará que les devuelvan su territorio y que este no sea explotado por las empresas petroleras que lo amenazan. Pero asegura que de no ser así, su lucha no cesará. 

¿Qué reclaman? 

La NASE reclama que la Subsecretaría de Tierras Rurales y Territorios Ancestrales del Ministerio de Agricultura aceptó la petición de la Asociación Ancestral Sápara Pastaza-Ecuador Naruka para apropiarse de una parte de su territorio. Según Nema Grefa, aproximadamente 231 mil hectáreas del territorio sápara—más del 60% de su totalidad— fueron adjudicadas de manera ilegal, sin avisarles, ni notificarles. De hecho, dice que no se dieron cuenta que su territorio estaba amenazado hasta que representantes del programa Socio Bosque del Ministerio de Ambiente, Agua, y Transición Ecológica —que busca conservar bosques y páramos en Ecuador a través de incentivos económicos— le notificaron que una asociación estaba solicitando los fondos del incentivo por el territorio que fue modificado a su nombre.

Según Grefa, el territorio que fue adjudicado sin permiso de la NASE será utilizado para negociar la explotación petrolera en su territorio, y no lo permitirán. En Ecuador, una de las nacionalidades más afectadas por la pérdida de territorio a causa de las industrias extractivas como la minería y el petróleo es precisamente los Sápara. La nacionalidad pasó de estar conformada por 20 mil personas en el siglo XVIII a cerca de 559 en la actualidad. 

En un comunicado, quienes forman parte de la NASE dicen que la adjudicación de su territorio es una “vulneración a los derechos de las nacionalidades indígenas”. Dicen también que esto atenta contra: 

  • La integridad del patrimonio material e inmaterial del pueblo Sápara.
  • El derecho a la consulta y consentimiento libre e informado.
  • El derecho colectivo al territorio inalienable, inembargable e indivisible, según lo que dice la Constitución del Ecuador. 
  • La integridad cultural de la nacionalidad ya que se les ha quitado su territorio ancestral.
  • Tratados y convenios internacionales a los que está suscrito el Estado ecuatoriano, como por ejemplo el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), sobre los derechos de los pueblos indígenas y tribales.  

En base a todas estas vulneraciones de derechos, la NASE, a través de la acción de protección, pide que se suspenda la adjudicación de su territorio ancestral a la organización Naruka, que supuestamente busca dar inicio a la explotación de recursos naturales dentro del territorio de la nacionalidad. La NASE además solicita que se “declare la violación del derecho al territorio e integridad cultural”, así como también la violación del derecho a la consulta previa e informada. 

Noticias Más Recientes

  • mujeres trans

Queremos ser vistas

Siete mujeres trans están cansadas de que otras personas las representen. Por eso se han capacitado y quieren que las más jóvenes puedan elegir la carrera que quieran y no dependan de la prostitución.

Andrés Tapia, comunicador de la Confederación de Nacionalidades Indígenas de la Amazonía Ecuatoriana (Confeniae), dice que han estado trabajando con la NASE en su lucha. Según Tapia, antes de que la nacionalidad presentara la acción de protección, se hicieron varias asambleas internas para confirmar la vulneración de derechos y verificar la adjudicación del territorio de manera inconsulta. La Confeniae además le ha dado a la NASE respaldo jurídico, y ha apoyado con la difusión de su caso en sus redes sociales para visibilizar y posicionar el hecho. La Confeniae no reconoce a la organización Naruka, confirmó Tapia.

Desde hace meses, la NASE —establecida en 2009— y Naruka —fundada oficialmente en 2019— están en conflicto precisamente por la adjudicación de territorio por la que se presentó la acción de protección contra el Ministerio de Agricultura y Ganadería.

Nema Grefa dice que por el momento, la NASE no piensa movilizarse de nuevo y que esperarán la respuesta del Consejo de la Judicatura de Pastaza con respecto a la acción de protección. Grefa, quien es presidenta de la NASE desde 2018, dice también que si la respuesta es negativa irán a la Corte Constitucional y a instancias internacionales, y asegura que “la lucha de la nación Sápara es hasta el último”.

¿Qué es la nacionalidad Sápara?

La Sápara es una de las 11 nacionalidades indígenas de la Amazonía del Ecuador. Una nacionalidad es un conjunto de pueblos milenarios que tienen una identidad histórica, idioma, y cultura común. Las nacionalidades viven en un territorio con sus propias formas de organización social, económica, jurídica, y política. Los Sápara están ubicados en la provincia de Pastaza y son una nacionalidad transfronteriza, ya que parte de su territorio limita con Perú. Según su presidenta, en la actualidad, la nacionalidad está conformada por al menos 23 comunidades. 

 Los Sápara son conocidos a nivel mundial por su idioma: solo 3 personas lo hablan con fluidez y está en peligro de desaparecer. Por esto, en 2010, esta nacionalidad indígena fue declarada por la UNESCO como Obra Maestra del Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad. 

Según un comunicado de los Sápara, en la actualidad viven , conservan y custodian un territorio ancestral de aproximadamente 376 mil hectáreas que han estado amenazadas durante años por la amenaza de explotación de las industrias extractivas.