El presidente Guillermo Lasso dispuso que se inviertan 75 millones en el sistema carcelario de Ecuador para los próximos 4 años. 

El monto fue confirmado por Fausto Cobo, director del Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Adultas Privadas de Libertad y a Adolescentes Infractores del Ecuador (SNAI). Cobo hizo el anuncio la mañana de hoy, 18 de agosto de 2021, en una rueda de prensa sobre el plan de reestructuración para el sistema penitenciario. 

En la rueda de prensa de hoy también estuvo Alexandra Vela, ministra de Gobierno. Vela dijo que es necesario que “exista un proyecto completo para atender el sistema carcelario”. Además, dijo que está relacionado a la seguridad ciudadana y al manejo de los derechos de las personas. 

Con este plan, dijo Vela, se aprobarán proyectos relativos a la rehabilitación carcelaria, al mantenimiento y al control dentro de las cárceles.

Además, Cobo dijo que el proyecto incluye la readecuación y la redistribución de la infraestructura de centros penitenciarios para “garantizar condiciones dignas de habitabilidad” de los presos. 

Así se utilizará el dinero

PUBLICIDAD

Cobo dijo que los 75 millones se usarán “para que se recupere en algo las condiciones infraestructura y tecnología” de los centros penitenciarios. Además, dijo que el dinero será utilizado para invertir en la “mejor preparación del talento humano del sistema carcelario del país”. 

En la rueda de prensa de hoy, el director del SNAI dijo que el cuerpo de vigilancia y seguridad que está trabajando actualmente en las cárceles es uno de los “temas vulnerables”. Según Cobo, tienen una deficiencia aproximada de 3 mil guías. Sin embargo, Cobo dijo que el análisis no debe ser solo cuantitativo, sino también cuantitativo. No es lo mismo, dijo, un guía que esté preparado, capacitado, bien remunerado y con el equipo adecuado que una persona que no tiene esos recursos. En esos casos, “en lugar de ser un guía, es 0,5 para el cómputo”, dijo Cobo. 

Para garantizar la capacitación de los futuros empleados del sistema penitenciario, el plan de reestructuración incluye un convenio entre el SNAI, las Fuerzas Armadas y la Universidad de las Fuerzas Armadas (ESPE). Con este acuerdo, dijo Cobo, en el servicio militar voluntario de las Fuerzas Armadas ( que se hace dos veces al año) se seleccionará al personal idóneo para conformar el Cuerpo de Agentes Penitenciarios. 

En esa selección, dijo, se tomará en cuenta los requisitos que el SNAI necesita. Una vez que hayan sido seleccionados, podrán hacer los cursos para capacitarse en la ESPE y cuando obtengan su certificación “los recibimos con los brazos abiertos en el SNAI”, dijo. Cobo espera que el próximo año se gradúen por lo menos mil guías. 

En la rueda de prensa de hoy también estuvo Bernarda Ordóñez, secretaria de Derechos Humanos. Ordóñez dijo que la entidad que dirige trabajará “en coordinación con otras carteras del Estado del eje social”. Es decir, con el Ministerio de Inclusión Social, el de Salud, entre otros. 

Ordóñez dijo que la Secretaría de los Derechos Humanos tiene una “propuesta integral” para la rehabilitación social. Así, dijo Ordóñez, se garantizarán los derechos de las personas privadas de la libertad. Según ella, uno de los puntos principales es “dar atención inmediata” en salud a niños y niñas que viven con sus madres en los centros penitenciarios hasta los 3 años.  

Noticias Más Recientes

La crisis carcelaria en Ecuador

Este año se perfila como el más violento dentro de las cárceles del país. Hasta mediados de agosto han muerto más de 200 personas en amotinamientos y brutales enfrentamientos entre presos. El más violento de este año pasó en febrero, ahí murieron 79 presos en cuatro centros de rehabilitación social. 

Casi 5 meses después, en julio, murieron otras 22 personas en enfrentamientos casi simultáneos en la cárcel de Cotopaxi, en la ciudad andina de Latacunga y en la penitenciaría del Litoral, en la provincia de Guayas. Mientras sucedían los enfrentamientos también violaron a una teniente de Policía y un número indeterminado de presos se escapó

Después de los amotinamientos de julio, el presidente Guillermo Lasso declaró estado de emergencia en las cárceles del país y posesionó a Fausto Cobo como director del SNAI en reemplazo de Edmundo Moncayo, quien ocupó el cargo desde junio de 2019. En la rueda de prensa de hoy, Cobo dijo que él tiene apenas 25 días dirigiendo el SNAI y que se encontró con una situación “precaria, caótica, peligrosa y anárquica”. 

El recién nombrado director del SNAI dijo que la crisis carcelaria no es un tema coyuntural, sino que se ha acumulado por varios años de desaciertos, malas acciones y omisiones. “No existe ninguna medida que pueda solucionar el tema en horas o en días”, añadió. Por eso, dijo que los cambios relacionados a la reestructuración del sistema penitenciario podrían tomar al menos 6 meses.