Hoy 1 de agosto, Ecuador se despertó con una segunda medalla de oro en los Juegos Olímpicos Tokio 2020. Neisi Dajomes, imponente levantadora de pesas, logró la medalla de oro, en la categoría 76 kilogramos femenino, luego del triunfo del ciclista carchense Richard Carapaz el pasado 24 de julio. 

Neisi Patricia Dajomes Barrera nació el 12 de mayo de 1998 en Puyo, en la provincia amazónica de Pastaza. Es hija de Teófilo Palacios y Sandra Orfelina Dajomes, refugiados colombianos que llegaron a Ecuador hace más de 20 años. En este país nacieron cinco de sus seis hijos.

En 2009, cuando Neisi tenía doce años, clasificó a su primer mundial en Estados Unidos y debía tramitar la visa y el pasaporte para salir del país. Al ser menor de edad, requería la firma de ambos padres pero su papá estaba fuera del país y no podía firmarlo. Su mamá decidió entonces cambiarle los apellidos para que pudiera viajar. Neisi tiene, entonces, los dos apellidos de su madre: Dajomes Barrera, mientras que sus hermanos son Palacios Dajomes. De ellos,  Angie, Germán y Jessica Palacios, también son pesistas.  En las Olimpiadas Tokio 2020, Angie Palacios logró un diploma olímpico por su participación en la categoría 64 kilogramos. 

Según un artículo del diario El País de España, Neisi Dajomes comenzó a levantar pesas a los 11 años, cuando asistió al gimnasio de pesas Gustavo Llerena Gavilanez, uno de los precursores de este deporte, en Shell, una ciudad de Pastaza. Mayra Hoyos su entrenadora contó a El País, que Neisi se acercó al deporte de levantamiento de pesas siguiendo a su hermano mayor. “Yo veía, desde niña, como mi hermano mayor entrenaba todas las tardes, alzando las pesas ”, dijo. Cuenta que los entrenadores Walter y Mayra le motivaron a participar. “Empecé con un palo de escoba, a la semana siguiente ya me pusieron una barra de diez kilos”, dice Dajomes en un reportaje para el programa Educa TV. Desde ahí, ella comenzó el entrenamiento que hoy la llevó a ser campeona olímpica. “Yo salí de la casa de mi mamá cuando tenía once años”, dice en ese programa Dajomes.

En las imágenes muestra un pequeño cuarto que compartía con su hermana, en la casa del entrenador. “Se me hacía difícil vivir lejos de mi mamá pero me fui acostumbrando”, dice. Su entrenadora, Mayra Hoyos, cuenta en ese programa que cuando ella empezó no sabían el potencial que tenía pero que eso fue haciéndose evidente con el paso del tiempo y que tenía una enorme disciplina. Walter Llerena, su entrenador, dijo que ella empezó a mostrar unas condiciones extraordinarias para este deporte, un progreso que no era, que no es normal. Ella empezó con un grupo de niños varones de su edad que se iban quedando atrás de ella”, dijo

Neisi Dajomes vivió por algunos años en la casa de Llerena junto a otros deportistas. Vivió con el entrenador porque su madre se regresó a vivir a Colombia, la Federación Deportiva de Pastaza pagaba la alimentación para ella y otros deportistas federados. 

“Es una alegría enorme porque no solo era lograr una medalla sino un sueño olímpico que lo inició mi padre hace más de 70 años en el oriente ecuatoriano”, dijo a GK, tras el triunfo, José Llerena, presidente de la Asociación de Pesas de Pichincha y hermano del entrenador Walter Llerena. 

La medalla de los Juegos Olímpicos, la dedicó a su madre Sandra Dajomes que falleció en 2019 y a su hermano Javier Palacios que también falleció en 2018. “Pasé momentos duros, perdí a mi madre y hace poco a mi hermano Javier Palacios, por quien estoy aquí, y todos mis logros son dedicados a su memoria. Agradezco a mi país por esa buenas vibras que me enviaron. Esta medalla es gracias a Dios”, dijo Neisi Dajomes luego de su triunfo. 

Su mamá, decía sobre Neisi que era una niña “tremenda, muy exigente y fuerte de carácter”, en EducaTV en 2015. En esa época ya Neisi y su familia estaban convencidas de que podría convertirse en medallista olímpica. Allí, Neisi dice que le gustan los animales y que le gustaría ser veterinaria. Dos años después, para un reportaje en Teleamazonas, su mamá decía que se siente “muy orgullosa, felizota” por los logros que ya alcanzaba su hija. Allí, Orfelina, ella contaba que había llegado a Ecuador desde Colombia después de que sus padres hubieran sido asesinados en ese país. 

En esa época, Dajomes ya era parte del programa de alto rendimiento para deportistas que consistía en el apoyo del Ministerio de Deporte orientado al perfeccionamiento atlético. Los deportistas de alto rendimiento reciben un incentivo mensual, también reciben atención en medicina, psicología, nutrición, fisioterapia, dice el Reglamento de Ejecución del Proyecto Apoyo Deporte Alto Rendimiento. 

Esta es la segunda vez que Dajomes asiste a unos juegos Olímpicos. En Río de Janeiro 2016 logró el séptimo puesto. Dajomes fue campeona mundial de halterofilia Sub-17 en 2013. Logró una medalla de plata en los Panamericanos de Toronto 2015 en la categoría juvenil. Fue campeona mundial de los Juegos Juveniles de Georgia 2016 en la categoría Sub 20, en Tokio 2017 y los de Tashkent de 2018 (Uzbekistán). 

En 2018 participó en el Mundial Absoluto de Turkmenistán, donde logró dos medallas de bronce. Dajomes tiene una medalla de oro por su participación en los Juegos Panamericanos de Lima 2019, en esos juegos también subió al podio con la mexicana Aremi Fuentes y la estadounidense Elizabeth Nye, como lo hizo hoy 1 de agosto, en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. 

También logró dos medallas de bronce en Pattaya, Tailandia, uno de los torneos clasificatorios para ir a los Juegos Olímpicos en septiembre de 2019.  En una entrevista en ese año, Dajomes dijo que Marathon, empresa privada dedicada a la venta de implementos deportivos, la apoya para su preparación. En 2013 fue nombrada deportista élite por el Ministerio de Deporte y desde septiembre de 2020 pertenece a la Federación de Pesas de Pichincha.