Petroecuador declaró fuerza mayor en el campo Edén Yuturi, del Bloque petrolero 12, en la provincia amazónica de Orellana. La noche de ayer, 3 de junio, Petroecuador lo confirmó en un comunicado publicado en su sitio web. Desde el pasado 10 de mayo, hay una manifestación de la  comunidad kichwa El Edén que ha impedido que el campo pueda trabajar en la extracción petrolera en condiciones normales. Ahora está operando al 95% de su capacidad, es decir que se producen 1.250 barriles de petróleo menos cada día. 

Se declara fuerza mayor cuando un evento imprevisible e inevitable impide el cumplimiento de una obligación. El Código del Trabajo dice que hasta puede ser una de las causas para terminar un contrato individual cuando haya un “acontecimiento extraordinario que los contratantes no pudieron prever o que no pudieron evitar” y que eso imposibilite su trabajo. 

El comunicado de Petroecuador dice que los manifestantes han impedido el ingreso y la salida de funcionarios del campo Edén Yuturi. Además, dice que no ha permitido que los trabajadores se abastezcan de víveres y otros insumos necesarios para el funcionamiento del Bloque 12. Tampoco se ha podido hacer el control y la operación de otras instalaciones de la zona. 

Según Petroecuador, la “declaratoria se da por el alto riesgo de afectación al que están expuestos los trabajadores de la empresa, las instalaciones estratégicas del Estado y el nivel de producción nacional de petróleo”. En el comunicado de anoche, Petroecuador dijo que van a implementar un Plan de Contingencia Logística Operativa para “hacer el mantenimiento preventivo de los equipos, evitar daños y posibles afectaciones al medioambiente”. 

PUBLICIDAD

Noticias Más Recientes

El plazo de la declaratoria de fuerza mayor del campo “está sujeto a la terminación de las medidas de hecho tomadas por la comunidad”, según el comunicado. Petroecuador dijo que notificará de la declaratoria a las empresas contratistas, a los entes rectores y otras entidades de control. 

Las protestas de El Edén comenzaron el 10 de mayo de 2021, pero la comunidad kichwa y las petroleras tienen una larga historia de enfrentamientos. Comenzaron en 1985 cuando la empresa Occidental recibió la concesión estatal para explotar el Bloque 12 y manejar el campo Edén Yuri. Occidental firmó un convenio con El Edén para darle compensaciones sociales a la comunidad por la actividad petrolera de la zona. La empresa petrolera trabajó en Ecuador hasta 2006, en esos más de 20 años, los dirigentes indígenas denunciaron engaños, acoso y contaminación petrolera en su territorio. 

En 2006, Petroamazonas (que desde 2021 se fusionó con Petroecuador) asumió la explotación petrolera de ese campo y las responsabilidades del convenio. Sin embargo, los enfrentamientos continuaron. Según la comunidad, hubo derrames petroleros, se hicieron expropiaciones, entre otros problemas. Desde 2013, los dirigentes de la comunidad de El Edén reclaman que Petroamazonas no cumplió con lo establecido en el convenio Por ese motivo, en 2015 los indígenas hicieron movilizaciones pacíficas. Los compromisos se cumplieron parcialmente y el convenio entre la comunidad y la empresa se terminó en 2019. 

En las manifestaciones de este año, El Edén pide que se firme un nuevo convenio para que se respete su derecho a “recibir indemnizaciones, compensaciones por los perjuicios sociales, culturales y ambientales causados por la explotación petrolera”. Un boletín de prensa difundido por la Confederación de Nacionalidades Indígenas de la Amazonía Ecuatoriana (Confeniae) dice que otras de sus demandas son que se construyan viviendas, que les den servicios básicos como electricidad y agua. Además, piden que se respete su derecho a la consulta previa, libre e informada. Según la comunidad kichwa, las manifestaciones se harán de forma indefinida.