La noche de ayer, sábado 15 de mayo, hubo una reunión social que incumplió el toque de queda en la que estuvieron el Defensor del Pueblo, Freddy Carrión, y el exministro de Salud, Mauro Falconí. La reunión terminó a los golpes entre Carrión y Falconí, como se ve en videos que circulan en redes sociales. Sin embargo, el hecho violento sería más grave que una pelea entre dos personas ebrias —incluso la Policía investiga si lo sucedido no constituye delitos graves. 

El departamento de comunicación de la Defensoría del Pueblo insiste en que Carrión no está detenido y que están confirmando si hubo una fiesta clandestina.

En los videos se ve a Carrión en aparente estado de embriaguez. Se ve cómo Carrión jalonea violentamente a una mujer, a quien saca a la fuerza de un ascensor, mientras un guardia de seguridad del edificio intenta controlar la situación. Los videos serían de las cámaras de seguridad del edificio Plaza del Bosque, en el norte de Quito —donde vive Falconí. Ahí habría tenido lugar la reunión que incumplía el toque de queda total de viernes a lunes por el estado de excepción para intentar frenar el contagio del covid-19. Este era el último fin de semana de confinamiento total. 

El Ministro de Gobierno, Gabriel Martínez, confirmó que se están haciendo exámenes toxicológicos al Defensor del Pueblo “en una casa de salud con vigilancia de la Policía Nacional”, dijo en un tuit en el que también. En ese mismo tuit dijo que “en el departamento del señor Falconí está la Fiscalía General realizando los procesos respectivos. Se actúa dentro del procedimiento legal. Aquí NO hay privilegios”. Martínez dio detalles sobre lo que habría ocurrido esta madrugada.

PUBLICIDAD

El asambleísta por la Alianza Honestidad, Fernando Villavicencio, dijo en su cuenta de Twitter que lo que había sucedido era un “grave hecho de violencia” que involucra al Defensor del Pueblo, Freddy Carrión, y al exministro de Salud Mauro Falconí. Además, Villavicencio pidió que se investigue en la Asamblea Nacional lo ocurrido. Otros asambleístas como Esteban Torres, del Partido Social Cristiano (PSC), están pidiendo la censura y destitución de Carrión.

Noticias Más Recientes

Según un tuit del asambleísta Villavicencio, en el parte policial levantado tal los hechos, el exministro Falconí dijo “que se había tratado de un atentado en su domicilio mientras que su esposa, Gabriela Peñaherrera, manifiesta que había sido arrastrada de su cabello hasta el ascensor, ultrajada y posiblemente víctima de violación”. Carrión, el más alto funcionario público encargado de velar por la vigencia de los derechos humanos en el país, es señalado como el presunto autor de estas agresiones. 

Tras la denuncia de Villavicencio, el ministro de Gobierno, Gabriel Martínez, dijo en tuit que los involucrados serán trasladados a la Unidad de Flagrancia de la Policía en Quito. Además, dijo que “la Policía tiene instrucciones de actuar de acuerdo a la Ley”.

El periodista Paúl Coello tuiteó que Carrión y Falconí aún se encuentran al interior del edificio en el que ocurrieron los hechos. “Equipos de criminalística llegan al edificio donde se encuentran el defensor del pueblo Freddy Carrión y el exministro de salud Mauro Falconi, aún no los sacan del edificio”, dice en su tuit publicado a las 11:20 de esta mañana al que le acompaña un video en el que se ven dos policías con uniforme de la Unidad de Criminalística, sacando equipos de la cajuela de un patrullero de la Policía Nacional. Coello compartió también una foto en la que se ve a Carrión cerca de una mujer que está sentada en un sillón. A un costado está un hombre que podría ser el exministro Falconí. Detrás de Carrión está un agente de la Policía Nacional.

El periodista Enrique Alcívar también compartió información sobre los hechos. En un tuit incluyó el supuesto informe preliminar policial (en el documento se indica que hay más detalles en el parte —el documento oficial con el que la Policía Nacional registra los hechos que deben ser posteriormente investigados por la Fiscalía. 

En el documento, que está enviado a través del sistema de mensajería WhatsApp, dice que se constató el escándalo en un departamento en el que estaban cinco personas: dos de ellas identificadas como policías, miembros de la seguridad de Carrión y de Falconí. Según el parte, había una mujer de 34 años que fue trasladada al hospital Metropolitano por “intoxicación por una sustancia desconocida”. También se indica una presunta agresión sexual a la mujer. Señala también la presencia de un hombre de 45 años con “policontusiones”.

Freddy Carrión es Defensor del Pueblo desde abril de 2019. Cuando asumió el cargo, Carrión dijo que su propósito como Defensor era “empoderarnos como ciudadanos de los derechos que nos pertenecen”. Carrión es abogado por la Pontificia Universidad Católica del Ecuador. También tiene dos diplomados superiores, uno en Derecho Constitucional, otorgado por la Universidad Andina Simón Bolívar y otro en Altos Estudios Internacionales en la Sociedad de Estudios Internacionales de Madrid. 

PUBLICIDAD

Cuando Carrión era uno de los candidatos a Defensor del Pueblo —que se elige a través un concurso de méritos y oposición— organizaciones feministas advirtieron que él tenía una denuncia por violencia de género interpuesta por su esposa que luego había sido retirada por razones desconocidas. Hoy, luego de la publicación de los vídeos en los que se ve a Carrión forcejeando a una mujer en un ascensor, la activista por los derechos de las mujeres Cristina Burneo, tuiteó “Cuando F.Carrión asumió el cargo como Defensor, fuimos al pleno del CPCCS a objetar su nombre por denuncia de violencia física. Nos ignoraron. Hoy hay otra agredida, y él con su violencia se lleva por delante procesos sociales que no merece representar: Octubre, migraciones, aborto”. 

Hace pocos meses, en marzo de 2021, el Defensor del Pueblo pidió a la Fiscalía que él y su familia entren al Sistema de Protección de Víctimas y Testigos. Según Carrión, habrían recibido amenazas tras entregar el 23 de marzo el informe sobre el paro de octubre de 2019. En el documento se acusa de presunto delito de lesa humanidad al Presidente de la República, Lenin Moreno, a la exministra de Gobierno, María Paula Romo, al Ministro de Defensa, Oswaldo Jarrín, y otros funcionarios.