María Sol Larrea, ex coordinadora nacional de Gestión de Unidades Médicas del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), está en libertad desde hace dos meses. Una funcionaria del Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Adultas Privadas de Libertad y a Adolescentes Infractores (SNAI) confirmó a GK que Larrea salió de la cárcel el 1 de diciembre de 2020.

¿Quieres saber cómo se hizo esta historia? Únete a la membresia GK para estar en contacto directo con el equipo de la redacción.

Ese mismo día, un Tribunal Penal de la provincia de Pichincha declaró a la ex funcionaria del  IESS inocente del presunto delito de lavado de activos y según el SNAI, “ordenó su libertad”. Según el Código Orgánico Integral Penal, el lavado de activos es cuando una persona se beneficia de activos de origen ilícito. En este caso la Fiscalía acusaba a Larrea de obtener contratos por aproximadamente 91,1 millones de dólares, entre 2008 y 2018 de forma irregular.

Según la Fiscalía, Larrea, su esposo Marcelo Espín,  y su cuñado Carlos Espín, habían creado una fachada con varias personas jurídicas creadas por ellos mismos para beneficiarse de contratos en el sector público. Entre los principales clientes de estas supuestas empresas, estaban el IESS, varias coordinaciones zonales de salud, y el Ministerio de Salud Pública.

Sin embargo, el 1 de diciembre de 2020, el tribunal falló a favor de María Sol Larrea y su esposo, y solo sentenció a su cuñado a seis años de prisión. La Fiscalía dijo que “no comparte el criterio de los jueces” y que apelaría la sentencia. 

PUBLICIDAD

| Si quieres recibir los textos de GK en tu correo, regístrate aquí. | 

Larrea estaba detenida en la cárcel de Ambato desde 2017. Ese año fue acusada del delito de enriquecimiento ilícito y sentenciada a veinte meses en prisión. Ese mismo año, por el delito de tráfico de influencias  —cuando un funcionario público ejerce influencia en otro funcionario para obtener una resolución favorable a sus intereses— Larrea fue sentenciada a un año en prisión. En enero de 2018 recibió otra sentencia de un año en la cárcel también por el delito de tráfico de influencias. 

Larrea presentó un habeas corpus, y la noche del 29 de noviembre de 2019, un tribunal de  la Sala de la Corte Provincial de Justicia de Tungurahua aceptó el recurso que permitía que Larrea saliera de la cárcel después de cumplir dos sentencias por tráfico de influencias y una por enriquecimiento ilícito. Larrea salió, sin embargo, fue detenida de nuevo horas después con “fines investigativos” por el presunto delito de peculado y lavado de activos. 

Tan solo un día después, el 1 de diciembre, la Fiscalía formuló cargos en contra de María Sol Larrea por presunto peculado en la adquisición irregular de medicamentos. Y el 2 de diciembre formuló cargos por el presunto delito de lavado de activos, por el que fue absuelta hace dos meses, en diciembre de 2020. Por el delito de peculado, Larrea fue sentenciada a un año en prisión, pero en agosto de 2020, se aumentó la pena a ocho años. El proceso contra Larrea por el presunto delito de peculado por el que fue sentenciada a ocho años en prisión, se encuentra en el trámite de casación por lo que la sentencia no está en firme y Larrea no debe ir a prisión aún. La casación es un recurso legal que se utiliza cuando, en un proceso judicial, se incumple una norma o ley. En este caso se argumenta que se aplicó mal el artículo 42 del COIP sobre la coautoría del delito. 

|Para saber las últimas actualizaciones sobre las Elecciones de 2021 en Ecuador, haz clic aquí| 

María Sol Larrea fue coordinadora nacional de Gestión de Unidades Médicas del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) desde 2008 hasta 2013. Entre 2010 y 2015 fue directora general del Hospital Carlos Andrade Marín (HCAM) de Quito. También entre 2013 y 2015 fue asesora del despacho del ex presidente del directorio del IESS Ramiro González,  y coordinadora general de Planificación del  Ministerio de Industrias y Productividad.