María Sol Larrea estará ocho en prisión por peculado. El 19 de agosto de 2020 la Fiscalía General del Estado informó que la Sala Especializada de lo Penal de la Corte Provincial de Pichincha aceptó su solicitud de incremento de la sentencia de prisión para la ex coordinadora del Instituto Ecuatoriano de Salud Social (IESS), María Sol Larrea, de uno a ocho años de cárcel. 

La Fiscalía pidió que se incremente la sentencia porque encontró evidencias de que María Sol Larrea es coautora del delito, y no solamente cómplice —lo que tiene una pena de un año de prisión.

|¿Quieres saber cómo se hizo esta historia? Únete a la membresia GK para estar en contacto directo con el equipo de la redacción|

La Fiscalía acusó a María Sol Larrea del delito de peculado por la compra irregular de equipos oftalmológicos entre 2010 y 2015, cuando Larrea fue Directora General del Hospital del IESS, Carlos Andrade Marín. Según la Fiscalía, Larrea estuvo a cargo del proceso de  “adquisición e implementación de equipos oftalmológicos en todo el país”, la fiscal Yolanda Chasi, a cargo del caso, dijo que en el proceso de adquisición e implementación hubo algunas irregularidades. 

Entre las irregularidades estarían que los equipos comprados permanecieron embodegados después de su compra porque no había espacio suficiente en los hospitales para instalarlos, ni tampoco personal capacitado para operarlos, algo que se debía analizar previo a  la compra, según la Fiscalía. Además, la fiscal Chasi argumentó que los equipos oftalmológicos se compraron con sobreprecio, “afectando así a los recursos” públicos del IESS. 

PUBLICIDAD

Durante la audiencia realizada el 19 de agosto, la Fiscalía pidió también el aumento de privación de libertad a ocho años, para los otro cinco involucrados en este delito, identificados como Bolívar B., Fernando G., Henry M., Griselda G. y Marco E. La Fiscalía no detalló los cargos que tenían estas personas en el IESS. Finalmente, la Corte Provincial de Pichincha estableció que los involucrados deben pagar  más de 7 millones de dólares como reparación integral por las compras irregulares. 

María Sol Larrea fue Coordinadora Nacional de Gestión de Unidades Médicas del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) desde 2008 hasta 2013. También fue Directora General del Hospital Carlos Andrade Marín de Quito entre 2010 y 2015, y Coordinadora General de Planificación del  Ministerio de Industrias y Productividad desde 2013 a 2015, cuando Ramiro González, exdirector del IESS,  fue Ministro de Industrias durante el gobierno de Rafael Correa. González también es requerido por la Justicia, y se encuentra prófugo en el Perú. 

Larrea ha enfrentado varios procesos judiciales desde agosto de 2017, cuando fue detenida por los presuntos delitos de enriquecimiento ilícito, tráfico de influencias y peculado. La Fiscalía probó que Larrea y su esposo eran dueños de empresas que tenían contratos con el IESS en 2012, mientras ella formaba parte del directorio del IESS y se encargaba de aprobar los contratos. Por este delito de enriquecimiento ilícito, Larrea recibió una sentencia de 20 meses de prisión, que ya cumplió.

Larrea tuvo dos sentencias  por tráfico de influencias, una en 2017 por irregularidades en un contrato por servicios de limpieza en los hospitales de Santo Domingo de los Tsáchilas y Babahoyo, y otra en 2018 por irregularidades en un contrato para la adquisición medicamentos del IESS. Por cada uno de estos casos recibió un año de privación de libertad. 

| Si quieres recibir los textos de GK en tu correo, regístrate aquí. | 

En  noviembre de 2019, un tribunal de  la Sala de la Corte Provincial de Justicia de Tungurahua aceptó el recurso de habeas corpus presentado por su abogado y Larrea salió de la cárcel. Pero, menos de dos días después, la Fiscalía pidió su detención otra vez para investigarla por presunto peculado y lavado de activos, por la “adquisición irregular de medicamentos” durante sus años de trabajo en el IESS. El juez  David Lasso le dictó prohibición de salida del país y  arresto domiciliario, como medidas alternativas a la prisión preventiva para garantizar que Larrea no salga del país durante su juicio.