Cuando los políticos están en campaña intentan mostrar su cara más amable. Sonríen, conversan, intentan ser amigables. Muchos aceptan venir a entrevistas sabiendo que pueden tropezarse. Otros, las evitan. 

En estas elecciones en GK entrevistamos a 13 de los 16 candidatos presidenciales. Tres no vinieron. Guillermo Celi, candidato por SUMA, tenía una fecha pactada pero no llegó, según la explicación de su equipo de comunicación, por una confusión en la agenda. Nunca volvió a aceptar el pedido de reprogramación de la entrevista. 

|¿Quieres saber cómo se hizo esta historia? Únete a la membresía GK para estar en contacto directo con el equipo de la redacción|

El equipo de comunicación de Guillermo Lasso, de CREO, nunca aceptó la invitación, a pesar de haber sido invitado desde octubre de 2020. Primero nos dijeron que no darían entrevistas presenciales y decidimos esperar para ver si cambiaba de opinión. Cuando vimos que empezó a asistir personalmente a otros medios, insistimos. Alegaron que su agenda estaba muy ocupada. Semana y media antes de las elecciones, una segunda persona del equipo de comunicación nos dijo que la agenda se había cerrado y que “es súper complicado con tantos medios que hay ahora”. 

Finalmente, el equipo de Andrés Arauz, de UNES, nunca nos respondió. Después de peregrinar con una decena de personas que no sabían quién era la persona a cargo de la comunicación, nos dieron dos nombres. Una nunca contestaba las llamadas ni los mensajes. Otra dijo, semana tras semana, que no tenía respuesta. En el último contacto dijo que “nosotros no agendamos las entrevistas, ingresamos los pedidos”. 

Los otros candidatos llegaron. Antes de empezar la grabación —a veces en una de las tres pausas de cinco minutos que hacíamos— los candidatos se relajaron un poco. Y ahí es cuando, a veces, se les escaparon detalles que demuestran algo más sobre quiénes son, cómo interactúan con su equipo o qué tipo de consejos aceptan. Este es un breve recuento de lo que pudimos ver de los candidatos, más allá de las entrevistas. 

Los delirios de Lucio

PUBLICIDAD

Lucio Gutiérrez, del Partido Sociedad Patriótica, llegó a la entrevista tardísimo. Habían pasado más de cuarenta minutos de la hora pactada y él no aparecía. Dos personas de su equipo asesor lo esperaban en el set, junto al resto del equipo de GK. Por WhatsApp me pidió disculpas, dijo que había tenido una complicación en una muela y que por eso, había tenido que ir al dentista de urgencia. Finalmente llegó, casi una hora después, con su esposa Ximena Bohórquez, la exasambleísta por el Partido Sociedad Patriótica y candidata a la misma dignidad en estas elecciones. 

El candidato presidencial por PSP fue acompañado por su esposa, Ximena Bohórquez, exasambleísta y candidata al Legislativo por el mismo partido. Fotografía de Eduardo Naranjo para GK.

El candidato presidencial por PSP fue acompañado por su esposa, Ximena Bohórquez, exasambleísta y candidata al Legislativo por el mismo partido. Fotografía de Eduardo Naranjo para GK.

Durante la entrevista, lo que más pareció incomodarle fue cuando le consulté sobre la instalación de la llamada Pichi Corte, durante su mandato. En 2004 Con una maniobra política en el Congreso Nacional, una mayoría de diputados conformada, entre otros, por el Partido Sociedad Patriótica (PSP), destituyó a los jueces de la Corte Suprema de Justicia y nombraron a otros. Entre ellos —quien la presidió— estaba Guillermo Castro Dáger, el “Pichi Castro”. 

Ximena Bohórquez, esposa de Lucio Gutiérrez, lo acompañó en la entrevista. Fotografía de Eduardo Naranjo para GK.

Ximena Bohórquez, esposa de Lucio Gutiérrez, lo acompañó en la entrevista. Fotografía de Eduardo Naranjo para GK.

Mientras se  grababa la entrevista, Ximena Bohórquez empezó a incomodarse y a hacer comentarios en voz alta sobre las preguntas que le estaba haciendo a su esposo. Cuando hicimos una breve pausa —las entrevistas tuvieron pausas cada 20 minutos—, yo me levanté de la mesa de entrevistas para llenar mi vaso de agua. Bohórquez —quien llevaba su mascarilla mal puesta y se le resbalaba desde la nariz hacia abajo— se me acercó a medio camino. Me dijo que cuando se instaló la Pichi Corte, ella era diputada y que mis preguntas estaban mal hechas. Me costó entenderle porque, además de la mascarilla en su boca, hablaba atropelladamente.

Lucio Gutiérrez fue Presidente de la República entre 2003 y 2005. Fotografía de Eduardo Naranjo para GK.

Lucio Gutiérrez fue Presidente de la República entre 2003 y 2005. Fotografía de Eduardo Naranjo para GK.

Después de escucharle por un par de minutos, caminé hacia la mesa en la que estaba el agua pero ella siguió increpándome: “usted es periodista, tiene que saber investigar y no preguntar ese tipo de cosas”. Le respondí que aquí investigamos y que me dejara tomar agua porque debía volver a la entrevista. “Ustedes están desinformados, la destitución es lo que se debía hacer”, dijo. 

José María León, editor general de GK que en esa entrevista hizo la producción de contenidos, le dijo: “Disculpe, señora, la Corte Interamericana de Derechos Humanos está en desacuerdo con usted”. Le recordamos entonces que hubo un fallo a favor de los jueces destituidos y que el Estado ecuatoriano tuvo que indemnizarlos, justamente por la vulneración de sus derechos que ella estaba negando. “Ah claro, es que la Corte va a decir cualquier cosa”, respondió. 

Cuando intenté avanzar hacia la mesa de entrevistas, se volvió a parar frente a mí impidiéndome el paso. Su mascarilla se resbalaba de la nariz y le pedí que se la pusiera bien. “Está bien puesta. Déjeme decirle dos cosas más, mijita”, siguió insistiendo. 

Gutiérrez miraba todo sin decir nada.

La acompañante de Juan Fernando Velasco

Juan Fernando Velasco es el candidato presidencial de Construye. Fotografía de Eduardo León para GK.

Juan Fernando Velasco es el candidato presidencial de Construye. Fotografía de Eduardo León para GK.

Cuando Juan Fernando Velasco, movimiento Construye, llegó, vestido con un jean plomo, una camiseta negra y una chaqueta de cuero negro, demostró enseguida cuán habituado está a las cámaras y a los equipos que dan indicaciones sobre dónde sentarse, dónde ubicar el micrófono y a qué cámara mirar.

Se dejó maquillar sin ningún reparo y reconoció a Gabriela Pérez, quien había trabajado como maquillista en el programa de televisión en el que Velasco era jurado musical. 

Una mujer joven lo acompañó durante toda la entrevista. Vestía una camisa blanca, un pantalón gris y llevaba el pelo recogido. Antes de empezar a grabar, Velasco le entregó su celular: “Nena, contesta”, le dijo, mientras le extendía su teléfono para que ella recibiera una llamada. 

Durante la entrevista ella se sentó cerca del monitor que controla lo que se va grabando. Pero pasó la mayor parte de la entrevista mirando su celular. En un momento, sonó un video que estaba mirando en el teléfono y enseguida tuvo que bajar el volumen. Mientras, frente a ella, Velasco respondía a las preguntas. 

Velasco tiene una trayectoria como cantautor. Fotografía de Eduardo Naranjo para GK.

Velasco tiene una trayectoria como cantautor. Fotografía de Eduardo Naranjo para GK.


El asesor del Pastor Almeida

Gerson Almeida, candidato por Ecuatoriano Unido y pastor evangélico, llegó serio. Casi no sonreía, saludó brevemente y aceptó un vaso con agua. Mientras el equipo preparaba las cámaras y los micrófonos para iniciar la entrevista, le pregunté, como a otros candidatos, si ya había tenido covid-19. “No, no, Dios está con nosotros, no me he contagiado ni me voy a contagiar”, dijo como quien predica ante un público, modulando la voz y con una cierta teatralidad en sus gestos. “Estamos protegidos, que Dios nos bendiga, que Dios los bendiga a todos”.

El Pastor Almeida fue acompañado de un asesor al que tuvimos que pedirle que haga silencio. Fotografía de Eduardo León para GK.

El Pastor Almeida fue acompañado de un asesor al que tuvimos que pedirle que haga silencio. Fotografía de Eduardo León para GK.

Cuando inició la entrevista y empecé a preguntarle sobre cómo empataría sus creencias personales con la laicidad del Estado que tendría que gobernar, el asesor, ubicado detrás de las cámaras, empezó a hacer comentarios en voz alta. 

Gerson Almeida, candidato presidencial por Ecuatoriano Unido, es también pastor evangélico. Fotografía de Eduardo Naranjo para GK.

Gerson Almeida, candidato presidencial por Ecuatoriano Unido, es también pastor evangélico. Fotografía de Eduardo Naranjo para GK.

Yo estaba entrevistando y escuchaba el barullo en el fondo del set sin saber qué estaba pasando. Luego supe que el asesor se había quejado sobre las preguntas que yo le hacía al candidato.“¿Qué clase de preguntas son esas?”. “¡Qué tonterías pregunta!”, había dicho el asesor. Su queja en voz alta era porque según él no se estaban abordando las propuestas de campaña. Una persona del equipo de GK se le acercó y le pidió que hiciera silencio porque estábamos grabando. “Eso no fue lo que acordamos”, le dijo el asesor a Ana Cristina Rea de GK, demostrando una absoluta incomprensión de cómo funciona una entrevista periodística a un candidato presidencial. 

A pesar del pedido de hacer silencio, las risas, las exclamaciones y los movimientos de cabeza continuaron. Otro miembro del equipo, Diego Ayala, de GK tuvo que acercarse e insistirle que haga silencio.

La entrevista continuó muy tensa. El pastor tenía sus manos entrelazadas y las apretaba la una contra la otra, cada tanto. Su respiración se aceleraba y unas gotas de sudor aparecían en su frente. Respiraba profundo antes de responder.

El vaso con agua de Almeida permaneció intacto. El pastor nunca lo tocó ni bebió el agua que había aceptado. Cuando se terminó la grabación, se levantó y se fue rápido. Ni él ni su asesor se despidieron.


También podría interesarte:

La agenda ambiental no es prioridad de los candidatos a la presidencia del Ecuador

Las grandes brechas


La medalla de Isidro Romero

Isidro Romero, candidato presidencial por Avanza, llegó con una nutrida comitiva. Había un equipo de cuatro o cinco, entre ellas estaba la persona con quien coordinamos la entrevista, y  su esposa —vestida con un pantalón y una chaqueta azul— que, al inicio de la entrevista, entró un momento a acomodarle el cuello de la chaqueta y una medalla dorada —con una cinta amarillo, azul y rojo— que tenía colgada en el cuello. 

Isidro Romero, candidato presidencial por Avanza, llegó con una medalla colgada al cuello. Fotografía de Eduardo León para GK.

Isidro Romero, candidato presidencial por Avanza, llegó con una medalla colgada al cuello. Fotografía de Eduardo León para GK.

“¿Me la quito o me la dejo?”, preguntó a un hombre que lo acompañaba y se quedó durante toda la entrevista. “Déjatela”, le respondió. Romero aprovechó para explicarse: “Es que me la acaban de dar por la labor social que yo he hecho. Yo hago mucho pero no me gusta decir lo que hago”. 

Todos sus acompañantes salieron, excepto una persona. Él se acomodó en la silla, volvió a acomodarse la medalla y empezamos. 

El perro de César Montúfar

César Montúfar llegó solo a la entrevista y solamente cuando ya terminó, llegó una persona más. Fotografía de Eduardo León para GK.

César Montúfar llegó solo a la entrevista y solamente cuando ya terminó, llegó una persona más. Fotografía de Eduardo León para GK.

César Montúfar, de Alianza Honestidad, llegó solo, lo que es muy raro en un candidato presidencial que suele estar acompañado de su equipo. Cuando le preguntamos si vendría alguien más dijo: “No, no creo, quizás al final”. 

Durante toda la entrevista estuvo solo. Cuando terminamos de grabar, se levantó lentamente y empezó a conversar sobre la campaña y su posicionamiento. Parecía no tener prisa. Pasaron unos pocos minutos y una mujer con un perro se acercó hasta el umbral de la puerta de entrada al set. Era Honesto, el perro que Montúfar rescató en uno de los recorridos de su campaña. La mascota se corrió por el set, se acercó a varias personas que estaban ahí, se dejó acariciar y luego, ante un pedido en voz suave de Montúfar, se dio la vuelta y, él; la mujer que había estado todo el tiempo parada a la entrada del set, y el perro se fueron. 

| Si quieres recibir los textos de GK en tu correo, regístrate aquí. |

Las pulseras de Yaku

Yaku Pérez, del movimiento Pachakutik, llegó con una persona que parecía ser parte de su seguridad: un hombre alto y corpulento que lo esperó de pie durante la hora que duró la entrevista. Él llegó con unos minutos de retraso y cuando le ofrecimos agua o café nos pidió agua caliente. Le dijimos que solo había agua fría o café. Agradeció y no aceptó ninguno. Apenas empezó la entrevista, silenció su celular y empezó a hablar, pausadamente. 

Durante los recesos de cinco minutos, Yaku estuvo en silencio. Terminó la entrevista y agradeció, con una voz muy suave, por la invitación. Se levantó y le pidió a la persona que lo acompañó durante toda la entrevista que le diera unas pulseras de colores. El hombre alto y silencioso abrió el cierre de un bolsillo que tenía en el pantalón, a la altura de la pantorrilla. “Esto no es propaganda política, es la wiphala, la bandera de los pueblos indígenas”, dijo y empezó a extender unas pulseritas al equipo de GK que estaba en el set. Después se me acercó y me entregó una. Luego se dio cuenta que no habría suficientes para todos. “Qué pena, ya se nos acabaron”, dijo agachando un poco la cabeza y buscando entre sus bolsillos si le sobraba alguna. “No hay más, qué pena”, insistió, genuinamente apenado. “No se preocupe, gracias”, le dijimos. Sonrió, juntó las manos, bajó la cabeza y, silenciosamente, se fue. 

El candidato presidencial por Pachakutik entregó unas pulseras de colores. Fotografía de Eduardo Naranjo para GK.

El candidato presidencial por Pachakutik entregó unas pulseras de colores. Fotografía de Eduardo Naranjo para GK.

La disculpa de Paúl Carrasco

El candidato presidencial por Podemos llegó media hora antes. Lo acompañaba Frank Vargas Anda. Mientras el equipo de GK terminaba de preparar todo, ambos salieron a la terraza a esperar que el set estuviera listo. 

El candidato presidencial por Podemos fue acompañado por su binomio, Frank Vargas Anda. Fotografía de Eduardo Naranjo para GK.

El candidato presidencial por Podemos fue acompañado por su binomio, Frank Vargas Anda. Fotografía de Eduardo Naranjo para GK.

La primera parte de la entrevista fue tensa porque Carrasco alzó la voz varias veces. Dijo que Podemos, la organización política que lidera, no había hecho alianzas con el Partido Sociedad Patriótica o con el Partido Social Cristiano. Además, me dijo que estaba “mal informada”. Cuando le insistí, con datos del CNE, sobre las alianzas que habían hecho para las elecciones seccionales, lo reconoció. 

Al final de la entrevista, ya con las cámaras apagadas me dijo: “Oiga, usted es muy vehemente, pero son buenas las entrevistas así”. Le agradecí, como a todos los candidatos, por aceptar la invitación y él dijo: “Gracias a usted y disculpe si hablo alto pero así me pongo cuando hablo de política.” 

El candidato a vicepresidente que lo había acompañado durante la entrevista —que en medio de una de las pausas se acercó a susurrarle al oído y que grabó con su celular buena parte de la entrevista—  se acercó también a conversar conmigo. “Interesante la entrevista”, dijo. 

Después ambos se fueron conversando y al apuro. 

El pedido de Sagnay 

Carlos Sagnay, candidato presidencial por FE, llegó con una persona. Vestido de traje azul oscuro y sonriente entró al set. “Pero usted ha sido una mujer muy guapa”, fue lo primero que me dijo cuando saludó extendiéndome la mano. Su sonrisa no duró mucho.

Carlos Sagnay es el candidato presidencial por FE, liderada por el expresidente Abdalá Bucaram. Fotografía de Eduardo Naranjo para GK.

Carlos Sagnay es el candidato presidencial por FE, liderada por el expresidente Abdalá Bucaram. Fotografía de Eduardo Naranjo para GK.

La entrevista fue tensa, al menos la primera parte. Se incomodó ante los cuestionamientos y alzó la voz varias veces. 

Al terminar, volvió a sonreír. “Usted ha sido una entrevistadora difícil”, me dijo. “Así soy con todos, no se tome personal”, le respondí. “Bien, bien, a mí me gustan las cosas difíciles”, dijo y se acercó para despedirse. “Déjeme que le dé un beso para despedirme”, me dijo. “No. No se puede. Peor en pandemia”, le respondí, dando un paso hacia atrás. “

¿Cómo que no se puede? ¿De verdad no me va a dejar besarla?”, insistió. “Sí, no se puede. Gracias por venir”, le respondí. Dio unos pasos para atrás y antes de darme la espalda, dijo: “Bueno, yo iba a abrazarla pero si no se puede, me voy”. Se dio la vuelta y salió. 

El olvido de Ximena Peña

La candidata por Alianza País vino con un equipo de algunas personas. Uno de ellos tenía una cámara y entró antes de la entrevista a hacer unas fotos. Otro, quien la asesora con la prensa, se quedó adentro toda la entrevista. “Al fin la conozco, Sol, qué gusto”, dijo, apenas se sentó en la silla que le correspondía, frente a la mesa de entrevistas. “Oiga pero sí ya nos conocemos”, le dije yo. “No, no creo, ¿cuándo?”, preguntó. Le recordé que le había hecho dos entrevistas previas; una en 2019 y otra en 2020. Ella no lo recordaba. 

Ximena Peña, candidata presidencial por Alianza País es la única mujer en la contienda electoral. Fotografía de Ana Cristina Rea para GK.

Ximena Peña, candidata presidencial por Alianza País es la única mujer en la contienda electoral. Fotografía de Ana Cristina Rea para GK.

La sonrisa de Pedro Freile

Pedro Freile del movimiento Amigo nunca dejó de sonreír. Incluso cuando la entrevista se volvía tensa, intentaba regresar a su sonrisa, como quien cree que ahí tiene un arma. Su asistente lo miraba, complaciente, atrás de las cámaras. Cada tanto le hacía un gesto para que se acomode la chaqueta. “Que no se me alce”, decía él en las pausas, “me insiste para que no se me alce”. 

Pedro Freile es el candidato presidencial por AMIGO. Fotografía de Eduardo Naranjo para GK.

Pedro Freile es el candidato presidencial por AMIGO. Fotografía de Eduardo Naranjo para GK.

Cuando llegó y la maquillista de GK quiso ponerle polvo, él dijo que tenía su propio polvo. “Es que me ha salido una espinilla y me la quiero tapar”, dijo. Reconoció que no estaba acostumbrado a que lo maquillen pero, mientras su asistente sacaba una caja de un pequeño bolso, dijo que tenía que dejarse maquillar para tapar la espinilla.  Le indicó a la maquillista de GK, Gabriela Pérez, que usara su propio polvo, el que su asistente había sacado del bolso. Gabriela se acercó y le cubrió la problemática espinilla. Él, que había cerrado los ojos y relajado la expresión mientras le ponían el polvo, volvió a sonreír. 

Pedro Freile llegó con una acompañante. Fotografía de Eduardo Naranjo para GK.

Pedro Freile llegó con una acompañante. Fotografía de Eduardo Naranjo para GK.

“Marisol, qué gusto estar aquí”, me dijo cuando nos sentamos frente a la mesa de entrevistas. “María Sol, candidato, por favor”, le dije y le pregunté: “Usted es Freile, no Freire, ¿verdad?”. Sonrió, como quien ha repasado muchas veces esas palabras y dijo: “Sí, Freile con L de longo no con R de rocoto”. Río con ganas de su chiste. 

El micrófono que Hervas no se llevó

El candidato presidencial de la Izquierda Democrática fue acompañado de una asesora. Ambos entraron saludando, él extendió la mano en puño para chocarla con el personal de GK.  Se dejó poner polvo, siempre sonriente. Ella se sentó a la entrada del set y no intervino en ningún momento. 

Xavier Hervas, en un olvido, se estaba llevando el micrófono puesto. Fotografía de Ana Cristina Rea para GK.

Xavier Hervas, en un olvido, se estaba llevando el micrófono puesto. Fotografía de Ana Cristina Rea para GK.

Cuando la entrevista terminó, él se levantó, de despidió y se fue.

Apenas habían pasado unos segundos, cuando David Díaz, del equipo de GK, se dio cuenta que Hervas se había ido con el micrófono corbatero puesto. Corrió tras de él y lo encontró en las gradas, bajando del último piso —en donde el set está ubicado— hacia el ascensor, en el piso de abajo. “Disculpe, se está olvidando el micrófono”, le dijo David. Hervas se río. “Uy disculpe, no me di cuenta”, le dijo y se detuvo para que David pudiera ayudarle a quitarse el micrófono. “Mil disculpas, no vaya a creer que soy como otritos que se llevan todo”, dijo, riendo. 

David le retiró el micrófono y Hervas continuó su camino. 

El silencioso Gustavo Larrea

El candidato presidencial por Democracia Sí fue el primero en ser entrevistado. Llegó puntual, acompañado de una persona más, saludó al equipo amablemente, agradeció la invitación y aceptó un café, primero.

A la mitad de la entrevista, durante una pausa, se tomó el último sorbo de café. Aceptó un segundo. “Me gusta bastante el café”, dijo. 

Gustavo Larrea es el candidato presidencial por Democracia Sí. Fotografía de Ana Cristina Rea para GK.

Gustavo Larrea es el candidato presidencial por Democracia Sí. Fotografía de Ana Cristina Rea para GK.

Cuando la entrevista terminó, se fue con el mismo sigilo con el que había llegado. 

|Para saber las últimas actualizaciones sobre las Elecciones de 2021 en Ecuador, haz clic aquí|

Giovanny Andrade, inconfundible

Bueno, Giovanny Andrade ya ha dado bastante de qué hablar. 

Giovanny Andrade aspira a la Presidencia de la República por Unión Ecuatoriana. Fotografía de Eduardo Naranjo para GK.

Giovanny Andrade aspira a la Presidencia de la República por Unión Ecuatoriana. Fotografía de Eduardo Naranjo para GK.