Carlos, 

He decidido escribirte esta carta para cuestionar una candidatura, que, a mi criterio, no tiene pies ni cabeza. Sabrás que, evidentemente no tendrás mi voto durante estas elecciones, ni tampoco el 99% del electorado, para mantener la tendencia de lo que ha sucedido en las dos elecciones en las que participaste en 2006 y en 2009.

|¿Quieres saber cómo se hizo esta historia? Únete a la membresia GK para estar en contacto directo con el equipo de la redacción|

Voy a empezar por hablar sobre el partido que te respalda, Fuerza Ecuador, FE, creado por el exasambleísta Dalo Bucaram —hoy prófugo de la justicia— y liderado, según tus mismas declaraciones, por el expresidente Abdalá Bucaram. En medio de una crisis sin igual, en la que varios aprovecharon para enriquecerse a costa del sufrimiento de otros, los hermanos Dalo y Jacobo Bucaram Pulley están siendo procesados por supuesta asociación ilícita y delincuencia organizada. Según la Fiscalía, los dos hermanos —el tercero, Michel Bucarm y la esposa de Dalo, Gabriela Pazimiño, originalmente también investigados pero posteriormente excluidos del proceso— habrían participado en una red ilegal que vendía y distribuía medicinas en los hospitales públicos del país durante la emergencia sanitaria por covid-19

Con un partido que promueve la imagen de estos actores y en el que el candidato que encabeza la lista nacional de asambleístas, Abadalá Bucaram, hará campaña con grillete, ¿cómo puedes tener la cara para hablar de corrupción cero? 

PUBLICIDAD

Eso, obviando cuán malo fue el gobierno de Abdalá Bucaram que apenas duró seis meses antes de caer por la protesta popular. 

En la entrevista en GK dijiste que el partido era una vía para lograr una candidatura pero es lamentable que tan poco interés le pongas a los personajes que están detrás.

A eso, sumemos que en las dos elecciones anteriores en las que participaste, lograste un mínimo de votos. En 2006 fueron apenas 13455 votos (CNE, 2014)  y en 2009, 108079 votos (CNE, 2014). Para poner en perspectiva, si juntamos todos los votos de tus participaciones en esos dos procesos electorales electorales ni siquiera lograrías llegar a ser alcalde de tu ciudad natal,  Guayaquil.  Es más, quedarías en tercer lugar si lo comparamos con el total de 431 853 votos que logró Jimmy Jairala en las seccionales del 2019.  ¿Por qué entonces, un candidato con tan poco capital político, participa en unas elecciones si es consciente de que no ganará? ¿Cómo pueden confiar los ecuatorianos en alguien que no ha pagado impuesto a la renta ni impuestos a la salida de divisas desde hace más de 11 años —esto, según datos del Servicio de Rentas Internas, SRI?

En relación a tus pagos al Impuesto a la Renta en el que durante los últimos 17 años has pagado en total $2.161 dólares de impuesto, no me queda más que preguntar en ¿cuál de todos los países en los que has vivido declaras impuestos? y ¿por qué una persona que dice estar dedicada a promover el desarrollo del país no invierte en Ecuador? Si esperas llegar al poder para hacer esto, claramente no te das cuenta que los votos simplemente no te dan. 


Podría interesarte también:

Isidro, ¿no ve cuán vacías son sus promesas?

Giovanni, hablemos de coherencia e integridad

Señor Lasso, ya no habrá forma de callarnos


Ahora, si pasamos a tus propuestas, también quedo preocupado. En tu plan de gobierno, dedicas menos de un párrafo a la transparencia, a pesar de que repites, cada vez que puedes, sobre tu compromiso de combatir la corrupción. En tu plan de gobierno, tu propuesta para luchar contra la corrupción es: “Seremos duros contra la corrupción. Recuperaremos los dineros robados e introduciremos la cadena perpetua para los corruptos, quienes tendrán que trabajar para ganarse el sustento diario. Evitaremos la pérdida de miles de millones de dólares anuales debido a la corrupción administrativa y los utilizaremos como fuente de financiamiento de nuestra labor social” 

Te pongo en perspectiva, tu propuesta de lucha contra la corrupción no alcanza ni para completar dos tweets: 

Tuit 1: Seremos duros contra la corrupción. Recuperaremos los dineros robados e introduciremos la cadena perpetua para los corruptos, quienes tendrán que trabajar para ganarse el sustento diario #latercerasísepuede (total caracteres: 207).

Tuit 2: Evitaremos la pérdida de miles de millones de dólares anuales debido a la corrupción administrativa y los utilizaremos como fuente de financiamiento de nuestra labor social #latercerasísepuede (total caracteres: 193).

Aunque esto parece una mala broma, en realidad me produce profunda preocupación el hecho de que hayas presentado ese plan de gobierno en entrevistas como la que tuviste con Jorge Ortiz en FM Mundo y lo hayas defendido con tanta convicción. Es evidente que allí no hay ningún criterio  para proponerlas, menos aún para ejecutarlas. 

Como joven, también me preocupa que no hay nada en tu plan de gobierno para promover el desarrollo de la juventud y la innovación. Aunque la pandemia ha afectado en gran medida a los jóvenes, parece que tú no te has enterado de eso. En la entrevista que le ofreciste a María Sol Borja, en GK reconociste, por ejemplo, que tu plan no contiene ninguna propuesta en salud mental a pesar de que, en Ecuador, la primera causa de muerte violenta en adolescentes es el suicidio. 

Tampoco veo una propuesta clara para que los jóvenes logremos incorporarnos al empleo formal. Tu plan resalta únicamente que de llegar al gobierno realizarás la mayor inversión en educación de la historia, pero ¿qué significa eso? ¿Inversión en dónde; para qué; de cuánto? Dices, además, que incluirás el estudio de moral, cívica e historia, materias que ya son parte de la malla curricular en escuelas a nivel nacional, lo que me hace pensar cuán desconectado estás con la realidad de nuestro país. 

Cuando revisaba tu plan de gobierno simplemente leía enunciados sin sustento y sin un análisis real sobre condiciones estructurales que deben ser tomadas en cuenta para aportar al desarrollo de los jóvenes.  

¿Tal vez has reflexionado sobre cuáles son las necesidades reales de los jóvenes? ¿entiendes nuestras preocupaciones? Al parecer no. En tu plan de gobierno tampoco estableces oraciones sobre cómo piensas asegurar el ingreso a la educación formal universitaria. Tal vez por esa misma falta de criterio técnico no has logrado si quiera alcanzar el 1% de votos en tus anteriores elecciones.  

Mi mayor problema con tu plan de gobierno y en general con tu candidatura, además de los obvios cuestionamientos a tu vinculación con FE, es que piensas que hay como impulsar un cambio en nuestro país solo con oraciones y afirmaciones vagas sin un sustento técnico. Tomando como ejemplo el tema de los jóvenes y la necesidad de impulsar procesos de innovación que aporten al desarrollo de nuestro país, ninguna propuesta de tu plan para este tema puede si quiera responder a estas simples preguntas: “¿cómo?” “¿con quién?” ni “¿para quién?”. Incluso, creo que esta es la regla general de tu plan de gobierno, promesas vagas, sin un norte y con un criterio técnico inexistente. Sin un plan que pueda responder a estas preguntas, hablar de innovación, educación, desarrollo y anti-corrupción es pura demagogia. 

|Para saber las últimas actualizaciones sobre las Elecciones de 2021 en Ecuador, haz clic aquí|

Mi conclusión, después de haber leído las 8 páginas que tiene tu plan de gobierno, y de haber escuchado un sin número de entrevistas tuyas —tanto en estas como en las anteriores elecciones en las que has participado—, puedo decir, con certeza, que tu propuesta carece de sustento técnico y tu candidatura con FE demuestra una falta de criterio. 

Tus propuestas son ideas lanzadas al aire, sin ningún respaldo, sin claridad y evidentemente, sin un plan de ruta pues, ¿cómo unas ideas sueltas podrían tenerlo? Es evidente, además, que la decisión de postularte respaldado por una organización cuyos líderes están envueltos en presuntos actos de corrupción, también demuestra el desinterés hacia la transparencia. 

Como joven que sustenta sus opiniones con datos, te digo que tu candidatura es desesperanzadora y demuestra una faceta de la política ecuatoriana que espero otros jóvenes no tomen como ejemplo.