El Fondo Monetario Internacional (FMI) aprobó el segundo desembolso de 2 mil millones de dólares para Ecuador. Ayer, 21 de diciembre de 2020, el Directorio Ejecutivo del Fondo terminó la primera revisión del acuerdo con el país y aprobó la entrega del dinero. El presidente Lenín Moreno dijo que los recursos llegarán en los próximos días. 

|¿Quieres saber cómo se hizo esta historia? Únete a la membresía GK para estar en contacto directo con el equipo de la redacción|

El 23 de noviembre pasado, el FMI anunció que llegó a un acuerdo a nivel personal técnico sobre la primera revisión. Estaba pendiente la aprobación del Directorio Ejecutivo para que se autorice el desembolso. La entrega se suma a los otros 2 mil millones de dólares que recibió el gobierno ecuatoriano en octubre de 2020

En total, el Fondo entregará al país 6.500 millones. El acuerdo aprobado por el directorio el 1 de octubre durará 27 meses. Se hizo dentro del marco del  Servicio Ampliado del Fondo (SAF), que da asistencia financiera a los países con problemas económicos o de crecimiento lento. Según un comunicado del FMI, “tiene como objetivo respaldar las políticas de Ecuador para estabilizar la economía y proteger vidas y medios de vida”. Además, con el dinero el Fondo espera ampliar la cobertura de los programas de asistencia social. 

Después de la decisión del Directorio Ejecutivo, Antoinette Sayeh, subdirectora gerente del FMI, aseguró que la economía ecuatoriana “está dando indicios iniciales de recuperación económica tras tocar fondo en el segundo trimestre”. Las predicciones del Fondo sobre el impacto de la pandemia en el país han cambiado. Proyectan que la actividad económica se contraerá en un 9.5% en 2020. A diferencia del 11% que predijo en octubre. 

PUBLICIDAD

Además, Sayeh dijo que las infecciones y muertes por covid-19 han mejorado en comparación a los niveles elevados de marzo y abril. Lo que, según ella, es un “reflejo de las medidas decisivas tomadas por las autoridades para contener el brote”. Hasta el 21 de diciembre de 2020 a las 8 de la mañana en Ecuador había 206.329 casos confirmados de covid-19. Sin embargo el promedio de muertes diarias se redujo desde octubre en comparación con los alcanzados entre marzo y agosto. 

| Si quieres recibir los textos de GK en tu correo, regístrate aquí. | 

Sayeh dijo que el Fondo ha observado que las autoridades ecuatorianas han avanzado en su programa de reformas en áreas clave. Por ejemplo, dijo, la Asamblea Nacional aprobó casi por unanimidad enmiendas para mejorar el marco anticorrupción. El 15 de diciembre, con 127 votos de 130 asambleístas presentes, el Legislativo aprobó reformas al Código Orgánico Integral Penal (COIP) que tipifican tres nuevos delitos: obstrucción de la justicia, sobreprecios en contratación pública, y actos de corrupción en el sector privado. Con los cambios también se sanciona el peculado en el sector privado y la evasión de procedimientos de contratación pública.

Otro de los avances mencionados por la subdirectora gerente del FMI es la expansión de los programas sociales a más beneficiarios. En su discurso incluyó también las medidas tomadas por el gobierno para “afianzar los cimientos de la dolarización” como la presentación de las enmiendas al Código Orgánico Monetario y Financiero para su tratamiento en la Asamblea. Según Sayeh, esas acciones mejorarán la gestión de las finanzas públicas y respaldarán la sostenibilidad fiscal.

En el futuro, dijo Sayeh, esperan que Ecuador reoriente el gasto para reforzar la sostenibilidad y reducir la deuda pública respecto al Producto Interno Bruto (PIB). La Ley Orgánica para el Ordenamiento de las Finanzas Públicas —vigente desde julio de 2020—, la deuda no podrá ser de más del 40% del PIB. La reducción se hará gradualmente. La primera meta es que para el 2025 la deuda pública nacional sea máximo del 57% del PIB. Esa es también una de las metas sugeridas en el acuerdo con el Fondo.  

|Para leer más sobre la economía del Ecuador, haz clic aquí|

En las próximas revisiones, el FMI también espera que Ecuador incluya en sus planes “una reforma tributaria ambiciosa y progresiva” y que alinee su los niveles de gasto con los de otros países de la región. Las decisiones para cumplir con las sugerencias del acuerdo con el Fondo dependerán —en su mayoría— del próximo gobierno que sera electo en febrero de 2021.