El Directorio Ejecutivo del Fondo Monetario Internacional (FMI) aprobó el acuerdo para entregar 6.500 millones de dólares a Ecuador. El 1 de octubre de 2020, el FMI y el gobierno ecuatoriano confirmaron la aprobación del préstamo que será entregado durante los próximos 27 meses. El 28 de agosto de 2020, el presidente Lenín Moreno confirmó que el país llegó a un acuerdo técnico con el fondo. Con la aprobación del Directorio Ejecutivo, la entrega del dinero es oficial. 

|¿Quieres saber cómo se hizo esta historia? Únete a la membresía GK para estar en contacto directo con el equipo de la redacción|

El crédito se da dentro del marco del Servicio Ampliado del Fondo (SAF), que da asistencia financiera a los países con problemas económicos o de crecimiento lento. El acuerdo anterior que tenía Ecuador con el FMI —firmado en marzo de 2019 por 4.200 millones de dólares— fue dado de baja en mayo de 2020. El ministro de Economía y Finanzas, Richard Martínez, dijo que se necesitaba uno “que atienda la nueva realidad del país” por el impacto sanitario, social y económico de la pandemia. 

El nuevo programa, según el FMI, tiene como objetivos “proteger vidas y medios tras la pandemia del covid-19 y continuar apoyando los esfuerzos de Ecuador para estabilizar la economía”, tal como indica el comunicado del Fondo. El financiamiento tiene un plazo de 10 años —con 4 de gracia— y una tasa de interés del 2,9%. 

La aprobación del Directorio Ejecutivo permite que se desembolsen inmediatamente 2 mil millones de dólares. Según el acuerdo, en 2020 Ecuador debe recibir 4 mil millones, por lo tanto los otros dos mil millones deberán ser entregados hasta el 31 de diciembre de 2020. El Ministerio de Economía dijo que en 2021 se desembolsarán 1.500 millones y en 2022 otros mil millones para completar los 6.500 del acuerdo. 

PUBLICIDAD

| Si quieres recibir los textos de GK en tu correo, regístrate aquí. | 

Ese dinero, según el presidente Moreno, se usará para reducir obligaciones pendientes con proveedores, jubilados, Gobiernos Autónomos Descentralizados (GAD), Seguridad Social, entre otros. Además, Moreno dijo que ayudará a reactivar la economía, aumentar la protección social y fortalecer la dolarización. El ministro Martínez dijo que el nuevo programa con el FMI “tiene un importante componente social” porque hasta diciembre de 2020 se sumarán 250 mil hogares más a los beneficiarios del Bono de Desarrollo Humano. Según el Ministro, en el primer trimestre de 2021 se sumarán otros 200 mil. 

El Ministerio de Economía dijo en un comunicado que por “características excepcionales”, Ecuador accede a un financiamiento mucho mayor al que pudo haber accedido en condiciones normales. En un comunicado, el FMI dijo que algunos de los factores que contribuyeron al financiamiento superior al normalmente entregado fue la implementación de acciones previas para fortalecer las instituciones y las políticas ecuatorianas. 

Cuando terminaron las deliberaciones del Directorio Ejecutivo, la directora general del FMI, Kristalina Georgieva, dio declaraciones sobre la respuesta del Ecuador a la pandemia y el manejo de las finanzas nacionales durante esta época. Georgieva dijo que “las autoridades ecuatorianas han adoptado medidas sólidas para abordar la profunda crisis económica y sanitaria desencadenada por la pandemia del covid-19”. Además, según ella, la respuesta de las autoridades “combinó adecuadamente” medidas a corto plazo para contener el impacto de la crisis. Georgieva resaltó que el acuerdo que Ecuador logró con los tenedores de bonos de deuda y los préstamos que el país ha obtenido de organismos internacionales en los últimos seis meses.  

Otro de los objetivos del nuevo acuerdo, según el FMI, es garantizar la sostenibilidad de las finanzas públicas y fortalecer las instituciones nacionales para sentar bases para un crecimiento “vigoroso, duradero y generador de empleo que beneficie a todos los ecuatorianos”. Por eso las autoridades se comprometieron a hacer ciertas reformas. 

Uno de los compromisos es lograr una sostenibilidad fiscal. Según el fondo, la sostenibilidad estaría anclada a que se cumpla con el tope de la deuda pública establecido en la recientemente aprobada Ley Orgánica para el Ordenamiento de las Finanzas Públicas. Actualmente, según el Ministerio de Economía y Finanzas, equivale al 60% y la normativa establece que hasta 2025 la deuda pública deberá ser máximo del 57% del Producto Interno Bruto (PIB). La reducción se hará gradualmente. Según la ley, del 2032 en adelante, la deuda no podrá ser de más del 40% del PIB. El ministro Martínez dijo que tienen un plan económico completo para reducir la deuda pública al 57% hasta 2025. 

Además, el FMI dijo que la sostenibilidad fiscal estaría respaldada por una combinación de una reforma tributaria progresiva y “medidas de gasto que apuntan a alinear a Ecuador con sus pares regionales”. El Fondo considera que la implementación de la ley que reforma el Código Orgánico de Planificación y Finanzas Públicas permitirá que las entidades del sector público cumpla con la entrega oportuna y precisa de datos fiscales. Eso facilita el seguimiento y la gestión de las finanzas públicas. 

|Para saber las últimas actualizaciones del Covid-19 en Ecuador, haz clic aquí| 

El fortalecimiento de la transparencia fiscal, dijo el FMI, son pilares clave del programa de las autoridades. También incluyen mejorar la transparencia en la contratación pública y promover la transparencia de la deuda. El Fondo impulsó la adopción de una ley anticorrupción antes de que se termine 2020 argumentando que protegerá el dinero público, catalizaría la inversión privada, promovería la creación de empleo e impulsaría el potencial de crecimiento del país. Las autoridades ecuatorianas también están comprometidas a seguir monitoreando la evolución del riesgo crediticio nacional y a supervisar de cerca a las instituciones financieras incluso después de la pandemia.