Te explicamos el nuevo acuerdo entre Ecuador y el FMI

  • Ecuador dio de baja el acuerdo con el FMI, pero prepara otro, según el Ministro de Finanzas

    • Ecuador canceló el acuerdo con el FMI

      Fotografía tomada del archivo del FMI.

    El ministro de Finanzas, Richard Martínez, dijo que Ecuador dio de baja el acuerdo que tenía con el Fondo Monetario Internacional (FMI), pero que está negociando otro que atienda la nueva realidad del país. 

    En una entrevista en el programa Hora 25, el 7 de junio de 2020, Martínez dijo que se canceló el crédito aprobado por el Servicio Ampliado del FMI en de marzo de 2019. La decisión está motivada por el cambio en los indicadores económicos ecuatorianos, producto de la crisis que se profundizó por la emergencia sanitaria por el covid-19. 

    |Como a muchas otras industrias, la emergencia sanitaria está afectando la capacidad de los medios de financiarse. Si nuestro trabajo te ayuda a estar mejor informado, #haztuparte aquí|

    Martínez dijo que la nueva realidad amerita que se expandan otros gastos, como el de protección social, para entregar transferencias a los más pobres. También, según el Ministro, el país precisa que sus reservas se adapten a las circunstancias actuales. Martínez aseguró que ya están en conversaciones con el organismo multilateral para generar el nuevo acuerdo.

    Un reporte sobre el país publicado por el Fondo incluye la carta enviada por Martínez y Verónica Artola, Gerente General del Banco Central, a Kristalina Georgieva, directora del FMI, el 30 de abril de 2020 en el que se pide dar de baja el acuerdo. En la carta, publicada el 28 de mayo por el organismo internacional, Martínez y Artola recalcan que las autoridades ecuatorianas “siguen totalmente comprometidas a participar en un nuevo acuerdo de financiamiento a largo plazo”. 

    El reporte también incluye un comunicado del FMI sobre el crédito por 643 millones de dólares entregado a través del Instrumento de Financiamiento Rápido (IFR) del Fondo para necesidades urgentes. El dinero será usado para cubrir los gastos de la crisis sanitaria y para apoyar a los sectores más afectados, como el sistema de salud. Según el FMI, Ecuador también necesita cubrir las necesidades generadas por la caída del precio del petróleo y las condiciones adversas del mercado. En la entrevista, Martínez dijo que el Ecuador necesita una inmediata financiación, por eso recurrieron a este instrumento que el FMI tiene “para ayudar a los países”. 

    | Si quieres recibir los textos de GK en tu correo, regístrate aquí. |

    PUBLICIDAD

    Durante una rueda de prensa el 4 de junio, el director del Departamento de Comunicaciones del FMI, Gerry Rice, dijo que Ecuador ha sido golpeado por uno “de los peores brotes del covid-19 en América Latina”. Por eso, además del préstamo de 643 millones, el FMI le está dando “apoyo prácticamente incondicional” para afrontar la emergencia. Rice dijo que si el efecto de la crisis persiste, Ecuador podría solicitar financiamiento de emergencia adicional en julio por alrededor de 250 millones de dólares. 

    En paralelo al financiamiento de emergencia, dijo Rice, el FMI sigue trabajando con las autoridades ecuatorianas en un programa sucesor al de Servicio Ampliado aprobado en marzo de 2019. Según Rice, el nuevo plan estará dirigido a objetivos más amplios para “impulsar la economía, el desempeño económico de Ecuador y fortalecer el fundamento de la dolarización”. Además, Rice dijo que brindaría beneficios para todos los ecuatorianos, especialmente a los más vulnerables. 

    Las autoridades ecuatorianas y el FMI todavía no han dado una fecha en la que el nuevo acuerdo podría estar listo. 

    El exjefe del Banco Mundial para la región, Augusto de la Torre, uno de los miembros del consejo asesor en temas económicos anunciado por Lenín, dijo que renegociar con el FMI es una “mala idea” porque es la fuente más importante de liquidez. Según de la Torre, con el FMI lo que “quieres es seguir endeudándote, de lo contrario el Ecuador se asfixia”. El experto explica que el país necesita “desesperadamente dólares” y la única forma de conseguirlos es que vengan de fuera. “¿De dónde van a venir si no vienen del FMI, del Banco Mundial y del Banco de Desarrollo de América Latina?”, se pregunta de la Torre. 

    |Para saber las últimas actualizaciones del Covid-19 en Ecuador, haz clic aquí|

    El FMI se está preparando para el riesgo de que el próximo gobierno, que se elegirá en 2021, rechace sus planes, aunque creen que no será el caso, según el medio financiero Bloomberg. Anna Ivanova, jefa de misión del FMI para Ecuador, habría mantenido conversaciones con Jaime Nebot, del PSC, y Guillermo Lasso, de CREO, y “otras partes interesadas”, según fuentes no reveladas por el portal. Nebot y Lasso son los candidatos presidenciales “vistos más favorablemente por el mercado”, según las fuentes de Bloomberg. 

    Rice dijo que el “FMI se compromete con un amplio espectro de partes interesadas” y por eso hablan con líderes políticos, de la sociedad civil, sindicatos académicos y del sector privado. Es algo que se hace en todos los países, incluyendo a Ecuador, según Rice. El Director del Departamento de Comunicaciones del Fondo dijo que esas conversaciones son importantes porque “ayudan a enriquecer” su comprensión de la situación económica del país. 

  • Ecuador logró un acuerdo técnico con el Fondo Monetario Internacional

    • nuevo acuerdo con el FMI

      Fotografía tomada del archivo del Fondo Monetario Internacional.

    Ecuador llegó a un nuevo acuerdo técnico con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para acceder a un crédito de 6.500 millones de dólares. El presidente Lenín Moreno publicó lo confirmó en una publicación en Twitter el 28 de agosto de 2020. Según Moreno, es “¡una gran noticia para Ecuador!”. 

    |¿Quieres saber cómo se hizo esta historia? Únete a la membresía GK para estar en contacto directo con el equipo de la redacción|

    El acuerdo anterior que tenía el país con el Fondo —firmado en marzo de 2019 por 4.200 millones— fue dado de baja en mayo de 2020 porque se necesitaba uno “que atienda la nueva realidad del país”, según Richard Martínez, ministro de Economía y Finanzas. Martínez dijo que el país —por el impacto sanitario, social y económico de la pandemia— amerita que se expandan otros gastos, como el de protección social, para entregar transferencias a los más pobres. 

    Ceyda Oner, jefa de misión del Fondo, se reunió virtualmente con representantes del Ecuador el 29 de julio y el 27 de agosto para discutir el apoyo del FMI a los nuevos planes de las autoridades después del covid-19 y la caída del precio del petróleo. Por estos motivos, se espera que la economía nacional se contraiga en un 11% en 2020.

    Según el FMI, el nuevo acuerdo “apoyará las políticas de Ecuador para ampliar la cobertura de los programas de asistencia social” y ayudará a “garantizar la sostenibilidad fiscal y de la deuda”. Además, dicen que amortiguará la recesión y protegerá de “nuevas tensiones” a la economía del país. 

    | Si quieres recibir los textos de GK en tu correo, regístrate aquí. | 

    El programa de Ecuador que será respaldado por el Fondo tendrá como objetivos principales proteger la vida, los medios de vida de la población y restaurar la estabilidad macroeconómica. El acuerdo espera, según el FMI, “garantizar la sostenibilidad de las finanzas públicas y fortalecer las instituciones nacionales para sentar las bases de un crecimiento sólido, duradero e inclusivo” en Ecuador. Otro de los objetivos será fortalecer la dolarización y proteger el poder adquisitivo de los ecuatorianos.

    PUBLICIDAD

    El nuevo convenio durará 27 meses y se da dentro del marco del  Servicio Ampliado del Fondo (SAF), que da asistencia financiera a los países con problemas económicos o de crecimiento lento. Lo logrado por Ecuador todavía es un acuerdo a nivel técnico, y está sujeto a la aprobación de la gerencia del FMI y del Directorio Ejecutivo en las próximas semanas. 

    Además, dice el comunicado del Fondo, el país debe moderar el gasto corriente y de capital, una reforma tributaria integral, y una mejor gobernanza del gasto público. Otro de los compromisos de las autoridades ecuatorianas para cumplir con el acuerdo del FMI es promover reformas que respalden la recuperación económica y pongan las bases para un “crecimiento sólido, duradero e inclusivo”.   

    |Para saber las últimas actualizaciones del Covid-19 en Ecuador, haz clic aquí| 

    El crédito es distinto al desembolso de 643 millones que entregó el FMI a Ecuador en mayo de 2020 a través el Instrumento de Financiamiento Rápido (IRF) creado para necesidades urgentes. Ese dinero será usado exclusivamente, según para cubrir los gastos de la crisis sanitaria por el covid-19 y para apoyar a los sectores más afectados del país como el sistema de salud.

  • El Directorio Ejecutivo del FMI aprobó el acuerdo para entregar 6.500 millones a Ecuador

    • Directorio del FMI aprobó acuerdo

      Fotografía tomada de la cuenta de Twitter del FMI.

    El Directorio Ejecutivo del Fondo Monetario Internacional (FMI) aprobó el acuerdo para entregar 6.500 millones de dólares a Ecuador. El 1 de octubre de 2020, el FMI y el gobierno ecuatoriano confirmaron la aprobación del préstamo que será entregado durante los próximos 27 meses. El 28 de agosto de 2020, el presidente Lenín Moreno confirmó que el país llegó a un acuerdo técnico con el fondo. Con la aprobación del Directorio Ejecutivo, la entrega del dinero es oficial. 

    |¿Quieres saber cómo se hizo esta historia? Únete a la membresía GK para estar en contacto directo con el equipo de la redacción|

    El crédito se da dentro del marco del Servicio Ampliado del Fondo (SAF), que da asistencia financiera a los países con problemas económicos o de crecimiento lento. El acuerdo anterior que tenía Ecuador con el FMI —firmado en marzo de 2019 por 4.200 millones de dólares— fue dado de baja en mayo de 2020. El ministro de Economía y Finanzas, Richard Martínez, dijo que se necesitaba uno “que atienda la nueva realidad del país” por el impacto sanitario, social y económico de la pandemia. 

    El nuevo programa, según el FMI, tiene como objetivos “proteger vidas y medios tras la pandemia del covid-19 y continuar apoyando los esfuerzos de Ecuador para estabilizar la economía”, tal como indica el comunicado del Fondo. El financiamiento tiene un plazo de 10 años —con 4 de gracia— y una tasa de interés del 2,9%. 

    La aprobación del Directorio Ejecutivo permite que se desembolsen inmediatamente 2 mil millones de dólares. Según el acuerdo, en 2020 Ecuador debe recibir 4 mil millones, por lo tanto los otros dos mil millones deberán ser entregados hasta el 31 de diciembre de 2020. El Ministerio de Economía dijo que en 2021 se desembolsarán 1.500 millones y en 2022 otros mil millones para completar los 6.500 del acuerdo. 

    | Si quieres recibir los textos de GK en tu correo, regístrate aquí. | 

    Ese dinero, según el presidente Moreno, se usará para reducir obligaciones pendientes con proveedores, jubilados, Gobiernos Autónomos Descentralizados (GAD), Seguridad Social, entre otros. Además, Moreno dijo que ayudará a reactivar la economía, aumentar la protección social y fortalecer la dolarización. El ministro Martínez dijo que el nuevo programa con el FMI “tiene un importante componente social” porque hasta diciembre de 2020 se sumarán 250 mil hogares más a los beneficiarios del Bono de Desarrollo Humano. Según el Ministro, en el primer trimestre de 2021 se sumarán otros 200 mil. 

    PUBLICIDAD

    El Ministerio de Economía dijo en un comunicado que por “características excepcionales”, Ecuador accede a un financiamiento mucho mayor al que pudo haber accedido en condiciones normales. En un comunicado, el FMI dijo que algunos de los factores que contribuyeron al financiamiento superior al normalmente entregado fue la implementación de acciones previas para fortalecer las instituciones y las políticas ecuatorianas. 

    Cuando terminaron las deliberaciones del Directorio Ejecutivo, la directora general del FMI, Kristalina Georgieva, dio declaraciones sobre la respuesta del Ecuador a la pandemia y el manejo de las finanzas nacionales durante esta época. Georgieva dijo que “las autoridades ecuatorianas han adoptado medidas sólidas para abordar la profunda crisis económica y sanitaria desencadenada por la pandemia del covid-19”. Además, según ella, la respuesta de las autoridades “combinó adecuadamente” medidas a corto plazo para contener el impacto de la crisis. Georgieva resaltó que el acuerdo que Ecuador logró con los tenedores de bonos de deuda y los préstamos que el país ha obtenido de organismos internacionales en los últimos seis meses.  

    Otro de los objetivos del nuevo acuerdo, según el FMI, es garantizar la sostenibilidad de las finanzas públicas y fortalecer las instituciones nacionales para sentar bases para un crecimiento “vigoroso, duradero y generador de empleo que beneficie a todos los ecuatorianos”. Por eso las autoridades se comprometieron a hacer ciertas reformas. 

    Uno de los compromisos es lograr una sostenibilidad fiscal. Según el fondo, la sostenibilidad estaría anclada a que se cumpla con el tope de la deuda pública establecido en la recientemente aprobada Ley Orgánica para el Ordenamiento de las Finanzas Públicas. Actualmente, según el Ministerio de Economía y Finanzas, equivale al 60% y la normativa establece que hasta 2025 la deuda pública deberá ser máximo del 57% del Producto Interno Bruto (PIB). La reducción se hará gradualmente. Según la ley, del 2032 en adelante, la deuda no podrá ser de más del 40% del PIB. El ministro Martínez dijo que tienen un plan económico completo para reducir la deuda pública al 57% hasta 2025. 

    Además, el FMI dijo que la sostenibilidad fiscal estaría respaldada por una combinación de una reforma tributaria progresiva y “medidas de gasto que apuntan a alinear a Ecuador con sus pares regionales”. El Fondo considera que la implementación de la ley que reforma el Código Orgánico de Planificación y Finanzas Públicas permitirá que las entidades del sector público cumpla con la entrega oportuna y precisa de datos fiscales. Eso facilita el seguimiento y la gestión de las finanzas públicas. 

    |Para saber las últimas actualizaciones del Covid-19 en Ecuador, haz clic aquí| 

    El fortalecimiento de la transparencia fiscal, dijo el FMI, son pilares clave del programa de las autoridades. También incluyen mejorar la transparencia en la contratación pública y promover la transparencia de la deuda. El Fondo impulsó la adopción de una ley anticorrupción antes de que se termine 2020 argumentando que protegerá el dinero público, catalizaría la inversión privada, promovería la creación de empleo e impulsaría el potencial de crecimiento del país. Las autoridades ecuatorianas también están comprometidas a seguir monitoreando la evolución del riesgo crediticio nacional y a supervisar de cerca a las instituciones financieras incluso después de la pandemia.

  • Ya se desembolsaron los primeros 2 mil millones de dólares del acuerdo con el FMI, según el Presidente

    • 2 mil millones de dólares del FMI

      Fotografía tomada de la cuenta de Twitter de la Secretaría Nacional de Comunicación.

    El primer desembolso por 2 mil millones de dólares del nuevo acuerdo entre Ecuador y el Fondo Monetario Internacional (FMI) ya está en las cuentas fiscales del país. El presidente Lenín Moreno lo anunció en cadena nacional el 4 de octubre de 2020. Según el Presidente, “es el primer día de una nueva era, la de la reactivación”. Durante su intervención, Moreno enumeró algunas de las formas en las que usará el dinero del préstamo. También habló de las metas económicas que se ha planteado para los próximos meses (los últimos de su gobierno). 

    |¿Quieres saber cómo se hizo esta historia? Únete a la membresía GK para estar en contacto directo con el equipo de la redacción|

    En la cadena nacional del 4 de octubre, Moreno anunció que su gobierno “está al día en los sueldos de servidores públicos” y que pronto pagará a los 17 mil pequeños y medianos proveedores con quienes el gobierno mantiene deudas de hasta 500 mil dólares. Con eso, Moreno espera reducir los atrasos “a niveles mínimos”. Además, dijo que pagará el dinero que le debe a 821 juntas parroquiales y que hará “un pago importante” a los Gobiernos Autónomos Descentralizados (GAD). Moreno dijo que también se pagará a los más de 3 mil empleados de las empresas liquidadas, como Medios Públicos, y que se destinarán 300 millones para cumplir los objetivos del programa Reactívate Ecuador. 

    El presidente Moreno dijo que “no ha sido intención del gobierno no pagar” a los empleados públicos y proveedores con los que el gobierno tiene cuentas pendientes. Se excusó diciendo que recibió un país “sin un centavo, con crisis económica, corrupción y a eso se le sumó el embate de esta pandemia”. Para cumplir con las necesidades generadas por la crisis, Moreno dijo que en los próximos tres meses, Ecuador recibirá 7.150 millones de dólares del FMI, Banco Mundial, Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) y de entidades financieras chinas. 

    La mayoría del dinero  —4 mil millones— vendrá del nuevo acuerdo con el FMI, aprobado el 1 de octubre de 2020. El financiamiento tiene un plazo de 10 años —con 4 de gracia— y una tasa de interés del 2,9%. El dinero será entregado durante los próximos 27 meses. Los primeros 2 mil millones —que ya fueron desembolsados— debían ser entregados inmediatamente. Los otros 2 mil millones que corresponden a este año deberán ser entregados hasta el 31 de diciembre de 2020. Mientras que, según el Ministerio de Economía y Finanzas, en 2021 se desembolsará 1.500 millones y en 2022 otros mil millones para completar los 6.500 del acuerdo. 

    | Si quieres recibir los textos de GK en tu correo, regístrate aquí. | 

    Algunos de los objetivos del nuevo programa, según el FMI, son “proteger vidas y medios tras la pandemia del covid-19 y continuar apoyando los esfuerzos de Ecuador para estabilizar la economía”. Moreno aclaró que el uso del dinero tendrá un “sólido componente social”. Por eso confirmó que aumentará la cobertura de la red de protección social. Actualmente, según el Ministerio de Economía, un millón de ecuatorianos reciben bonos y pensiones. La meta es incrementar 250 mil más hasta diciembre y otros 200 mil en el primer trimestre de 2021.

    PUBLICIDAD

    Moreno dijo que el ingreso del financiamiento “son muy buenas noticias, pero la economía sigue siendo frágil y quedan cosas por hacer”. Por eso, pidió disciplina y confianza. En la cadena nacional, dijo, seguirá protegiendo la salud y los medios de subsistencia de los ciudadanos. Al mismo tiempo, se propuso restablecer la estabilidad macroeconómica y asegurar que las finanzas públicas sean sostenibles. 

    Para conseguir esos propósitos, Moreno presentó una lista de metas para el Ecuador. La primera es alcanzar un superávit global —cantidad en la que los ingresos superan a los gastos— del sector público no financiero del 0,6% en el 2022. Además, planea que la deuda pública paulatinamente sea menor al 57% del Producto Interno Bruto (PIB) hasta 2025. Ese fue uno de los compromisos con el FMI y también está incluido en la nueva Ley Orgánica de Ordenamiento de las Finanzas Públicas. 

    Otras de las metas presentadas por Moreno el 4 de octubre es mejorar la transparencia en las auditorías del Banco Central y fortalecer su autonomía y “luchar incansablemente” contra la corrupción a través de una legislación que la criminalice —otro de los compromisos con el FMI. El presidente Lenín Moreno se comprometió a “preparar soluciones para los siguientes gobiernos” para hacer sostenible la seguridad social, dar más transparencia a las cuentas públicas, entre otros temas. 

    |Para leer más sobre la economía del Ecuador, haz clic aquí|

    Según Moreno, el dinero recibido de los organismos internacionales es un símbolo de que “la comunidad internacional volvió a confiar” en el Ecuador. El dinero, dijo el Presidente, se usará para atender las necesidades de la población en salud y educación. Advirtió que “por supuesto no es suficiente para resolver todos los problemas del país, que son muchos”, pero que con estos fondos se empezará a aliviar la mayor crisis económica que ha tenido el país en su historia.

  • El acuerdo con el FMI incluye una reforma fiscal progresiva para Ecuador

    • FMI propone una reforma fiscal

      Fotografía tomada de la cuenta de Twitter del Ministerio de Economía y Finanzas.

    El acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) incluye una reforma fiscal progresiva en Ecuador. Ayer, 5 de octubre, el FMI publicó el reporte completo sobre el país y el crédito por 6.500 millones de dólares a través del Servicio Ampliado del Fondo (SAF), que da asistencia financiera a los países con problemas económicos o de crecimiento lento. El documento también incluye metas para moderar el gasto de capital y reformas anticorrupción.

    |¿Quieres saber cómo se hizo esta historia? Únete a la membresía GK para estar en contacto directo con el equipo de la redacción|

    El nuevo acuerdoaprobado el 30 de septiembre de 2020 por el directorio del Fondo— reemplaza al firmado en marzo de 2019, que era de 4.200 millones de dólares. Ese crédito fue dado de baja en mayo de 2020 porque era necesario uno “que atienda la nueva realidad del país”, según Richard Martínez, ministro de Economía y Finanzas. Martínez dijo que el país —por el impacto sanitario, social y económico de la pandemia— amerita que se expandan otros gastos, como el de protección social, para entregar transferencias a los más pobres. 

    El incremento de la protección social es una de las tareas inmediatas del nuevo acuerdo, según Ceyda Oner, jefa de la misión del Fondo en Ecuador. Otras de las actividades más apremiantes, dijo, son estabilizar la economía del país y proteger las vidas y los medios de subsistencia de los ecuatorianos. Oner afirmó que el nuevo financiamiento ayudará al país a manejar la pandemia y sus secuelas, fortalecerá la transparencia fiscal y la gobernabilidad.

    Cuando la economía se recupere, el objetivo del programa cambiará según Oner.  La funcionaria dijo que para en ese momento será asegurar la sostenibilidad de las finanzas públicas, fortalecer las instituciones nacionales y “sentar las bases para una economía más dinámica y competitiva”. Con eso se espera generar más empleos y lograr un crecimiento sólido y duradero para beneficiar a los ecuatorianos.

    La jefa de misión del Fondo en Ecuador dijo que los principales retos para la economía ecuatoriana es apoyar al pueblo durante la crisis y reducir la carga de la deuda. Para solucionar el primero, Oner dijo que el gobierno ya “ha reasignado correctamente el gasto para apoyar vidas y medios de subsistencia”. Oner espera que el financiamiento del FMI permita más gasto en la recuperación económica y que garantice que los más vulnerables estén cubiertos adecuadamente por las redes de seguridad social.

    En una rueda de prensa, el 5 de octubre de 2020, el ministro de Economía y Finanzas, Richard Martínez, dijo que con el dinero recibido del Fondo se expandirá la cobertura de la protección social en los sectores más vulnerables. El objetivo, dijo Martínez, es llegar a cubrir al 80% de los grupos de personas que tienen menos ingresos. Es decir, incrementar 50 puntos porcentuales la cantidad de personas que se cubren actualmente. 

    PUBLICIDAD

    El incremento se hará progresivamente. Hasta 2021, 450 mil familias más recibirán el Bono de Desarrollo Humano, según la presentación del Ministro. Hasta el momento, 972 mil personas son parte de este programa de transferencias monetarias. 

    Oner dijo que otro desafío del país —a mediano plazo— será “devolver la deuda pública a niveles sostenibles”. La nueva Ley Orgánica de Ordenamiento de las Finanzas Públicas establece un techo para la obligación. Actualmente, según el Ministerio de Economía y Finanzas, equivale al 60% y la normativa establece que hasta 2025 deberá ser máximo del 57% del Producto Interno Bruto (PIB). Oner dijo que si Ecuador tiene una menor carga de deuda, el gobierno podrá concentrarse en la creación de empleo y crecimiento e invertir más en educación y salud.

    | Si quieres recibir los textos de GK en tu correo, regístrate aquí. | 

    El FMI asegura que Ecuador ya ha tenido “un buen comienzo” por la renegociación de la deuda en bonos. Gracias a eso, Ecuador ahorrará capital, se extiende el plazo y tiene un plan de pagos más sostenible. Oner dijo que a medida que la economía se recupere, las finanzas públicas también comenzarán a recuperarse automáticamente.

    Sin embargo, el Fondo considera que la reducción de la deuda requiere aumentar el potencial de crecimiento de Ecuador a largo plazo y de forma más inmediata calibrar los ingresos y gastos. Así, según Oner, se podrá seguir respaldando el crecimiento teniendo en en cuenta cómo se ven afectadas las personas de diferentes niveles de ingresos a las reformas que se hagan.

    Para controlar los ingresos, el Fondo propone una reforma fiscal “ambiciosa, inteligente y progresiva”. El documento publicado por el FMI sugiere que desde septiembre de 2021 se incremente el impuesto del valor agregado (IVA) en 3 puntos porcentuales —del 12% actual al 15%, reducir las excepciones del IVA a las universidades, poner un impuesto especial en la gasolina e introducir un impuesto ambiental a las emisiones de dióxido de carbono. 

    Para mejorar el gasto, el Fondo sugiere que se ahorre el dinero público con procesos más eficientes y transparentes para inversiones y para la compra de bienes y servicios. El FMI dice que en los próximos años se debe priorizar el gasto de capital “hacia proyectos que generen más crecimiento y crear trabajos”. Si se hacen esos cambios, esperan ahorrar mientras protegen la inversión.

    El financiamiento tiene un plazo de 10 años —con 4 de gracia— y una tasa de interés del 2,9%. El dinero será entregado durante los siguientes 27 meses. El primer desembolso por 2 mil millones de dólares se hizo inmediatamente. Los otros 2 mil millones que corresponden a este año, deberán ser entregados hasta el 31 de diciembre de 2020. Según el Ministerio de Economía y Finanzas, en 2021 se desembolsarán 1.500 millones, y en 2022 otros mil millones para completar los 6.500 totales del acuerdo. Los plazos de entrega, según la jefa de misión del Fondo en Ecuador, se diseñaron para “garantizar que la nueva administración pueda desarrollar su propio programa de reformas mientras cuenta con el apoyo financiero del FMI y la comunidad internacional hasta 2022”. 

    |Para leer más sobre la economía del Ecuador, haz clic aquí|

    El expresidente Rafael Correa —cuya candidatura a la vicepresidencia no fue aceptada por el Consejo Nacional Electoral— criticó el acuerdo en una publicación de Twitter. “La destrucción de la institucionalidad y de la más mínima seriedad política son impresionantes. Moreno compromete el incremento del IVA… ¡en el próximo Gobierno!”, dijo Correa. Oner aclaró que en los casos en los que los programas se hacen en época preelectoral —como en el caso de Ecuador— el FMI se reúne con “una amplia gama de candidatos presidenciales”. Hasta el momento, según el Fondo, todos con los que se han reunido “agradecieron el apoyo del FMI en estos tiempos difíciles”.

  • Ir a Arriba