La mayoría de docentes del Magisterio Nacional volverán a trabajar ocho horas diarias de forma presencial. El Ministerio de Educación informó que la mayoría de los 170 mil docentes del Magisterio trabajarán la jornada normal de forma presencial desde enero de 2021, es decir recibirán sus sueldos completos, sin la reducción del 8,33% que se aplicó desde mayo de 2020 por la crisis económica que provocó el nuevo coronavirus. 

 |¿Quieres saber cómo se hizo esta historia? Únete a la membresía GK para estar en contacto directo con el equipo de la redacción|  

El Ministerio de Educación informó que los docentes asistirán a las instituciones educativas desde enero de 2021 pero los estudiantes seguirán en clases virtuales. Para retomar la asistencia, los directivos aplicarán un protocolo de bioseguridad para controlar el aforo, mantener el distanciamiento físico y así evitar el riesgo de contagio de covid-19. 

El protocolo debe ser entregado por rectores o directores de las instituciones educativas a la Dirección Zonal de Educación hasta el 18 de diciembre.  Entre las medidas que se deben tomar en cuenta para el protocolo son: uso obligatorio de la mascarilla a la entrada y durante toda la jornada laboral, respeto al distanciamiento físico, las reuniones de los equipos de trabajo solo se realizarán con la distancia entre los asistentes o solo serán virtuales.  En Ecuador hasta las 8 de la mañana del 3 de diciembre de 2020, se registraban 195.884 casos confirmados de covid-19 y 13.612 personas fallecidas por el covid-19. 

En la planificación de trabajo presencial se aplicarán turnos de asistencia, dice el Ministerio de Educación en un comunicado. El objetivo de la asistencia presencial de los docentes es continuar con el apoyo psicoemocional de los estudiantes, y que ellos no abandonen la escuela.  Los docentes que seguirán en teletrabajo son quienes están dentro de los grupos prioritarios: embarazadas, ancianos o personas con enfermedades catastróficas o docentes que tienen a su cargo el cuidado de personas enfermas. 

PUBLICIDAD

| Si quieres recibir los textos de GK en tu correo, regístrate aquí. |

 En mayo de 2020, como una manera de enfrentar la crisis económica provocada por el covid-19, el gobierno de Lenín Moreno redujo la jornada laboral de los servidores públicos de 8 a 6 horas diarias y la reducción salarial del 16,6%. En estas medidas también estaban incluidos los profesores, que comenzaron a trabajar una jornada diaria de 7 horas y de cuyo sueldo el gobierno retuvo el 8,33%. Por ejemplo, un docente con contrato provisional que gana 827 recibía desde mayo, 753 dólares.  El 1 de diciembre los docentes de la Unión Nacional de Educadores (UNE) se movilizó para pedir al gobierno que ya no realice el descuento del 8,33% a los docentes. 

Sin embargo, muchos docentes dicen que aunque en el papel la jornada se haya reducido a 7 horas, ellos trabajaron más horas porque en la modalidad de teletrabajo duplicaban los esfuerzos para dar clases porque miles de estudiantes no tienen conexión a internet lo que dificultaba que asistan a las clases por videollamada. En Ecuador, hasta 2019, el 56,1% de los hogares tiene acceso a internet, según la Encuesta de Seguimiento al Plan Nacional de Desarrollo del Instituto de Estadísticas y Censos.